Análisis
i

Bendita mutación

La variante británica VUI-202012/01 es un mensaje del cielo para cancelar la Navidad

Imagen de la calle Regent Street, vacía, en Londres, este lunes.
Imagen de la calle Regent Street, vacía, en Londres, este lunes.Dominic Lipinski / AP

El mutante del coronavirus que se ha expandido por Londres y el sur de Inglaterra, que ha suprimido vuelos, atascado camiones y erizado los cabellos de los reguladores, tiene un ángulo de buena noticia. El SARS-CoV-2 de nuestros amores muta continuamente, como todo virus, pero los científicos que asesoran a Boris Johnson han visto ahí algo que les ha preocupado. El virus mutante se llama VUI-202012/01, donde VUI significa variant under investigation, o variante en investigación, 202012 denota que ha sido notificada en diciembre de 2020 y 01 que es la primera que se ha comunicado en este mes. El mutante VUI, como le llaman los virólogos para abreviar, ha desencadenado una cascada de cierres de fronteras con Londres en Europa y medio mundo, y ha llevado al propio primer ministro británico a endurecer sus hasta ahora endebles restricciones para las navidades. Si esto anima a otros países a hacer lo mismo, bendita sea la mutación.

Por lo que sabemos hasta ahora, el VUI no agrava la enfermedad de los infectados, pero sí la capacidad de contagio. Por si fuera poco con el récord que ya había marcado el virus original en ese capítulo epidemiológico, el mutante parece empeorarlo aún más. No es algo enteramente nuevo. Ya en junio, los científicos percibieron que otra mutación (llamada D614G) mostraba una propagación anormalmente alta. En febrero, ni uno solo de los genomas de coronavirus secuenciados tenía la mutación D614G. Solo un mes después, mientras nos sometíamos a un confinamiento domiciliario que no olvidaremos nunca, la mutación apareció en uno de cada cuatro virus secuenciados en el mundo. Y en mayo ya eran tres de cada cuatro. Como en el caso del VUI actual, la mutación afectaba a la espícula del virus y le facilitaba infectar a las células humanas, aunque no aumentaba su gravedad.

La moraleja es que lo que debemos hacer con el VUI es lo mismo que ya teníamos que hacer con el virus anterior. Evitar que se propague

¿Qué significa entonces la VUI? Repasemos el concepto de R0, o ritmo reproductivo básico: el número de personas a las que contagia un infectado. Si está por debajo de 1, la curva epidémica desciende; si está por encima de 1, sube. Imagina que tu país lo ha hecho muy bien y tiene una R0 de 0,5 (cada dos personas infectan a una), Un aumento de la propagación del 70%, como el que indican los datos preliminares británicos, significaría que en el peor de los casos la R0 subiría al 0,9, todavía por debajo de la frontera mágica del 1. Si tu país lo ha hecho peor y está siempre bordeando el 1, la R0 subirá al 1,7 y la epidemia se escapará de control.

La moraleja es que lo que debemos hacer con el VUI es lo mismo que ya teníamos que hacer con el virus anterior. Evitar que se propague. La presión pelmaza para salvar la Navidad nos está conduciendo por el mal camino, al incremento de R0. Pero las medidas que no nos habíamos atrevido a tomar tendremos que adoptarlas ahora. Si este es el peor efecto de la nueva variante del virus, bienvenida sea la mutación VUI-202012/01, un mensaje del cielo para cancelar la Navidad.

Puedes seguir a MATERIA en Facebook, Twitter, Instagram o suscribirte aquí a nuestra newsletter.

Más información

Lo más visto en...

Top 50