De cómo la cultura acabó en la basura

Una empleada de la galería Tate tira una bolsa de basura sin saber que era una obra de arte

Nueva creación de la presentación pública de un arte autodestructivo. El título de la obra era casi un presagio de su final. A saber: una empleada del servicio de limpieza tiró por error una bolsa de basura, la mencionada obra, que formaba parte de una exposición de arte moderno presentada en el Tate Britain, uno de los grandes museos de Londres.

Según la prensa británica, que da cuenta del hecho, la obra de arte fue recuperada a último momento en el contenedor de basuras del museo cuando el conservador se dio cuenta de su desaparición. Pero ya era demasiado tarde.

La obra-bolsa de basura fue realizada por el artista alemán Gustav Metzger en 1960 y titulada sobriamente Nueva creación de la presentación pública de un arte autodestructivo. Colocada sobre una mesa con residuos diversos, la bolsa contenía pedazos de cartón y periódicos viejos.

Cuenta el rotativo The Guardian que a Metzger -padre del arte autodestructivo, "creado" en 1959- la Tate le ha ofrecido un compensación. El alemán ha rechazado la oferta y ha creado otra bolsa de basura para reemplazar la anterior que, al parecer, ha quedado "arruinada". Eso sí, la nueva bolsa ahora pasa las noches segura en una caja, a salvo de nuevas e inexpertas confusiones.

Hace tres años, el artista británico Damien Hirst sufrió una desventura similar, cuando una de sus composiciones, un cenicero lleno de colillas y de paquetes de cigarrillos vacíos, fue arrojada a la basura por una empleada de la limpieza. La obra fue reconstituida poco después.

En EL PAÍS, decenas de periodistas trabajan para llevarte la información más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo y disfrutar de acceso ilimitado, puedes hacerlo aquí por 1€ el primer mes y 10€ a partir del mes siguiente, sin compromiso de permanencia.

Suscríbete

Lo más visto en...

Top 50