Nina Stemme: "Se puede crear una carrera en diez años y estropearse en una noche"

La soprano sueca interpreta a Brunilda en el 'Götterdämmerung', de Wagner, en el Teatro Real

Nina Stemme ha decidido asumir la dificultad del personaje de Brunilda, del Götterdämmerung de Richard Wagner, para presentarse en el Teatro Real. "Mi voz está preparada para ello. Ha llegado el momento de poder interpretar determinados papeles que antes me parecían imposibles". Esta cantante, una de las sopranos dramáticas mejor consideradas del momento, ofrecerá mañana un concierto lírico dentro del ciclo de Grandes Voces, dentro de un programa dedicado a Richard Wagner y Richard Strauss. Las obras elegidas están muy asociadas a su repertorio habitual.

En la primera parte del concierto, Nina Stemme (Estocolmo, 1963) ofrecerá las Cuatro últimas canciones de Richard Strauss, basada en tres poemas de Hermann Hesse y uno de Joseph von Eichendorff, que abordan la proximidad de la muerte y la aceptación del destino. "Me gusta la unidad en los recitales que se puede contar una historia porque sin unidad es bastante más difícil". Cerrará su interpretación con Brunilda, un personaje que tiene previsto representar junto a Daniel Barenboim, en la Scala de Milán, dentro de dos temporadas.

"Llevo mucho tiempo trabajando como soprano lírica ligera y he ido asumiendo poco a poco papeles más grandes. En Colonia tuve la oportunidad de trabajar a Puccini y el repertorio italiano. Llegué a Wagner después de mucho tiempo y de haber logrado la maduración perfecta en mi voz. Se puede crear una carrera en 10 años y estropearse en una noche", sentencia la soprano sueca. La trayectoria de Stemme ha estado labrada de éxitos como su interpretación de Isolda en Tristán e Isolda, pero también ha sido muy aclamada por Aida o por Un ballo in maschera. Ha ido combinando el repertorio wagneriano y el italiano.

Ayer, en su presentación en el Teatro Real habló de dos de sus compositores favoritos Verdi y Wagner. Del primero dice que es "el alma de la ópera". ¿Y Wagner? "Él está más allá, porque aunque su tema sea la mitología en realidad habla de relaciones y emociones humanas. Cuando cantas a Verdi encuentras el alma en cada frase, pero en Wagner en cada sílaba".

No le gusta ir a tontas y a locas en su carrera y por ello ha tenido que negarse a realizar determinadas obras porque no entraban dentro del repertorio que en ese momento consideraba el más adecuado. "Hay que ir ascendiendo poco a poco. Ni subir todos los escalones de una vez. Te puedes tropezar y destrozar de un plumazo lo que has construido con mucho sacrificio".

Stemme habla de cómo la crisis económica está afectando a la ópera. "Se están percibiendo signos de que los presupuestos se están ajustando. En el Metropolitan Opera House de Nueva York han cambiado el Macbeth que iba a representar por otra producción más barata como Ariadna en Naxos.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete
TEATRO REAL

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS