Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Vengan a Sevilla y disfruten de la Bienal"

El alcalde de la ciudad, Alfredo Sánchez Monteseirín, y el ministro de Cultura presentan en Madrid la XV Bienal de Flamenco de Sevilla

Un Arcángel por fandangos y el pianista Dorantes fueron ayer la mejor carta de presentación en Madrid para el principal festival flamenco en España, la Bienal de Sevilla, que este año llega a su edición número 15. En el Teatro María Guerrero de Madrid presentaron ayer el alcalde de Sevilla, Alfredo Sánchez Monteseirín, junto al ministro de Cultura, Antonio César Molina, el director de Radio Nacional, Santiago González y el director del certamen, Domingo González. "Vengan a Sevilla y disfruten de la Bienal", invitó ayer el alcalde de la ciudad, que durante cinco semanas se volcará con el evento. Todos los espacios escénicos de la ciudad serán ocupados por espectáculos flamencos.

Teo Sánchez, conductor en Radio 3 (Radio Nacional de España) del programa dedicado al flamenco Duendeando, fue ayer el maestro de ceremonias de un acto en el que se revelaron los datos de la edición de este año de un evento cultural que sólo ocurre cada dos. Entre el 10 de septiembre y el 11 de octubre, en Sevilla, se verán 55 espectáculos, 25 de ellos, de estreno, en un total de 70 funciones, aunque puede que más. "Serán 14 horas diarias, durante 32 días, dedicados al flamenco", dijo González. De momento hay cuatro espectáculos agotados, los que representarán la cantaora Mayte Martín, el cantaor Arcángel, y las dos funciones de Carmen que prepara la bailaora Sara Baras, lo que hace a González, director del evento, a pensar en ampliar las representaciones para que más público pueda atender a los espectáculos.

El ministro de Cultura aprovechó la ocasión para afirmar en público el compromiso de la institución que él dirige con este arte, olvidado durante años de las autoridades públicas. Así, habló de la creación del Centro Nacional del Flamenco, con sede en Jerez de la Frontera y dependiente del Instituto de las Artes Escénicas y la Música (IAEM), como "el máximo exponente del compromiso de este ministerio con el flamenco".

Con un horizonte presupuestario de dos millones y medios de euros (300.000 los aportará el ministerio de Cultura, que incrementa en esta edición su aportación en un 150%), 50.000 entradas a la venta (con una novedosa central de reserva de alojamiento incluida) y un impacto económico en la ciudad que se prevé al menos similar al de la edición anterior (siete millones de euros), en el cartel de esta cita imprescindible para los aficionados estarán muchos de los grandes: Cristina Hoyos, que bailará en la plaza de San Francisco de la capital hispalense en la gala inaugural, Calixto Sánchez, Merche Esmeralda, Belén Maya, Estrella Morentes, que cantará junto a la portuguesa Dulce Pontes en lo que será uno de los platos fuertes del encuentro, Chano Domínguez, José Mercé junto a la Orquesta Sinfónica de Sevilla en una particular versión de La vida breve, La Macanita, Manolo Sanlúcar, Diego Carrasco, Israel Galván, Carmen Linares, Juan de Juan, Mayte Martín, Arcángel, El Lebrijano, Son de la Frontera... Y un broche de oro del que ayer no quisieron dar detalle: una gala de clausura que protagonizará el granadino Enrique Morente, que tiene entre manos ahora dos proyectos, la reedición del Omega junto a la banda de rock Lagartija Nick y un nuevo trabajo que ha realizado con textos de Picasso, Pablo de Málaga.

Un cartel configurado con dificultad, explicó González, ya que se barajaron más de 160 propuestas artísticas. "Es una dificultad agradable tener que elegir entre tantas propuestas, porque significa que la producción de espectáculos flamencos hoy es realmente rica, no solamente en cantidad sino también en calidad". Los criterios, en cualquier caso, giran en tono a tres conceptos: calidad, diversidad y capacidad de trascendencia de los espectáculos.

Un bocadito de Sevilla en Madrid

Un bocadito del arte que derrocharán todos ellos se dio a probar anoche en la presentación madrileña, retransmitido en directo por Radio Nacional. El cantaor onubense Arcángel eligió unos cantes por alegrías, soleares y fangandos, acompañado a la guitarra por José Quevedo, Bolita. Por su parte, el pianista sevillano David Peña Dorantes, aportó su saber hacer al piano levantando la ovación del público asistente, entre los que había muchas caras conocidas. La ministra de Igualdad, Bibiana Aído, que hasta ocupar el nuevo ministerio fue directora de la Agencia Andaluza para el Desarrollo de Flamenco, fue una de los asistentes, entre los que estuvieron también el director del IAEM, Juan Carlos Marset, la bailaora Cristina Hoyos, la cantante María José Santiago, el dúo Gomaespuma, que organiza su propio festival flamenco -benéfico- en Madrid, o el director de otra cita importante del flamenco nacional, el SUMA Flamenca de la Comunidad de Madrid, que acaba de concluir, Juan Verdú.

Una edición esta, que se distinguirá por una novedad fundamental, la intención de los organizadores de que el encuentro sirva para dotar de discurso estético a un arte que ha sido dignificado en las últimas décadas. Las músicas del flamenco, eje temático sobre el que girarán todas las propuestas, y la división de los espectáculos en ocho bloques, así como un sinnúmero de actividades paralelas, es el primer paso de esta Bienal para acercarse a las de arte contemporáneo. "Queremos abrir el campo de la investigación, el acercamiento con rigor científico a la hora de trabajar con musicólogos, con historiadores de la música, con teóricos de la estética, de manera que haya discursos teóricos que sirvan de esqueleto a los discursos artísticos de los propios creadores".