Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Entrevista con Fernando Iwasaki

Ciclo 'Babelia' - Autor de 'España, aparta de mí estos premios'

Entrevista con Fernando Iwasaki

¿Son tan importantes los premios literarios? ¿Puede un escritor tener éxito sin lograr ningún galardón? Sobre estas cuestiones reflexiona el escritor Fernando Iwasaki en su nuevo libro de relatos, España, aparta de mí estos premios, una sátira de este tipo de certámenes que sirve como excusa para retratar nuestro país. Iwasaki ha charlado con los lectores sobre esta obra y sobre toda su literatura.
Lee aquí el cuento 'El haiku del brigadista'
FOTO: CRISTÓBAL MANUEL

1Jorge.07/10/2009 06:01:06

¿Hay algun premio que, de merecerlo, te gustaría ganar?

Hola, Jorge. Gracias por tu pregunta. No quiero que pienses que estoy contra los premios o que me río de los premios, pues los premios sirven para descubrir vocaciones, consolidar trayectorias o pre-jubilarse anticipadamente. Ahora bien, para mí los mejores premios son los que se conceden a obras ya publicadas, como el "Salambo" de Barcelona, que además es un premio que otorga un jurado de escritores.

2David07/10/2009 06:04:26

¿Puede cualquier persona, sin ir recomendado, llevar un libro y que se tomen la molestia de leerlo?

Gracias, David. Te puedo asegurar que así es, porque todas las editoriales -tanto las grandes como las pequeñas- tienen departamentos de lectura que leen los manuscritos y redactan un informe, aconsejando o desaconsejando las publicaciones. Y -por otro lado- muchos escritores y talleres literarios, hacen una lectura profesional de los manuscritos que les envían, pero hago hincapié en lo de profesional, porque obviamente se trata de un trabajo que conlleva unos honorarios profesionales. Te recomiendo, por ejemplo, las lecturas e informes de Jorge Eduardo Benavides.

3Aldonza Lorenzo07/10/2009 06:07:22

Hola Fernando, me encantaron tus cuentos del "Libro del mal amor", tus más sonadas calabazas, ¿había alguno autobiográfico? Por otra parte, recomiendame un cuento de un cuentista español. Besos

Aldonza, mil gracias por tus palabras. La verdad es que esa novela era muy autobiográfica. ¿Quién no ha hecho papelones por amor? Yo tenía tantos papelones, que los encuaderné y me salió una novela. No te voy a recomendar a un solo cuentista español sino a varios: Hipólito G. Navarro, Juan Bonilla, Felipe Benítez Reyes, Pedro Ugarte, Quim Monzó, Espido Freire y Patricia Esteban Erlés, entre otros.

4Gabriel Rimachi Sialer07/10/2009 06:13:20

Mantienes un humor que recurre a peruanismos y "españolismos" bien equilibrados, por ejemplo, en la historia del Haiku en la Caverna, que es realmente delirante (ese vallejiano "¡No mueras, te amo tanto!") ¿Cómo desarrollas el humor en tus textos? ¿Cómo rompes esa "necesidad" tan de escritor de ser "intelectualmente serio"?

Hola, Gabriel. ¡Me alegra mucho encontrarte aquí! Creo que es necesario equilibrar mis peruanismos con las expresiones locales españolas, ya sean de Andalucía como del País Vasco. El castellano es tan rico, que así aprendemos todos. Lo del humor supone -primero- vencer ese pudor tan legítimo de no parecer serio. Y luego, creo que hay que diferenciar entre hacer el humor y hacer un chiste. El humor tiene que hacernos reír -desde luego- pero sobre todo pensar. En el Perú tuvimos a Héctor Velarde, pero en América Latina han existido grandes humoristas literarios como Guillermo Cabrera Infante (Cuba), Jorge Ibargüengoitia (México), González Vera (Chile) o Conrado Nalé Roxlo (Argentina), aunque para mí el más grande humorista fue Borges. Todos ellos demostraron que el humor era algo muy serio. Si ese registro te interesa, te sugiero leer los ensayos de Chesterton o los artículos de Julio Camba. Abrazos.

5Julio César Vargas07/10/2009 06:17:44

¿Es posible ser un notable escritor sin haber ganado premios literario? ¿Por qué dice aparata de mí estos premios?

Gracias, Julio. La respuesta es sí, pues Juan Rulfo fue un extraordinario escritor que no necesitó el trampolín de un premio. Y si no me falla la memoria, Borges tampoco. Cuando Borges recibió el premio Formentor, ya tenía casi toda su obra publicada, así que no fue un premio a una obra inédita. En cuanto al título de mi libro, se trata -como te habrás dado cuenta- de un homenaje a César Vallejo y a su libro "España, aparta de mí este cáliz". La mayoría de mis libros llevan títulos similares: "Libro de mal amor", "El sentimiento trágico de la Liga", "Helarte de amar", "Inquisiciones Peruanas", etc. La idea era jugar con la supuesta vergüenza de publicar los cuentos que ganaron premios "búfalo", como los llamaba Roberto Bolaño en su relato "Sensini". Por cierto, un cuento extraordinario.

6Fernando Schelling07/10/2009 06:23:42

Señor Iwasaki: ¿Qué opina de las políticas culturales españolas? ¿Por qué las instituciones confunden cultura con entretenimiento? ¿Cree que la literatura es un área que debería recibir subvenciones gubernamentales o acaso perderían los creadores su independencia? Perdone por tanto interrogante. Felicidades por su libro, el comienzo es suculento.

Gracias, Fernando. En lo personal, soy contrario a las subvenciones y ayudas estatales a la creación. Julio Camba decía que algunos escritores deberían recibir dinero del estado, pero para que no volvieran a escribir. Ahora bien, no todas las administraciones son iguales, porque en España hay concejales de cultura, diputados de cultura y funcionarios del Ministerio de Cultura. Quizás los programas de ayuntamientos y diputaciones dedican partidas semejantes a la cultura y el entretenimiento, pero creo que en el Ministerio de Cultura los presupuestos tienen que atender al libro, las bibliotecas, los museos, los teatros, las compañías de baile y la política cultural exterior, lo mismo que al cine. Lo que ocurre es que desde los propios medios de comunicación se atiende más al cine, porque hoy por hoy es lo que más vende. Pero menos mal que ahora estamos en un espacio hablando sobre libros. Gracias de nuevo y saludos.

7Pepe Momia07/10/2009 06:27:49

Hacía tanto tiempo que no me reía tanto leyendo. Hacía tiempo que no me sorprendía en una cafetería, cansado del trabajo del día anterior, con el regalo de un libro nuevo entre las manos... riendo, admirando la inteligencia del escritor, su audacia al negar la mayor: los premios (y su cazurrería) que dan visibilidad a tantos talentos semienterrados por El Mercado. ¡Larga vida Iwasaki! (y a Hipólito G Navarro, escritor). ¡Ah! sí, la pregunta ¿para cuándo el siguiente?

Pepe, mil gracias por la generosidad. Este libro me llevó tres años de documentación porque casi todos los japoneses que circulan por los cuentos son reales y tuve que completar sus vidas. ¡Hasta el torero japonés del colofón es verdadero! Por lo tanto, sospecho que pasarán otros tantos años hasta que termine lo que tengo entre manos. En comencé una novela, pero no la toco desde hace años... No obstante, tengo un par de libros de ensayos literarios, que ojalá pueda publicar en el transcurso del . En cuanto a Hipólito G. Navarro, lo quiero y lo admiro tanto, que le anuncié que sería "jurado" de todos los premios reunidos en el libro, cosa que le hizo mucha gracia.

8Una venia07/10/2009 06:32:47

Fernando, en el número IX de tu Decálogo final dices: "No permitas que la coherencia de la ficción te impida narrar la esperpéntica realidad". ¿Es esto lo te propusiste hacer en estos relatos?

En parte sí, porque no deja de ser esperpéntico que en un pueblo de Málaga gobierne una coalición formada por Izquierda Unida y Falange Auténtica, por no hablar de los "reality shows" y programas del corazón que infestan las parrillas de televisión. Partiendo de esa situación, todo lo demás es posible. Sin embargo, que existan bailaores flamencos japoneses, toreros japoneses, brigadistas japoneses, cocineros japoneses especializados en gastronomía vasca y hasta maestros japoneses de jota aragonesa (me han mandado una foto espectacular), me parecía un apetitoso balón requetecolocadito sobre el punto de penalti, listo para ser chuteado. Yo me limité a rematar. ¡Gracias por la pregunta!

9Cernik07/10/2009 06:36:13

¿Por qué ha usado ese título tan vallejiano en su último libro? ¿Es sólo una sátira o tiene alguna otra intención?

Hola, Cernik. No se puede satirizar a Vallejo, quien además no se deja. Mi intención era jugar -como jugó el propio Vallejo- con una frase bíblica. Pero una vez abierto el libro, el propio prólogo explica por qué el "autor" del libro desea apartar de sí los premios que ha ganado: porque son premios más municipales que literarios, ganados con el mismo cuento reescrito siete veces, según las diferentes bases de los premios convocados. Por lo tanto, se trata de un libro "homotextual", porque es el mismo texto refrito siete veces. Gracias por permitirme explicarlo.

10ninette07/10/2009 06:39:53

¿Está bien que haya que pagar una inscripción para participar en un certamen literario? ¿Cómo hacemos los que tenemos talento pero no poder adquisitivo suficiente?

Hola, Ninette, gracias por la pregunta. Tu pregunta me ha extrañado: ¿quién cobra una inscripción por concursar en un premio literario? Si eso es así, te juro que las agencias de noticias podrían interesarse en hacer un reportaje al respecto, a no ser que te refieras a las fotocopias, los sellos y los paquetes de correo. Esto último sí que supone para muchos escritores un costo excesivo. Ojalá que dentro de poco se admita el envío de originales por correo electrónico. La editorial Páginas de Espuma aceptó manuscritos digitales en la convocatoria de su premio Ribera del Duero.

11Paco07/10/2009 06:43:06

¿Que diferencia a España del resto de países respecto a los premios literarios? Gracias.

Gracias, Paco. Supongo que la cantidad y -en segundo lugar- que en el % de los casos se premian obras inéditas. Lo de la cantidad lo comprendo, porque muchas corporaciones locales desean tener un premio y les encanta que lo ganen escritores latinoamericanos, porque eso quiere decir que tienen una repercusión internacional. Lo del carácter inédito cada día es más complicado de entender. Lo ideal sería premiar siempre obras ya publicadas.

12Ramón07/10/2009 06:52:05

He leído y me han gustado Neguijón y el Libro de mal amor. Me gusta tu estilo y tu sentido del humor, es decir, tu inteligencia. ¿Qué escritores latinoamericanos, premiados o no, hay que leer "obligatoriamente"?

Hola, Ramón. Mil gracias por tus palabras. Voy a prescindir de Borges y de los autores de la generación del Boom, pero me gustaría proponer a algunos contemporáneos como Andrea Maturana (Chile), Enrique Prochazka, Jorge Eduardo Benavides y Santiago Roncagliolo (Perú), Edmundo Paz Soldán (Bolivia), Leonardo Valencia (Ecuador), Juan Carlos Méndez Guédez (Venezuela), Juan Gabriel Vásquez y Santiago Gamboa (Colombia), Carlos Cortés (Costa Rica), Claudia Amengual (Uruguay), Jorge Volpi, Alvaro Enrigue, Eduardo Antonio Parra e Ignacio Padilla (México), Andrés Neuman, Rodrigo Fresán, Guillermo Martínez y María Fasce (Argentina), Mayra Santos Febres (Puerto Rico) y Ronaldo Menéndez y Karla Suárez (Cuba). Si tuviera que citar a escritores mayores que yo, pero menores que la generación del Boom citaría a Carlos Franz (Chile), Juan Villoro (México), César Aira (Argentina), Héctor Abad (Colombia), Jorge Vásconez (Ecuador) y Alonso Cueto (Perú).

13Matilda Parker07/10/2009 06:54:16

Supongo que la obtención de un premio, más allá del reconocimiento, puede dar un respiro a todos aquellos escritores/as anónimos que se ven obligados a trabajar fuera de la literatura para vivir. Si el valor económico del premio puede llegar a transformarse en tiempo para escribir, bienvenido sea ¿no?

Matilda querida, absolutamente, claro que sí. Ya dije en mi primera respuesta, que los premios son necesarios para descubrir vocaciones, consolidar trayectorias o prejubilarse anticipadamente. Sin esos estímulos económicos no disfrutaríamos de la obra Vargas Llosa o de Muñoz Molina, por citar sólo dos casos de excelentes narradores que se dieron a conocer gracias a un premio de campanillas. Gracias por permitirme hacer hincapié en ello.

14pepa07/10/2009 06:59:39

Me gustaría que nos recomendaras a algún escritor peruano joven, novedoso y que, desde tu punto de vista, valiera la pena leer. Gracias por compartir este momento con los lectores.

Hola, Pepa, y gracias por tu pregunta. Llevo tantos años fuera del Perú, que no quisiera ser arbitrario. En España no se se conoce la obra de tres escritores peruanos de mi edad (o sea, ya no tan jóvenes) que son Ricardo Sumalavia, Enrique Prochazka y Carlos Herrera. Yo los recomiendo muy mucho porque son estupendos. Ahora bien, jóvenes escritores peruanos -es decir, menores de años- podrían ser Claudia Ulloa Donoso, Santiago del Prado, Hernán Castañeda, Mónica Belevan y Julie de Trazegnies; pero puede que alguno de ellos haya crecido y ya no sean tan jóvenes, porque yo los dejé muy chicos y "el tiempo pasa", como dice la canción.

15Capitán Ahab07/10/2009 07:03:55

Hola, Fernando: enhorabuena. He leído poco de ti, pero lo leído me gusta. En efecto, los premios literarios pueden ser engañosos. No son un parámetro certero para medir la calidad literaria. Lo decía Josep Plá: (y estamos hablando de su tiempo): hay más premios literararios que buenas novelas. ¿Qué sugieres como contrapeso, sin excluir a los grandes sellos editoriales que son quienes ordenan el banquete y también los intereses políticos, como lo que sucede en el Romulo Gallegos? Gracias.

Gracias, Capitán Ahab. Pienso que los premios a obras publicadas son el mejor antídoto contra los malos entendidos. Ahí tenemos a Cristiano Ronaldo en el Real Madrid. ¿Habrían pagado su peso en oro si fuera un juvenil desconocido? Seguro que no, porque nadie quiere futbolistas que sean melones sin calar. Con la literatura debería suceder algo parecido y que las editoriales premien (fichen) títulos o escritores ya contrastados. O en su defecto, autores desconocidos e inéditos. Eso sí que sería interesante: convocar premios sólo para autores inéditos o noveles.

16Núria07/10/2009 07:12:41

¿Qué cuestiones plantea su nuevo libro de relatos?

Gracias, Nuria. En primer quería hacer lo contrario de lo que propone Mario Vargas Llosa en "La verdad de las mentiras". Es decir, me interesaba mostrar el lado más inverosímil de la verdad. Para eso elijo el humor, pues sólo el humor es capaz de iluminarnos los rincones más ridículos y rocambolescos de la realidad. Con esa idea utilizo las conovcatorias de premios como pretexto, pues sus bases y sus exigencias me permitían reescribir el cuento-célula madre hasta unas siete veces, adaptándolo a versiones de izquierda y de derecha; a versiones andaluzas, catalanas, vascas o manchegas, y a versiones flamencas, gastronómicas, futbolísticas y circenses. Por otro lado, todos los personajes de los cuentos son japoneses (reales) enamorados de las distintas expresiones de la cultura española y -por supuesto- empeñados en convertirse en la variante española que han elegido. Sin embargo, no es un libro que se burle de los premios, de España o de los japoneses. No. La caricatura que resulta de la lectura del libro es la de la "Sociedad del Espectáculo", que es un fenómeno más bien mundial y que consiste en una banalizaciónque lo invade todo, conviertiendo la realidad en "reality show" y suplantando a la sociedad civil por la audiencia. Estas serían las cuestiones del libro, querida Nuria. Gracias por darme la ocasión de explicarlo.

17Un rinconero07/10/2009 07:15:18

Fernado, ¿sigues pensando que la literatura es el esparcimiento más turbador?, lo digo por aquella contestación relacionando la escritura con el acto sexual. Un abrazo de un Rinconero.

Rinconero paisano de mi pueblo, sigo pensando que la literatura es el esparcimiento más turbador. Y podría agregar que además es solitario, porque no supone la pareja. No obstante, como cada día hay más mesas redondas literarias, quién sabe si ya se han inventado nuevas cosas que me estoy perdiendo.

Mensaje de Despedida

Mil gracias por dedicar vuestro tiempo a hablar sobre libros y por las preguntas que me han formulado. Espero haber satisfecho las expectativas y que lean a los escritores que he recomendado, porque gracias a ustedes he podido hablar de otros libros y de otros autores. ¡Hasta siempre!