Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Estrella Morente por 'La Niña de los Peines'

La cantaora granida estrenó ayer su espectáculo 'Pastora 1922' en la Alhambra

Al calor del Patio de los Aljibes, en la Alhambra, sonó ayer el flamenco puro de La Niña de los Peines. Estrella Morente se estrenó en Granada, frente al barrio del Albaicín que la vio nacer, con un espectáculo concebido por su padre, Enrique Morente, que reivindica el arte de Pastora Pavón y la esencia del flamenco como raíz de la música española.

Pastora 1922 hizo que el público que abarrotó ayer el Patio de los Aljibes se retrotrajera a una de las noches con más duende que ha acogido la Alhambra, aquella de hace 82 años en la que se celebró el primer Concurso de Cante Jondo impulsado por Lorca y Falla, entre otros, y en el que intervino la mítica cantaora sevillana.

Un Bien de Interés Cultural

No es que las voces de Pastora y Estrella se parezcan ni que la cantaora granadina intente emular a la que considera "la mejor de todos los tiempos" y su "principal" fuente de inspiración, sino que esta evocación a la maestra, cuya voz es la única, desde 1999, declarada Bien de Interés Cultural, se convirtió, como ya lo fuese el concurso de 1922, en una reivindicación de la esencia del flamenco como raíz de la música española.

El espectáculo comenzó con un fragmento de la conferencia que dio Federico García Lorca para argumentar la necesidad de convocar el primer Concurso de Cante Jondo y leído sobre los sones de la Danza Ritual del fuego de El Amor Brujo, de Manuel de Falla. La primera parte de Pastora 1922 trasladó el ambiente festivo de jaleos y palmas, lunares y volantes de las zambras del Sacromonte

al Patio de los Aljibes, y la segunda introdujo el flamenco doliente y puro. El cierre lo pusieron unas alegres bulerías. Estrella Morente le echó a la interpretación temperamento y raza gitana y paseó su voz por los principales palos flamencos con soltura.

Estrella contó con las guitarras de Pepe Habichuela y José Miguel Carmona, papel que en la primera parte desempeñaron Miguel Ochando y Miguel Angel Cortés, acompañados del grupo de laúdes y bandurrias del Albaicín y un variado plantel de cantaores y bailaores.

La cantante lució un vestuario diseñado por Loewe en exlusiva para el espectáculo. Poco antes de cerrar el concierto, decidió agradecer a su patrocinador las batas de cola y los trajes de corto, con unos pasos de baile sobre una plataforma superior del escenario en la que lució la bata de cola en piel hecha para la ocasión.

Este espectáculo pretendió ser también un homenaje a mujeres que lucharon por su libertad en épocas difíciles como María Zambrano, Dolores Ibárruri "Pasionaria", Lola Flores, Rosa Chacel o Imperio Argentina. Tras el estreno en Granada, Pastora 1922 se paseará por escenarios de España y Japón. Hoy será grabado en directo por la discográfica EMI y llegará al mercado internacional en otoño