Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Ley del Libro libera el precio de los texto de la enseñanza primaria

La nueva ley, que se ha aprobado con un amplio respaldo parlamentario, da el relevo a una norma de 1975

La liberalización del precio de los libros de texto de la enseñanza obligatoria y el establecimiento del canon por préstamo bibliotecario son algunas de las novedades más destacadas de la Ley del Libro, que hoy aprobó definitivamente el Pleno del Congreso con amplio respaldo de los grupos políticos.

El sector del libro estaba regulado hasta ahora por una ley preconstitucional, de 1975, y su actualización y adaptación a las nuevas tecnologías es una de las demandas más importantes que editores, libreros y bibliotecarios han venido planteando en los últimos años.

Entre las principales características de la Ley de la lectura, del libro y de las bibliotecas figuran el establecimiento del precio fijo de los libros, salvo en el caso ya citado de los de texto; la creación de un Observatorio de la Lectura y del Libro, la inclusión del canon por préstamo bibliotecario a que obliga la Unión Europea y una memoria económica de 431 millones destinados a la dotación de las bibliotecas públicas.

La Ley otorga rango legal al Precio fijo de los libros, y lo hace como reconocimiento de la diversidad cultural española y para ayudar al sector editorial, que publica unos 70.000 títulos al año.

La Liberalización del precio de los libros de texto de la enseñanza obligatoria supone el fin de los descuentos libres aprobados por el Gobierno del PP en el año 2000 para este tipo de manuales y que, a la hora de su aplicación, llegaban hasta el 25 por ciento de su valor. Esta libertad de precios es una de las demandas que editores, libreros y distribuidores plantearon durante las negociaciones del proyecto legal con el Ministerio, aunque todos ellos hubieran preferido la inclusión del libro de texto en el sistema general de precio fijo.

Según se ha dicho desde el Gobierno en varias ocasiones, la liberalización del precio de los libros de texto favorecerá a las familias, que se beneficiarán de los efectos en el precio de un sistema libre; garantizará una competencia leal entre los distintos ámbitos comerciales del libro y contribuirá también a proteger a los libreros minoristas.

El Observatorio de la Lectura y del Libro tendrá como objetivo el análisis permanente de la situación del libro, la lectura y las bibliotecas.

El Canon por préstamo bibliotecario se fija en 0,20 euros por libro y se introduce en la Ley en aplicación de una sentencia del Tribunal de Justicia Europeo que obliga a España a cumplir la directiva europea correspondiente. En caso de incumplimiento, la sanción sería de 300.000 euros diarios. La regulación del canon, cuyos detalles se especificarán en un real decreto posterior, afectará a todas las bibliotecas públicas de municipios de más de cinco mil habitantes y será asumido por el Ministerio de Cultura y las Comunidades Autónomas, en un porcentaje a convenir.

La Dotación económica: 431 millones de euros en ocho años para las bibliotecas públicas, que se convierten así en vehículo principal del hábito lector. Esta cifra servirá, entre otros fines, para modernizar las bibliotecas como servicio público y para digitalizar sus fondos. Esta dotación tiene en cuenta los índices recomendados por la UNESCO de contar entre 1,5 y 2,5 libros por habitante. Actualmente, las bibliotecas públicas españolas ofrecen una media de 1,25 libros por habitante.