Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
PREMIOS PRÍNCIPE DE ASTURIAS 2004

El príncipe defiende la unión de los pueblos de España como "garantía de estabilidad y progreso"

El heredero de la Corona y su esposa se sientan juntos por primera vez en la mesa presidencial del Teatro Campoamor de Oviedo

El príncipe de Asturias ha realizado esta tarde en Oviedo un llamamiento al entendimiento entre culturas y a la defensa de valores como la libertad y la concordia. Don Felipe ha apelado, en su discurso de clausura de la entrega de los Premios Príncipe de Asturias 2004, a buscar nuevos horizontes en los que los "pueblos de España son la mayor garantía de estabilidad y el progreso de todos". Además, ha recordado los "sacrificios", en referencia a las víctimas del terrorismo, para hacer de España "una de las sociedades más justas, prósperas, libres y avanzadas del mundo", al tiempo que, en uno de los momentos más emotivos de la ceremonia, ha recordado su boda, de la que se cumplen cinco meses, como "un paso ilusionado" para "servir a España".

Don Felipe y doña Letizia han presidido la tradicional ceremonia, que ha comenzado a las 18.30 horas en el teatro Campoamor de Oviedo. Por primera vez, la princesa ha seguido el acto sentada junto a su marido en la mesa presidencial, ya que en las dos últimas ediciones cubrió el acto como periodista de TVE. A la ceremonia han asistido todos los premiados, además de doña Sofía y el duque de Palma, Iñaki Urdangarín. El encargado de abrir el acto ha sido el presidente de la fundación, José Ramón Álvarez Rendueles. A continuación, ha tomado la palabra el Premio Príncipe de Asturias de las Letras, Claudio Magris. Tras su discurso, don Felipe ha procedido a la entrega de premios.

Después, han leído sus discursos el periodista Jean Daniel y la comisaria europea de Educación y Cultura, Viviane Reading. Durante su intervención, el príncipe, "convencido de que es posible un mundo menos amenazado, más tolerante y justo", ha animado a los pueblos de España a seguir "unidos en la pluralidad y confianza en la libertad" pese a las dificultades. "El mayor de los fracasos sería no intentarlo pues son ciertos y graves los peligros que nos amenazan". En este punto, ha recordado a Magris: "La Humanidad necesita la utopía para no rendirse a las cosas tal como son". Ante el reto de un mundo globalizado, ha reclamado un lugar "a la altura de nuestra historia para aportar nuestra contribución al logro de una amplia paz, un desarrollo más equitativo y al acercamiento entre los pueblos".

El príncipe lanzaba este mensaje tras recordar los atentados del 11-M que, "de manera tan mortífera y brutal, ensangrentaron la pacífica convivencia de los españoles". El heredero de la Corona ha alentado a luchar con los instrumentos del Estado de Derecho y las convicciones para superar "las tristes pruebas a las que la vida colectiva nos enfrenta como consecuencia de la acción fanática e inhumana de grupos despojados de todo orden moral que, destilando odio y rencor, amenazan la vida en paz". También ha expresado la solidaridad con "todas las víctimas de la intolerancia y la gratitud más honda hacia quienes tiene el valor de arriesgar sus vidas para salvar las de los demás".

Durante su discurso, ha tenido un reconocimiento para todos los galardonados. De Magris ha destacado su "poderosa creación intelectual, su amor a la vida, su defensa de la memoria de los millones de víctimas de los totalitarismos y su sereno conocimiento de lo que somos". Ha calificado de "esperanzadores" los trabajos que Tony Hunter, Judah Folkman, Bert Vogelstein, Robert Weinberg y Joan Massagué (Investigación Científica y Técnica) han realizado sobre el cáncer y ha aprovechado la presencia del español para reclamar un más inversiones: "La sociedad española debe comprender que el éxito es seguro y saber apoyar a nuestra ciencia dotándola de los medios necesarios".

De Paul Krugman (Ciencias Sociales) ha destacado su carácter "inconformista y comprometido" así como su defensa de una economía "contra las injusticias sociales y las desigualdades". Para don Felipe, la "independencia y humanismo" resumen el trabajo y la personalidad de Jean Daniel (Comunicación y Humanidades). Ha reconocido además su lucidez para diferenciar "el periodismo de contenido y de valores con el espectáculo o lo puramente audivisual". El Príncipe ha ensalzado los valores que contribuye a difundir el programa Erasmus (Cooperación Internacional) al poner de manifiesto "la enorme importancia que, para la formación y la ampliación de los horizontes vitales de nuestros jóvenes tiene este intercambio de experiencias".

De Paco de Lucía (Artes), ha destacado su "calidad y autenticidad humana", al tiempo que ha expresado admiración por "el carácter revolucionario de su interpretación". Para Don Felipe, el Camino de Santiago (Concordia) es un "símbolo de fraternidad entre pueblos y personas del mundo entero". "Una mezcla de culturas y lenguas" y un ejemplo de "convivencia solidaria" además de "concordia humana". "En épocas de desgarros y de insolidaridades, de egoísmo y de diferencias, el peregrino a Santiago no cree en las fronteras", ha reconocido. En último lugar, ha hablado del "extraordinario atleta" Hicham El Guerrouj (Deportes). "Nada vale el triunfo sin la generosidad. Criterios que se conjugan en la vida y en la personalidad de El Guerrouj".

"Un paso ilusionado para servir a España"

El momento más emotivo de la tarde han sido las palabras propunciadas por don Felipe para doña Letizia al principio de su discurso, cuando ha confesado que la ceremonia tenía para él "un nuevo y emocionante significado", al acudir "por vez primera" acompañado por su esposa, que ha recibido la ovación que le ha regalado el público, puesto en pie. También ha recordado su boga, hace cinco meses: "Un paso ilusionado de ambos por construir un hogar, formar una familia y compartir el hermoso afán de servir a España con plena entrega, leales a nuestra historia y comprometidos con el futuro de nuestra sociedad".

El príncipe ha expresado su amor por Asturias y también el de su esposa, nacida en esta región, y ha comprometido el apoyo de ambos a los premios Príncipe de Asturias que el próximo año cumplirán 25 años. Ha agradecido el apoyo de instituciones y entidades a los galardones para que éstos "sigan siendo como un árbol que crezca en la esperanza", un arbol que "a partir de ahora contará también con el cuidado y la ayuda entregada" de su esposa Letizia.

Más información