Un 'lifting' para el Taj Mahal

El mausoleo indio será cubierto de barro y bañado con agua destilada para recuperar su brillo inicial

Un grupo de 150 arqueólogos indios ha comenzado hoy a aplicarle un lavado de cara a base de barro a la fachada de mármol del monumento más famoso de la India, el Taj Mahal.

El objetivo de este conglomerado de barro es restaurar el brillo inicial del exterior de este mausoleo del siglo XVII situado en Agra, 400 kilómetros al norte de de Nueva Delhi, capital del país.

N. K. Samadia, oficial del equipo designado por el gobierno indio, ha aclarado que la primera fase de esta operación "durará unos cinco meses" y que a su término (los trabajos comenzaron el pasado 13 de febrero), la segunda fase llevará al grupo de arqueólogos hasta el interior del edificio. Esta operación de restauración ya se llevó a cabo en 2002.

La capa de barro permanecerá dos o tres días cubriendo la fachada por completo para luego retirarse y pasar al un baño de agua destilada. Y vuelta a empezar. Así hasta que el edificio recupere su brillo inicial. El aspecto amarillento que presenta el Taj Mahal en la actualidad se debe, según explicó el Comité del Parlamento indio en 2007, al aterrizaje incesante de partículas de aire sobre el mármol de la fachada.

El Taj Mahal fue mandado construir en el siglo XVII por el emperador Sajan como símbolo de su amor por su mujer Mumtaz Mahal después de su muerte. Su construcción duró 22 años.

Lo más visto en...

Top 50