Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Seleccionador gráfico

Antonio Altarriba organiza la exposición que abrirá la Alhóndiga.- Cien clásicos del cómic serán recreados por otros tantos autores

El catedrático de Filología Francesa de la UPV y experto y guionista de cómics, Antonio Altarriba (Zaragoza, 1952) se encuentra detrás de la exposición Cent pour cent, con la que se ha inaugurado la Ciudad Internacional del Cómic y la Imagen de Angulema (Francia) y que abrirá en mayo próximo la Alhóndiga de Bilbao.

Altarriba es uno de los nueve comisarios que han seleccionado a cien autores de cómics de todo el mundo para que revisiten los originales de otros cien grandes historietistas que conserva el museo francés. Por citar el ejemplo más cercano, el vasco Mauro Entrialgo se enfrenta a una página de Guido Crepax.

Altarriba ha aportado a una docena de autores españoles y latinoamericanos. "El proceso no ha sido nada fácil, en primer lugar porque había que competir con dibujantes de todo el mundo. Yo me empeñe en que hubiera una notable presencia de españoles y conseguí introducir nueve entre los cien que completan la exposición". Y luego llegó la selección de la nómina española. "He procurado incluir a gentes de todos los estilos y generaciones, aunque también ha habido quien ha rechazado participar", añade el especialista.

Una docena de los seleccionados son autores españoles y latinoamericanos

Altarriba recrea en su última obra la memoria de quienes perdieron la guerra civil

Junto al citado Entrialgo, los otros seleccionados españoles son Max, Laura, Ana Miralles, Miguel Ángel Martín, Miguelanxo Prado, Federico del Barrio (Silvestre), Paco Roca y Rubén Pellejero. Y el aficionado podrá disfrutar de la recreación de obras de clásicos como Hergé, Robert Crumb, Alex Raimond, Moebius o Hugo Pratt. Altarriba se encargará también de adaptar la exposición al concreto espacio de La Alhóndiga bilbaína.

Desde ese observatorio privilegiado que ha sido la exposición de Angulema, el catedrático aragonés, afincado en Vitoria desde hace décadas, aprecia un buen momento para el cómic español, "salvando las distancias por supuesto. Basta señalar la diferencia con Francia, donde las series de cómics más populares, como XIII, tienen tiradas de 700.000 ejemplares, mientras que aquí apenas se superan los 5.000".

Y lo cuenta con la experiencia de quien ha trabajado como guionista de éxito con su última obra, El arte de volar, ilustrada por Kim. Esta novela gráfica ha alcando ya su cuarta edición, y eso que es una densa obra de 200 páginas que relata la vida de su padre, a partir de su trágico fallecimiento hace unos años.

"Me sirvió para superar su pérdida y también como homenaje y recuerdo a una vida más que difícil: la de quienes perdieron la guerra civil y sufrieron el exilio", recuerda. La obra narra la peripecia vital de un pobre agricultor que abandona el campo, va a trabajar a la ciudad, se vuelve anarquista, con quienes lucha en la contienda de 1936, se exilia a Francia y regresa para padecer la dura posguerra en el bando de los vencidos.