'Revolución' levanta un día flojo en la Berlinale

Dos historias de criminales que salen de las cárcel abrieron ayer la sección de concurso de la Berlinale: la austriaca The Robber, el ladrón, y la noruega A Somewhat Gentle Man. Fue un lunes un poco flojo que se cerró con la muy dura Catterpilar del japonés Wakamatsu y que tuvo un poco de aire fresco gracias a Revolución, la recopilación de 10 cortometrajes de jóvenes directores mejicanos en ocasión del centenario de la revolución, presentada en Berlinale Special.

The Robber, del alemán Benjamin Heisenberg, es la historia real de un ladrón deportista que al salir de la cárcel no puede hacer otra cosa sino volver a delinquir. De un comienzo interesante la película se pierde en 40 minutos de huída del criminal de la policía. En A Somewhat Gentleman del noruego Hans Peter Moland, el criminal que sale de prisión es Ulrik quien planifica matar el responsable de su arresto y sin embargo las cosas no salen como él esperaba.

Más información
'Taxi driver', en versión Von Trier

El maestro japonés Koji Wakamatsu fue el protagonista de la sección de tarde con su Catterpilar, una película muy dura ambientada en el Japón aliado de la Alemania de Hitler durante la Segunda Guerra Mundial. El teniente Kurokawa es un reduce condecorado de la guerra, quien sin embargo vuelve a la casa de su mujer sin brazos ni piernas y con parte de la cara quemada. Es incapaz de hablar y de hacer cualquier otra cosa que no sea dormir, comer y exigirle a su mujer unas prestaciones sexuales de las que el director no ahorra nada.

Entre todo esto se han apreciado las 10 contribuciones en forma de cortometraje que componen el mosaico de Revolución. La película fue firmada por diez jóvenes protagonistas cine mejicano que pertenecen a la generación post PRI (el partido revolucionario institucional que gobernó el país por casi 70 años). Entre los directores figuran Carlos Reysgadas, Gael García Bernal, Diego Luna y Fernando Eimbcke.

"Nos pidieron representar qué es la revolución hoy en día en máximo diez minutos", explicó Gael García Bernal. El resultado son historias muy alusivas (a veces demasiado) a partir de la de un músico que ensaya en espera de la llegada a su pueblo de alguien importante que nunca llegará, o la de un grupo de niños en el que el mayor rechaza los símbolos religiosos. El conjunto expresa bien el sentir de los jóvenes mejicanos acerca de una revolución que tuvo como resultado "la dictadura perfecta", en palabras de Vargas Llosa.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete
Gael García Bernal, uno de los directores de la película mexicana 'Revolución'
Gael García Bernal, uno de los directores de la película mexicana 'Revolución'REUTERS

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS