Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

A bordo del Tren Negro con el 'Tolkien estadounidense'

El novelista George R. R. Martin, autor de la saga 'Canción de hielo y fuego', abre la 21 Semana Negra de Gijón

El novelista George R. R. Martin (Nueva Jersey, EE UU, 1948) ve la realidad de color gris. Su obra más exitosa es la saga fantástica Canción de hielo y fuego (A song of ice and fire), en la que aborda la lucha encarnizada por el poder entre seres fabulosos, pero no se trata de una batalla entre un ejército negro y otro blanco. Sino entre personajes que se mueven en una zona indeterminada de contornos borrosos, en los que un buen tipo cualquiera puede acabar siendo un monstruo. "La lucha entre el bien y el mal se libra en el corazón de los hombres, y ahí todos tenemos el potencial para ser héroes o villanos", ha señalado Martin, bajo una gorra marinera y con el rostro rodeado por una poblada barba blanca, en el tren que viaja esta mañana de Madrid a Gijón para abrir la 21 Semana Negra, dedicada a la literatura de género negro.

Los cuatro volúmenes publicados de Canción de hielo y fuego (está acabando el quinto y piensa escribir dos más) han cosechado un gran éxito en Estados Unidos, hasta el punto que la prestigiosa productora de teleseries HBO ha adquirido los derechos de las novelas. "Están en fase desarrollo y no sé de si al final se rodarán", ha señalado Martin, entre los traqueteos del tren, en la primera rueda de prensa de la cita literaria. "Sé que hay dos guionistas jóvenes, David Benioff y D. B. Wise, que ya han escrito dos borradores. Parece que les ha gustado y que la BBC participaría como coproductora [como ya sucedió con la teleserie Roma]. De momento, están buscando localizaciones en Nueva Zelanda, Irlanda, República Checa y Rumania".

Lo que está claro es que a cada novela se le dedicaría una temporada de doce episodios. "Creo que es el formato adecuado para narrar bien la complejidad de los libros; que sería imposible de reflejar en una película de hora y media". En España, la última entrega de su serie, Festín de cuervos, se colocó a principios de año en los primeros puestos de las listas de ventas, pisándole los talones al mismísimo Ken Follet. "No sé por qué gusta tanto esta serie", ha respondido Martin, al ser preguntado por la clave de su éxito. "Empecé la serie en 1996 pero yo ya llevaba escribiendo desde 1971. Si supiese qué es lo que fascina a mis lectores, hubiese escrito la saga veinte años antes", ha comentado con sorna.

Literatura buena y mala

Sobre la manida cuestión de si la literatura de género es menor respecto a la llamada gran literatura, Martin ha recordado las palabras del novelista William Faulkner, autor de El ruido y la furia, al recibir el Premio Nobel de Literatura: "Faulkner dijo que la literatura se ocupa del corazón en conflicto consigo mismo, y eso se puede hacer desde cualquier género e incluso fuera de ellos". El novelista ha recordado que en su país se tiende a compartimentar la literatura y a distinguir mucho "entre novela negra, ciencia-ficción, novela histórica, cómic, etcétera", pero "al fin y al cabo todas son literatura porque son una forma de narración". Sólo hay un componente imprescindible: "Lo importante es mantener un nivel de inteligencia y de ambición, que es a lo que debería aspirar todo escritor con su obra",

Canción de hielo y fuego es "una de las grandes reflexiones sobre la lucha por el poder" de los últimos veinte años, según ha señalado el director de la 21 Semana Negra de Gijón, Paco Ignacio Taibo II, que ha acompañado al autor estadounidense. "Tiene una capacidad tremenda para crear personajes con un punto de vista propio, con héroes que acaban siendo villanos, y semihéroes que son semivillanos y viceversa. Y con ello te da una idea de la complejidad del universo". Y por si había alguna duda sobre el controvertido asunto de los géneros, ha remachado: "La gran literatura surge de todos los espacios", ha insistido Taibo, "y el género [negro] ha resultado uno de los grandes revulsivos de los últimos veinte años para mostrar la parte de abajo del iceberg de nuestra sociedad".