Muere la actriz Jane Wyman a los 93 años

Primera esposa de Ronald Reagan, ganó un Oscar en 1948 y alcanzó la popularidad siendo Angela Channing en 'Falcon Crest'

Fue la primera esposa del entonces todavía actor Ronald Reagan, ganó un Oscar en 1948 y fue nominada en otras tres ocasiones como mejor actriz, pero se convirtió en una estrella con un papel televisivo: Jane Wyman era Angela Channing en Falcon Crest. La actriz estadounidense ha fallecido este lunes a los 93 años en su casa de Rancho Mirage (California).

Sarah Jane Mayfield inició su carrera en los años treinta y llegó a la cima de Hollywood en la década siguiente. Entre 1940 y 1948 estuvo casada con el entonces también actor, Ronald Reagan, que después alcanzaría la presidencia de Estados Unidos; ambos tuvieron dos hijos, ya fallecidos, y adoptaron a un tercero, Michael. El mismo año de su divorcio de Reagan, Wyman ganó el Oscar a a la mejor actriz por su interpretación de una víctima muda de una violación en Johnny Belinda: era la primera vez desde que existía el cine sonoro que una actriz ganaba ese galardón sin pronunciar ni una sola línea de diálogo.

Wyman fue nominada a mejor actriz en otras tres ocasiones: en 1945, por The Yearling, en 1951 por Blue veil y en 1955 por Magnificent obsesión. Además, trabajó con directores de la talla de Alfred Hitchcock, Michael Curtiz o Frank Capra y le dio réplica a galanes como Charlton Heston o Kirk Douglas.

En los años cincuenta comenzó a trabajar también en televisión, donde interpretaría el papel más popular de toda su carrera, aunque ya en los ochenta. A pesar de sus problemas de salud, durante nueve temporadas Wyman trabajó en la serie Falcon Crest y las jóvenes generaciones la conocieron convertida en la malvada Angela Channing.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS