Marsé y las perlas de un escritor "anómalo"

El último premio Cervantes celebra un encuentro con la ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, ante decenas de periodistas

"Maestro" ha sido la palabra que ha empleado la ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, para definir a Juan Marsé en el multitudinario encuentro de ayer el propio ministerio. El autor de Si te dicen que caí, que recibe el próximo jueves el premio Cervantes, se ha presentado en Madrid, contra su costumbre, con traje y corbata. Después de un perplejo "¿Tengo que hablar yo?" el novelista catalán (Barcelona, 1933) conversó sobre su nueva novela, sobre el cine español y, por supuesto, sobre el Quijote. Después, el novelista ha sido recibido por sus majestades don Juan Carlos y doña Sofía.

El cine español.

"Sigo pensando, con matices, que el problema del cine español no es la piratería, sino la falta de talento. El talento siempre es necesario y siempre lo echo de menos. Faltan estímulos para los guionistas y los guiones se cuidan poco. Es el trabajo peor valorado y pagado.

Más información
"Compré el 'Quijote' a plazos"
Aranda: "Marsé debe hablar con más sustancia"

He leído que Hitchcock podía dedicar años a un guión. Y que luego rodó Psicosis en 28 días. Cuando he estado cerca del negocio por la adaptación de alguna novela mía me he dado cuenta de que aquí se le dedica poco tiempo. El resultado son películas frustrantes. Tal vez la señora ministra, que conoce el sector, sea la persona ideal en ese apartado".

El momento actual de la literatura.

"La literatura no necesita una estructura industrial, como el cine. Cuando empecé sólo necesitaba un papel y un lápiz. Desgraciadamente, la parte industrial de cine español siempre ha sido débil".

El Premio Cervantes.

"Este premio no entraba en mis cálculos. No suelo pensar en premios cuando trabajo. ¿Qué por qué me hace ilusión? Por qué es el más importante, porque lleva el nombre de Cervantes. Creo que mi ilusión está justificada".

El discurso.

"Hablaré de la memoria histórica, de la personal, de la transversal y de toda clase de memoria. Pero también hablaré de 'la faena', vamos, de mi trabajo".

Ensayando el nudo de la corbata.

"¿Que qué preparativos voy a hacer esta semana? Me voy a dedicar al nudo de la corbata, que siempre me sale mal. ¿El chaqué? Me gusta mucho mirarme al espejo".

El Quijote en el Parque Güell.

"Lo leí entero en 1949, a los 16 años, después de tres intentos fallidos. Lo leí en el Parque Güell. No lo olvidaré nunca".

Escribir en tiempos de crisis.

"En tiempos de crisis un escritor debe hacer lo mismo que en tiempos de bonanza: procurar escribir bien. Me gusta una frase de Ezra Pound que decía: "El esmero en el trabajo con el lenguaje es la única condición moral del escritor".

Contra la 'prosa sonajero'.

"Ahora parece que suena menos la prosa sonajero en la literatura española. Me gustan las novelas en las que no noto que estoy leyendo porque me absorben. No me interesan las florituras ni eso que antes se llamaba prosa galana".

Su novela propia preferida.

"Le tengo cariño a la primera (Encerrados con un solo juguete, 1960) por serlo y porque es muy autobiográfica, pero no es la mejor. Me gusta decir que la mejor es la que estoy escribiendo ahora".

Su próxima novela: 'Aquel muchacho, esta sombra'.

"Estoy tan ocupado en escribirla que no sabría explicarla. Sucede en dos tiempos: la Barcelona de 1948 y la actual. Ya hemos avanzado algo: pocas veces he escrito sobre la actualidad. Y hay mucho territorio por explorar

¿Que si escribo con más facilidad con los años? No. En cada libro empiezo de cero. Cada novela plantea problemas nuevos y requiere soluciones distintas. Eso sí, me he vuelto más quisquilloso, más desconfiado. Siento que no he avanzado gran cosa. Por eso me gusta corregir mis libros para las nuevas ediciones. Además, tengo la sensación de perder neuronas a chorro.".

La Barcelona de sus novelas.

"Esa Barcelona ya casi no existe, es una Barcelona mental. Allí la memoria individual y la colectiva estaban secuestradas, cuestionadas".

Leyendo a Joseph Roth.

"Me gusta releer a los escritores del siglo XIX. Dickens, Stevenson. He leído La isla del tesoro muchas veces. También he visto miles de veces Cantando bajo la lluvia y la veré otras mil. Ahora estoy leyendo mucho aun autor judío que había tratado poco: Joseph Roth".

La memoria.

"Un escritor sin memoria no es nada. Incluso los escritores de ciencia ficción y los que hacen novelas históricas trabajan con la memoria".

Un escritor anómalo.

"Cataluña es una sociedad bilingüe y lo seguirá siendo. La dualidad es natural. Tal vez sea una anomalía escribir en castellano en Cataluña, pero me gusta ser un escritor anómalo. De hecho, sin querer compararme, me gustan los autores anómalos: Conrad (un polaco que escribía en inglés), Nabokov (un ruso que escribía en francés, inglés y alemán) o Kafka.

El castellano en Cataluña.

"Afirmo que la lengua castellana no está amenazada en Cataluña. Puede que haya habido excesos desde los estamentos oficiales (hay quejas sobre la exigencia del catalán en la Sanidad y la Justicia), pero hablar de lenguas amenazadas no se corresponde con la realidad. Además, hay contaminación continua, no sólo ya de los llamados charnegos sino también, ahora, de los inmigrantes del Magreb.

La lengua que habla la gente de la calle puede con todo. Yo siempre he vivido en un entorno bilingüe. Mi mujer es extremeña y yo hablo en castellano con mi hija y en catalán con mi hijo. Cuando se usa la lengua como bandera empiezan los problemas."

La titular de Cultura, Ángeles González-Sinde (izq.) escucha al escritor Juan Marsé, último Premio Cervantes (dcha.)
La titular de Cultura, Ángeles González-Sinde (izq.) escucha al escritor Juan Marsé, último Premio Cervantes (dcha.)EFE

Sinde, a favor de un debate sobre la calidad de los guiones

La ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, se mostró ayer favorable a abrir un debate sobre si uno de los problemas del cine español actual puede ser la deficiencia de sus guiones.

A la ministra y también guionista le preguntaron sobre este asunto durante una rueda de prensa junto al escritor Juan Marsé, con motivo de la entrega a éste el próximo jueves del Premio Cervantes. Marsé había declarado que el problema del cine español actual no es la piratería, sino el bajo nivel de sus guiones.

González-Sinde señaló que los guionistas "están al principio de la cadena" de la industria cinematográfica, y es ahí "cuando se intenta escatimar". "Comparto con Juan Marsé que el momento de la creación es el más vulnerable y es el que hay que estimular y propiciar, también desde el Ministerio de Cultura. Habrá que analizar despacio por qué hay esa percepción (sobre la baja calidad de los guiones españoles)", informa Servimedia.

El Rey alaba la "excelencia" de Marsé

El Rey ha subrayado hoy que el último Premio Cervantes, Juan Marsé (1933), ha reflejado como nadie la memoria de la Barcelona de posguerra y que "su mirada se ha fijado siempre en los perdedores. Intensamente realista, su escritura alcanza el nivel de excelencia en el arte literario". Don Juan Carlos, en el almuerzo que ofrece junto a la Reina y los Príncipes de Asturias en el Palacio Real al mundo de la Cultura en honor de Marsé, ha reiterado que la palabra de los escritores nos "enriquece como personas y hace posible un mundo más justo y solidario" y ha brindado por ella y "por nuestras Letras que nos emocionan y nos enriquecen".

El Monarca ha recordado a los escritores testigos del tiempo histórico de Marsé -autor de Si te dicen que caí o Últimas tardes con Teresa- que se han ido, como Carlos Barral, Jaime Gil de Biedma o Juan Hortelano, de quienes, ha añadido, nos queda su palabra, que es "en realidad a la que queremos festejar". Esa palabra "libre", ha manifestado el Rey, de cuño cervantino "que se desborda a sí misma para nombrar la realidad, para quitar los velos que ocultan la verdad profunda de las cosas o para crear espacios nuevos de vida", informa Efe.

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS