Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bruselas se replantea el canon digital ante la divergencia europea

La Comisión Europea prepara una consulta a las partes con el objetivo de homogeneizar el impuesto sobre los reproductores de música

El comisario de Mercado Interior de la Unión Europea, Charlie McCreevy, pretende relanzar una consulta a las partes sobre el impuesto sobre reproductores y CDs vírgenes para hacer copias privadas de música, aunque ha afirmado que no tiene intención de eliminar el impuesto. El dinero recaudado se distribuye entre los artistas y una parte se dirige a la organización de eventos culturales.

Fabricantes de gadgets como Philips o HP sostienen que el impuesto es una tasa sobre unos productos que varían bastante de un país de la Unión Europea a otro, lo que distorsiona el mercado interno.

En España, la nueva normativa pretende aplicar la directiva europea sobre la Sociedad de la Información y trasladar dicho canon a los soportes digitales, estableciendo que no sólo los CDs y DVDs vírgenes, sino también las tarjetas de memoria, reproductores MP3 e incluso teléfonos móviles capaces de reproducir música, estén sujetos al pago del canon.

El canon compensa a los autores por las copias privadas que se realicen de su obra. En la nueva ley el canon alcanza casi todos los soportes digitales, incluyendo CDs y DVDs vírgenes, reproductores MP3, tarjetas de memoria e incluso teléfonos móviles.

El 'copyright' de los intérpretes

Además, la Comisión Europea pretende que los derechos de los intérpretes se prolonguen hasta 95 años, en lugar de los 50 actuales, según ha afirmado esta mañana responsable de la Comisión.

"No he visto ni escuchado una razón convincente por la que un compositor de música deba beneficiarse de un plazo de derechos de autor durante toda su vida y 70 años más, mientras que el intérprete, 50 años, y muy a menudo, ni siquiera durante su propia vida", ha afirmado el comisario de Mercado Interior, Charlie McCreevy en una rueda de prensa. El objetivo es que "el artista no sea el primo pobre del negocio de la música", ha añadido.