Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Caballero Bonald gana el Premio Nacional de las Letras

"[Es un galardón] que ya esperaba desde hace tiempo. Esto es un escalafón y cuando uno llega a cierta edad, espera que se lo den y pensaba que ya era hora", ha dicho el autor

El escritor José Manuel Caballero Bonald (Jerez de la Frontera, 1926) ha obtenido hoy el Premio Nacional de las Letras Españolas 2005, que reconoce el conjunto de la labor literaria, en cualquiera de las lenguas del Estado, de un autor español. El autor ha mostrado su satisfacción por un premio "que ya esperaba desde hace tiempo. Esto es un escalafón y cuando uno llega a cierta edad, espera que se lo den y pensaba que ya era hora".

El jurado que ha fallado el premio ha estado presidido por el director general del Libro, Rogelio Blanco, y formado por Luis María Anson, Clara Janés, José Manuel Blecua, Pablo García Baena y José María Merino, entre otros. Dotado con 30.000 euros, este galardón está considerado el más importante de los literarios en lengua española tras el Cervantes.

Caballero Bonald, licenciado en Filosofía y Letras y durante una década profesor de Literatura en la Universidad Nacional de Colombia, se estrenó como escritor con 26 años y la obra Las adivinaciones. A partir de ahí se ha labrado una sólida carrera como poeta, novelista y ensayista, encuadrado por la crítica dentro de la conocida como generación poética del 50. Como poeta ha obtenido varios premios, entre ellos el Boscán, el Reina Sofía de Poesía Iberoamericana, y el de la Crítica; su obra poética hasta 1969 está recopilada en un tomo titulado Vivir para contarlo.

Más tardía pero igual de afortunada fue su incursión en la narrativa; su primer trabajo, Dos días de septiembre, obtuvo el premio Biblioteca Breve. Luego publicaría Agata ojo de gato (que obtuvo el Premio de la Crítica), Toda la noche oyeron pasar pájaros, En la casa del padre y Campo de Agramante.

"He procurado siempre interpretar la vida a mi manera a través de una prosa cuidada o de un verso con esmero estilístico, junto a una profundización e indagación en el lenguaje para conseguir aproximar la idea a la escritura", ha declarado hoy el autor. "La literatura que no está apoyada en un prosa rica y cuidada, no me interesa. A mi me interesan las historias bien contadas y si no es así es mejor narrarlas de viva voz", ha añadido.

Sobre el premio, ha dicho: "Estos son simples recompensas que recibe uno de vez en cuando: los premios a los que no se presenta y este reconocimiento es muy de agradecer, pero espero muchas otras cosas porque no todo en la vida de un escritor consiste en ser premiado".