Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Imperio español conquista la National Gallery de Washington

La institución acoge dos exposiciones de armaduras y pintura y ofrece un menú creado por un chef español

La National Gallery de Washington, una de las principales instituciones artísticas del mundo, le dedica el grueso de su programación especial de verano al nacimiento, auge y decadencia del imperio español, con dos exposiciones de armaduras y pintura y un menú creado expresamente por el chef José Andrés e inspirado en la cocina del renacimiento y barroco nacionales.

Washington acogerá desde el 28 de junio y hasta el 1 de noviembre El Arte del poder, una muestra en la que arte e historia se miran cara a cara, desde la llegada desde la dinastía de los Austrias a la península hasta el relevo por parte de los Borbones. Abre la exposición el casco de parada de Carlos V, una meticulosa obra de acero creada por Filippo Negroli en 1533. Es la primera en una serie de 75 piezas de armadura, en su mayoría creadas para los Habsburgo, con tesoros como el arnés de la labor de las Flores de Felipe II, que se exhibe justo delante del lienzo en el que Tiziano inmortalizó al mismo rey, con la misma armadura.

"Hemos tratado de colocar las armaduras justo enfrente de las obras de arte en las que son retratadas, para mostrarle al visitante lo importante que fueron estos objetos en el arte del retrato de corte", explica el comisario de la exposición, Álvaro Soler del Campo. Las armaduras y las obras de arte han sido cedidas por instituciones diversas, como el Palacio Real de Madrid, el Real Sitio de San Lorenzo de El Escorial o el museo del Prado.

Diversos retratos reales de Velázquez, Pantoja de la Cruz, Rubens y el mismo Tiziano son las piezas de más valor artístico de la exposición, una muestra nunca antes vista en un museo norteamericano. "Ningún museo nacional había recogido una exposición como ésta", explica el director de la National Gallery Earl A. Powell III. "Es realmente algo muy valioso para el público americano, dado que algunas de estas piezas de armadura se crearon cuando este país daba sus primeros pasos. En realidad la muestra cubre el periodo desde que se descubrió América hasta que EE UU declaró su independencia".

Esta es la primera exposición de un museo público norteamericano a la que el Presidente Barack Obama ha dado su apoyo por escrito, según fuentes de la embajada española en EE UU. En una carta fechada el 16 de junio, el Presidente dice que la muestra "permite reflexionar sobre el pasado compartido de España y EE UU". "Estas obras de arte nos recuerdan la profunda y continuada influencia de los españoles americanos sobre EE UU", añade en el prólogo del catálogo de esta muestra, en la que han participado Patrimonio Nacional y la Sociedad Estatal para la Acción Cultural Exterior.

La National Gallery de Washington también acoge, desde mediados del pasado mes de mayo, una muestra de 30 lienzos del pintor Luis Meléndez, que póstumamente fue reconocido como uno de los maestros del bodegón del siglo XVIII español. En septiembre, esta exposición viajará a Los Ángeles, y posteriormente a Boston. La pieza central de la muestra es un lienzo adquirido por la Galería Nacional hace 9 años, Bodegón con higos y pan, pintada en 1770.

Para acompañar gastronómicamente a los bodegones, el cocinero estrella José Andrés creó el menú Garden Café España, que se sirve desde principios de mayo en uno de los restaurantes de la Galería. El chef creó una carta que sirve de homenaje a la mesa española, con platos como aceitunas aliñadas al aceite de oliva, naranja y tomillo; ajo blanco con camarones, o cebolla asada con queso picón. Con motivo de la apertura de la nueva exposición sobre las armaduras del imperio español, José Andrés ha creado dos nuevos platos, inspirados en las recetas del cocinero de Felipe II, Francisco Martínez Montiño: pepitoria y empanadas de pollos ensapados. "En aquella época, los cocineros consideraban estos platos como cocina moderna. Hoy aquella modernidad y nuestra tradición se dan la mano, plato a plato", dijo el cocinero.