Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Francisco Brines ocupa ya el sillón X mayúscula de la Real Academia Española

El poeta valenciano fue elegido hace cinco años para ocupar el lugar del dramaturgo Antonio Buero Vallejo

Francisco Brines ocupa ya el sillón X mayúscula de la Real Academia Española, que dejó vacante el dramaturgo Antonio Buero Vallejo. El poeta valenciano fue elegido hace cinco años para ocupar este puesto, pero su delicada salud no le ha dejado sentarse en él hasta esta tarde, después de leer su discurso de ingreso. Numerosos académicos y personalidades del mundo de la cultura han escuchado su estudio sobre la Unidad y cercanía personal en la poesía de Luis Cernuda.

Aunque escribía poesía desde 1946, cuando sólo tenía 14 años, fue en 1959 cuando el valenciano publicó su primer libro, Las brasas, que mereció el Premio Adonais. Después, le han seguido otros galardones, como el de la Crítica (1966), el de las Letras Valencianas (1967), el Nacional de Poesía (1987), el Premio Fastenrath de la Real Academia Española (1998), y el Nacional de las Letras, que le otorgó en 1999 el Ministerio de Educación y Cultura en reconocimiento al conjunto de su obra.

Su candidatura para ocupar el lugar del dramaturgo en la Real Academia Española fue respaldada en su día por los también académicos Francisco Nieva -quien ha sido el encargado de darle la bienvenida-, por Ángel González y por Antonio Colino.

Enmarcado en la Generación del 50, junto con poetas como José Agustín Goytisolo, Jaime Gil de Biedma, José Ángel Valente, Ángel González, o Claudio Rodríguez, Brines ha destacado la "verdad y completud" de las palabras escritas por Luis Cernuda, uno de los poetas más destacados de la generación del 27. "Tal vez no haya, en nuestra época contemporánea, un poeta en España que equilibre con tanta densidad los dos componentes esenciales del hombre: cuerpo y espíritu. El mundo racional (pensamiento meditado, que es fruto directo del espíritu), el mundo sensorial (tan agudo, intenso y delicado que se expande del cuerpo) y el mundo afectivo", ha dicho un Brines que descubrió a Cernunda en su juventud.

Realismo y moralismo

Nieva ha destacado el "realismo" y "moralismo" como los ejes de la personalidad de su nuevo compañero en la Academia Española. Según ha explicado, la poesía de Brines sólo busca la comprensión de aquellas personas que sean sensibles al arte e incluso algunos de sus poemas "pueden llegar a ser difíciles", incluso "muy difíciles" como los incluidos en la segunda parte de su libro Aún no. En sus versos -explica- desaparecen la rima y el ritmo tradicionales, y el estilo y la visión del mundo se completan y perfeccionan con esta desaparición de la rima y del ritmo tradicionales".