Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La novela galardonada en Torrevieja es "detestable" para el portavoz del jurado

A Caballero Bonald le recuerda a una "pedagogía del franquismo"

Una novela con una trama "ideológicamente detestable" y que recuerda a una "pedagogía del franquismo". Así de contundente y claro se mostró el escritor y presidente del jurado, José Manuel Caballero Bonald, al referirse a la obra ganadora del premio Ciudad de Torrevieja, dotado con 360.000 euros, escrita por el historiador César Vidal. Bonald polemizó en público con el galardonado sobre la novela Los hijos de la luz que publicará en breve la editorial Plaza & Janés.

Durante la rueda de prensa posterior a la entrega del premio, el presidente del jurado, el escritor José Manuel Caballero Bonald, tras elogiar la capacidad de adjetivación del ganador, y su "pericia técnica", tildó la obra galardonada de "ideológicamente detestable".

Los hijos de la luz, relata la investigación que llevan a cabo el detective Wilhelm Koch y su ayudante, Steiner, en la Baviera anterior a la Revolución Francesa, en torno al asesinato de un hombre y la implicación en él de diversos estamentos relacionados con las logias masónicas. Para ello se apoyará en los conocimientos de un erudito grafólogo, Lebendig, con el fin de que analice los extraños escritos que tienen del principal sospechoso, Espartaco, el creador de los Illuminati. Años después, en 1793, se produce el degollamiento de un reo en la guillotina de una plaza de Paris.

Ante los medios de comunicación y ante los premiados, Bonald aseguró que la trama de esta novela era "muy oscura" y "sospechosa de algo". El escritor se lamentó de que "con esta historia, el lector puede pensar que la Revolución Francesa fue una historia de maleantes y atribuir a la masonería una conspiración universal para crear una orden nueva, me parece una simplificación reduccionista". Al veterano escritor esa novela le recordó "a libros que publicaban los herederos de Franco sobre la Masonería", explicó Bonald.

En la réplica a estas palabras, César Vidal, prolífico autor con una media de tres libros publicados cada año, colaborador de El Mundo y de la COPE, se mostró orgulloso de ser "políticamente incorrecto" al escribir esta novela. "Yo nunca he considerado una obra literaria por su carga ideológica, por eso no podría leer La Gitanilla de Cervantes, que es un libro evidentemente racista, yo no tengo prejuicios estéticos", aclaró Vidal. Eso sí, el autor dijo que pedirá a la editorial que ponga una faja en el libro que diga: ideológicamente detestable: Caballero Bonald "para así vender mucho mejor", y sacar partido de esta polémica.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 2 de octubre de 2005