Los restos de un gorgosauro, un raro ejemplar de dinosaurio, alcanzan seis millones de dólares en una subasta en Nueva York

La casa Sotheby’s remata por 7,6 millones un lote de historia natural con fósiles de otros dinosaurios

Los restos del gorgosauro son instalados en la sede de Sotheby's en Nueva York, el pasado 5 de julio.
Los restos del gorgosauro son instalados en la sede de Sotheby's en Nueva York, el pasado 5 de julio.ANGELA WEISS (AFP)

Los restos de gorgosauro se cotizan al alza en el mercado de las subastas. El esqueleto de uno de los 20 ejemplares existentes en el mundo de este tiranosaurio que vivió a finales del periodo cretácico, hace unos 75 millones de años, se ha vendido este jueves por 6,1 millones de dólares en la subasta de Historia Natural de la casa Sotheby’s en Nueva York. El resultado de la puja sitúa al gorgosauro entre los dinosaurios más valiosos y establece un nuevo punto de referencia para nuevas subastas de otros fósiles.

A diferencia de Sue, el (o la) tiranosaurio rex subastado en 1997, el gorgosauro no tenía aparte del de su especie, Gorgosaurus libratus, nombre conocido -el bautizo le corresponderá al afortunado postor, cuya identidad también se ignora-, pero sí un aspecto amenazante. Con una altura de tres metros y más del doble de longitud, sus reliquias han subido considerablemente el listón para otros restos de su época, aunque el remate de la subasta no superó las expectativas, que contemplaban un precio final de hasta 8 millones de dólares. Es el primero de su familia que se subasta, y ese predicamento le valió el honor de ser el lote de apertura del evento. El resultado final de la subasta alcanzó, gracias al tirón del anónimo gorgosauro, los 7,6 millones de dólares, la venta más valiosa en la categoría natural de Sotheby’s hasta el momento.

Perteneciente a la familia de los tiranosaurios, cuyo nombre significa “lagarto feroz” o “aterrador”, el Gorgosaurus fue un superdepredador que vagó por la tierra hace aproximadamente 77 millones de años. Especie nativa del oeste de América del Norte, el espécimen subastado este jueves fue hallado en 2018 en el río Judith, cerca de Havre (Montana), en una importante formación geológica que ha sido excavada por paleontólogos durante más de un siglo. El descubrimiento resultó excepcional debido a la presencia en el lugar, al sur de la frontera de Canadá, de un ejemplar de esta especie, de la que solo se ha descubierto un puñado en EE UU.

“A lo largo de mi carrera he tenido el privilegio de manejar y vender muchos objetos excepcionales y únicos, pero pocos tienen la capacidad de inspirar asombro y capturar la imaginación como este increíble esqueleto de Gorgosaurus”, ha explicado Cassandra Hatton, directora de ciencia y cultura popular de Sotheby’s. “Descubierto hace solo unos años, nunca antes un gorgosauro había salido a subasta, y la oportunidad de compartir este dinosaurio con el público por primera vez es un inmenso placer y un punto culminante de mi carrera”. El imponente esqueleto ha podido verse desde el 21 de julio en la sede neoyorquina de la prestigiosa casa de subastas.

En el marco de una semana denominada Geek Week, en la que también se han subastado objetos del astronauta Buzz Aldrin y una serie de meteoritos, por un precio conjunto de 9,5 millones, el lote de historia natural subastado hoy incluía una serie de importantes fósiles de dinosaurio, incluido un cráneo de Triceratops que, este sí, batió un récord, al venderse por 661.500 dólares, el doble del precio máximo previsto. El fósil proviene de una excavación en Dakota del Sur. El retrato robot del cuitado triceratops le presenta con un ademán aún más fiero que el gorgosauro, con cuernos nasales elaborados y una plataforma ósea que se prolonga hacia atrás en forma de volante. Piezas dentales de un tiranosaurio rex alcanzaron un precio de remate de 100.000 dólares.

Puedes seguir a MATERIA en Facebook, Twitter e Instagram, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS