Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

'Ágora' comienza su carrera internacional

El sobresaliente resultado en su estreno en España pone en marcha la promoción mundial de la película más cara del cine español

Las cifras de Ágora han hecho resoplar de alivio a más de uno. En sólo tres días, la nueva película de Alejandro Amenábar ha alcanzado los 5.377.000 euros en la taquilla (sumando el lunes, día también festivo, se ha acercado a los 7 millones de euros y al millón de espectadores). Un arranque así ha insuflado viento en las velas del galeón español más pesado de la historia del cine: Ágora ha costado 50 millones de euros, más del doble que la segunda, Alatriste, cuyo presupuesto ascendió a 22 millones de euros. En esos 50 millones no entran ni el coste de las copias (se ha estrenado con 473 copias) ni el de la publicidad, cifras que se mantienen en secreto. Aunque el 80% del dinero de la producción procedía de Telecinco, y la cadena televisiva ha realizado un gran despliegue en promoción a cualquier hora y en cualquier formato: hasta ha emitido cortinillas para todos sus canales en la TDT con el faro de Alejandría amenabariano.

En cualquier caso, como confiesa su productor, Fernando Bovaira, "este filme no entrará en ganancias hasta que se estrene en el mercado anglosajón", y todavía no hay distribuidor definitivo para Estados Unidos. "En las próximas semanas cerraremos el acuerdo, estoy completamente convencido de ello". Para el resto de los territorios mundiales, tras su paso por el festival de Cannes en mayo y por el de Toronto -la teórica puerta de entrada de los filmes europeos a Estados Unidos- en septiembre, Ágora ya tiene distribuidores. Esa carrera internacional comenzará el 6 de enero en Francia (en los próximos días Amenábar y el equipo participarán en el certamen de Montpellier para apoyar el estreno francés), y seguirá en abril en Alemania, como principales mercados.

Pero, ¿podría Ágora sobrevivir sólo con el mercado europeo? "No, comenta Bovaira, "porque la película no se basa en ningún best-seller o en una historia muy conocida, como grandes taquillazos en nuestro continente que lograron triunfar sólo con la taquilla continental como El perfume, 1492 o El nombre de la rosa". Aunque a continuación aclara: "La ventaja de Ágora es que es una historia universal, y eso la posibilita para llegar mejor a más publico". Al director, días antes del estreno, le intranquilizaba la situación: "Desde luego, me preocupa la falta del distribuidor en Estados Unidos, pero llegará".

Si hay un español que ha triunfado en el mercado estadounidense es el mismo Amenábar: sus Los otros (que costó 20 millones de euros, medalla de bronce en la carrera de presupuestos más grandes del cine español) recaudó en España unos estupendos 27 millones -3,7 en el primer fin de semana de su estreno-, pero en Estados Unidos superó los 67 millones, a los que se sumaron ganancias inusitadas por todo el mundo, como los 4,3 millones de euros en Alemania o los 11,7 millones en el Reino Unido. "Hay que tener claro que ha cambiado muchísimo la exhibición. Ahora es todo más complejo. Conseguir buenas cifras es mucho más difícil", comenta Bovaira, que recalca que habiendo estrenado en más de 460 salas (en España hay cerca de 3.000), Ágora no ha sido un megaestreno: filmes como los Spider-Man superan las 600 pantallas. "Y además, por la duración de 126 minutos, bastantes salas sólo proyectan tres veces al día la película, cuando habitualmente se hace cuatro". La piratería suena de mar de fondo.

De Cannes a su estreno español, Ágora ha perdido 20 minutos; de su concepción inicial a su rodaje, el presupuesto bajó de 70 a 50 millones. Según Bovaira, "es un filme que hoy en día, con la crisis, no hubiéramos podido producir. Y la rebaja de dinero no influyó en su calidad: lo que hicimos fue concentrar las localizaciones, cerrar un presupuesto más sensato". El productor se encontraba muy feliz con el arranque: "Es superior a lo esperado. Hemos recaudado 11.000 euros por sala [hace dos fines de semana Rec 2 comenzó su andadura comercial también de manera sobresaliente, y en su caso sólo ganó 6.000 euros por copia]. Hasta el distribuidor francés está ansioso con su estreno".

¿Y cómo se reparte el dinero de cada entrada? Al productor le queda un 35% aproximadamente -cada filme se negocia de manera diferente-, el resto queda en manos de exhibición y distribución. "En nuestro caso", asegura Bovaira, "las copias las ha pagado por adelantado el distribuidor, adelantando dinero que luego llegará desde la productora". En su caso, en otros, como el estreno este viernes de Yo, también, su empresa distribuidora se hace cargo de las copias y de la publicidad a cambio de diferentes porcentajes de las ganancias. Cuestión de negociaciones.