El desahogo de Bebe

La cantautora estrena Y., su segundo álbum, en un recital íntimo en la Fnac de Callao

Bebe (Valencia, 1978) entra al auditorio envuelta en un chal fucsia, cuelga un amuleto en el pie del micrófono y, a modo de saludo o introducción, recita y repite: "He pasado tanto tiempo lamentando lo que no entendía, que ahora prefiero que me den las claras del día". Y dicho esto, empuña la guitarra y se deja llevar por la emoción de cantar por primera vez en público los temas de Y. , su segundo álbum. Un trabajo que se hace esperar desde 2004, que llega después de la (difícil) digestión del éxito de Pafuera telarañas y que, pese a su novedad, corean con entusiasmo los que este martes han podido entrar en la sala íntima de la Fnac de Callao. La respuesta de Bebe incluye música sin reservas de energía. Pero también risa y llanto.

Bebe ha anunciado que a partir de octubre hará pequeños recitales en teatros
La extremeña se empeña en transformar en acto la agresividad erótica latente en 'Y.'

La media hora de espectáculo sabe a poco para todo lo que la artista tiene que hacer, decir y cantar. "Que sepáis que estamos cachondos y muy contentos", explicita como si la euforia no fuese evidente. La extremeña por convicción baila descalza con la plasticidad de una libélula: no hay escenario que alcance a contener sus sugerentes contoneos. Bebe se empeña en transformar en acto la agresividad erótica latente en Y., determinación que la platea sentada en el piso avala con aplausos y exclamaciones.

El estilo "océanico, volcánico y eléctrico", como ella misma define entre ronroneos, contamina el ambiente del auditorio, cuyas paredes brillantes exhiben Más allá del velo, una muestra de la fotografía intimista de Olivia Arthur. La inhibición de las mujeres congeladas por la mirada y el disparo de Arthur contrasta con el exhibicionismo de Bebe, que en las 13 canciones del segundo álbum entrega otra versión de su decir franco, honestidad de la piel que es procacidad. Y provocación.

Los testigos del bautismo público de Y., que para entrar en la sala han pasado antes por la caja de la tienda (la compra del disco daba derecho a una entrada), han sido los primeros en enterarse que a partir de octubre habrá más de estos "conciertitos". "Quiero cantar en teatros para que la energía quede concentrada", ha explicado Bebe. El desahogo ha dejado cierta sensación de alergia a la multitud. Una percepción que alimenta enigmáticamente al reconocer lo mucho que ha crecido durante el último lustro y lo mucho que ha hecho por ella el aliento del mar.

Bebe al comienzo del recital que ofreció este martes en el auditorio de la Fnac de Callao
Bebe al comienzo del recital que ofreció este martes en el auditorio de la Fnac de CallaoI.B.
Bebe baila y canta las canciones de su último álbum
Bebe baila y canta las canciones de su último álbumI.B.
Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS