_
_
_
_

António Guterres, secretario general de la ONU: “La humanidad ha abierto las puertas del infierno”

El máximo responsable de Naciones Unidas carga contra las empresas que intentan bloquear la lucha contra el cambio climático con su dinero e influencia

António Guterres, secretario general de la ONU, el miércoles ante la Asamblea General de Naciones Unidas. Foto: MIGUEL RODRÍGUEZ (EFE) | Vídeo: EPV

Con un rotundo símil ha comenzado António Guterres, secretario general de la ONU, su intervención este miércoles en la minicumbre climática que ha organizado en la sede de las Naciones Unidas, en Nueva York. “La humanidad ha abierto las puertas al infierno”, ha dicho para enfatizar los efectos que está teniendo el cambio climático tras el verano boreal más cálido jamás registrado y la sucesión de tremendos incendios en Norteamérica y de potentes tormentas en el Mediterráneo, que algunos estudios vinculan ya con el calentamiento global.

“El calor horrendo está teniendo horrendos efectos”, ha recordado Guterres, en referencia a los “agricultores angustiados” que ven cómo sus cultivos se los llevan las inundaciones, las enfermedades vinculadas a las altas temperaturas y los “incendios históricos”. “La acción climática se ve empequeñecida por la magnitud del desafío”, ha alertado el máximo responsable de la ONU.

Todos estos impactos se están produciendo con un planeta alrededor de 1,2 grados Celsius más cálido que en la era preindustrial. Y, pese a que los países del mundo han prometido planes de recorte de sus emisiones de efecto invernadero (los responsables de esta crisis), la suma de todos los esfuerzos no es suficiente y llevará a un calentamiento de 2,8 grados este siglo. Es decir, “hacia un mundo peligroso e inestable”, ha explicado el secretario general de Naciones Unidas.

Guterres no solo ha lamentado la falta de ambición de los gobiernos, también ha apuntado hacia las grandes empresas. Ha criticado las “turbias promesas” que realizan algunas compañías que se presentan como comprometidas contra el cambio climático. Ha recordado que, “de forma vergonzosa”, algunas empresas “incluso han tratado de bloquear la transición” hacia un mundo libre de emisiones. Esas sociedades han empleado su dinero e influencia “para retrasar, distraer y engañar”.

A finales del pasado año, Guterres convocó esta minicumbre de acción climática para hacerla coincidir con la Asamblea General de la ONU, que se celebra todos los años en el mes de septiembre en Nueva York. El objetivo es impulsar los planes climáticos de las naciones y en la cita han participado una treintena de mandatarios internacionales, entre los que están los líderes de Alemania, Francia, Canadá, Colombia y Chile. “Tenemos que aumentar nuestro nivel de ambición”, ha reconocido por su parte el presidente español, Pedro Sánchez, quien también ha intervenido en esta conferencia.

Descubre el pulso del planeta en cada noticia, no te pierdas nada.
SIGUE LEYENDO

Renovables y combustibles fósiles

De esta cita de Nueva York no se espera que salga ningún compromiso que suponga un cambio de timón en la trayectoria de las emisiones mundiales, que siguen sin caer de la forma drástica en la que se requiere para dejar el calentamiento en los 1,5 grados, el límite más seguro que ha fijado la ciencia. Lo que se pretende es que la cita de este miércoles suponga un impulso para la cumbre del clima anual, la COP28, que se celebrará en diciembre en Dubái y que reunirá a los representantes de los casi 200 países que participan en las negociaciones sobre calentamiento global.

En la cumbre de Dubái se realizará el primer balance oficial del desarrollo del Acuerdo de París, firmado en 2015. Aunque ya se sabe que la humanidad no va encaminada al cumplimiento de este tratado en estos momentos, ya que la trayectoria de las emisiones de gases de efecto invernadero llevarán a un calentamiento de unos 2,8 grados, como ha recordado este miércoles Guterres. “Todavía podemos limitar el aumento de la temperatura global a 1,5 grados”, ha dicho también.

Pero, para corregir la trayectoria, es básico desenganchar la economía mundial de los combustibles fósiles. “El paso de los combustibles fósiles a las energías renovables está sucediendo, pero llevamos décadas de retraso”, ha añadido. “Debemos recuperar el tiempo perdido”.

Guterres ha pedido a los principales países emisores, “que se han beneficiado más de los combustibles fósiles”, que hagan esfuerzos adicionales para reducir sus gases de efecto invernadero. “Y a los países ricos que apoyen a las economías emergentes para que lo hagan”, ha remarcado. Concretamente, Guterres ha destacado que es necesario que los países miembros de la OCDE dejen de usar el carbón (el peor de los combustibles fósiles) en 2030 y el resto de naciones en 2040. Además, se debe poner fin a las ayudas públicas para los combustibles fósiles, que un reciente informe del Fondo Monetario Internacional cifraba en siete billones de dólares solo en 2022 (unos 6,5 billones de euros, el equivalente al 7,1% del PIB global).

El secretario general de la ONU ha reclamado también a los países que fijen “ambiciosos objetivos de energía renovable”. En la última reunión del G-20, las principales economías mundiales acordaron triplicar la implantación de la energía renovable para 2030. En la cumbre de Dubái se espera que se le pueda dar un impulso a ese objetivo. Hacia eso mismo ha apuntado Ursula von der Leyen, la presidenta de la Comisión Europea, en su intervención en la cumbre organizada por Guterres, donde ha resaltado que la UE se compromete con el objetivo de triplicar la potencia renovable para 2030 y a impulsar que esta sea una meta global. Sánchez también ha apoyado ese objetivo y ha resaltado la importancia de que se avance en una fiscalidad internacional que también favorezca la lucha contra el cambio climático.

Países “enfadados”

Guterres ha incidido en la importancia de la “justicia climática”. Se ha referido al derecho que tienen a estar “enfadadas” muchas naciones pobres por estar “sufriendo más una crisis climática” de la que no son responsables. También, porque la ayuda financiera que se les prometió no se ha materializado y por el alto endeudamiento que padecen.

La anterior cumbre del clima, celebrada a finales de 2022 en la ciudad egipcia de Sharm el Sheij, se cerró con el compromiso de crear un fondo destinado a las naciones más vulnerables para que puedan hacer frente a las pérdidas y daños que genera y generará el cambio climático. Guterres ha reclamado este miércoles que en la COP28 se ponga en funcionamiento este fondo (algo que centrará una parte de las negociaciones más duras en la cumbre de Dubái). Además, el secretario general ha recordado que los países desarrollados se comprometieron a movilizar 100.000 millones de dólares (unos 93.400 millones de euros) al año en financiación climática para las naciones en desarrollo. Aunque el compromiso era para 2020, todavía no se ha llegado a esa cantidad. Guterres ha pedido también que todos los países estén “cubiertos” por sistemas de alerta temprana para 2027, básicos para evitar tragedias como la de Libia.

Puedes seguir a CLIMA Y MEDIO AMBIENTE en Facebook y X, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_