Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Teddy Bautista: "El canon es agua pasada; se paga y ya está"

El presidente de la SGAE señala que el principal problema ahora de la cultura es la piratería

Eduardo Teddy Bautista, presidente del Consejo de Dirección de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE), considera que el debate sobre el canon digital, al que definió como "un acto de generosidad del derecho habiente", está definitivamente cerrado y que el mundo cultural se enfrenta ahora a otros problemas de mayor calado como el de la piratería por Internet. "El canon es agua pasada, no hay quien lo arregle, se paga y ya está, y al que no le guste que se aguante".

Bautista aprovechó hoy su intervención en un acto organizado por Nueva Economía Fórum, para insistir en que la industria cultural debe encontrar un modelo tecnológico que merme los efectos de la piratería, primero física y luego digital a través de los sistemas de intercambio de archivos P2P (del inglés peer to peer y que se refiere a la conexión entre ordenadores para compartir el contenido de sus discos duros), pero las autoridades y, en particular el Gobierno, deben también poner en marcha una legislación decidida para combatir esas prácticas consideradas por la SGAE como ilegales, aunque no reciban por el momento el mismo trato de parte de los tribunales, que no han condenado a ningún internauta por casos de P2P.

En este sentido, el dirigente de la SGAE celebró la proposición no de Ley presentada el pasado 16 de octubre por los diputados socialistas Rafael Simancas y Ramón Jáuregui para que el Gobierno lidere, dentro del marco de la Comisión Intersectorial contra la Piratería, una estrategia consensuada y eficaz que permita ordenar la circulación de contenidos en Internet, "para hacer frente a la piratería cultural". Esa iniciativa pasa por seguir los ejemplos de Francia y Gran Bretaña que tratan de sacar adelante normas para controlar las descargas masivas de Internet por programas P2P y, en su caso, prevén el corte de la línea a los internautas que hagan uso de esos programas para bajarse contenidos protegidos por derechos de autor. Bautista ironizó con la iniciativa de la ministra de Defensa, Carme Chacón, de enviar más dotaciones para combatir la piratería en los mares de Somalia, y señaló que tal vez la industria cultural tenga que pedir el amparo de la ministra.

Asimismo, Bautista pidió al Gobierno y, en particular a su presidente, José Luis Rodríguez Zapatero, que en momentos de crisis tenga en cuenta la importancia de la cultura como elemento de crecimiento económico y de proyección internacional. "España debería también reclamar estar en el G-20 de la cultura", indicó. Según explicó Bautista, las prioridades en la política cultural deben pasar, en primer lugar, por la protección de la propiedad intelectual ya que es una herramienta que, incluida en una estrategia económica de Estado, se convierte en un polo de crecimiento económico generador de empleo masivo, con un esfuerzo de inversión económica asequible para nuestra economía e integradora desde el punto de vista social. "El día que no se respete la propiedad intelectual será la fábrica de ideas y los proyectos los que se devaluarán", apuntó.

En este sentido, el presidente del Consejo de Dirección de la SGAE señaló a la cultura como "un pilar fundamental de nuestra sociedad", y recordó que el aporte de la cultura y el ocio al PIB ha sido de 29.338 millones de euros, cifra que representa el 3,9% de la totalidad del PIB español. Sin embargo, tras comparar la situación del mercado español con el europeo, Bautista esbozó un largo camino aún por recorrer. Bautista mencionó entonces las cuotas del repertorio musical nacional vendido en España (un 39% del total del mercado), que son sensiblemente inferiores a las que obtiene la música inglesa (un 49%) y la francesa (55%) en sus respectivos mercados, según datos de la Federación Internacional de la Industria Fonográfica (IFPI) para 2007.

Esta circunstancia se repite en la cuota de mercado del cine español en nuestro país, el cual, según datos provisionales de The European Cinema Portal Media Salles, se sitúa en el 13,5%, mientras que el cine británico supuso en su mercado nacional el 28,5% y el francés el 35,6% del total.