Igor el Ruso o ETA: así se reconstruye la escena del crimen

La ciencia ayuda a mostrar en recreaciones 3D cómo sucedió un homicidio o un robo. Los pioneros en España están en la Guardia Civil y uno de sus últimos casos han sido los asesinatos de Igor el Ruso

Agentes de la Guardia Civil trasladan Norbert Feher, 'Igor el Ruso', a su salida de los juzgados de Alcañiz (Teruel). El suyo es uno de los últimos casos que se han reconstruido en 3D.

Kelly y Michael, una pareja irlandesa, llegaron en 2000 a Marbella para pasar unas vacaciones junto a su hijo pequeño. Aquel fue su último viaje porque ella acabó muerta tras caer desde un cuarto piso del hotel Don Pepe. ¿La tiraron? ¿Fue accidental? El marido aseguró que se había caído. Ocho años después entró en aquella estancia un equipo pionero de la Guardia Civil dispuesto a dar respuesta a estos interrogantes como nunca antes se había hecho.

Todo comenzó tres años antes. “En 2005, un brigada en Sevilla disparó a una persona que se saltó un control. No llegó a matarla, pero le acusaban de haber apuntado directamente cuando él sostenía que no”, explica Fernando P. miembro del equipo desde el inicio. Este brigada contrató a una empresa privada para presentar una reconstrucción infográfica en 3D que le permitiera demostrar su versión. Este caso llegó a los oídos del capitán Martínez Mesones que desde ese momento se empeñó por llevar esa técnica al cuerpo. Le permitieron crear un equipo reducido y empezar a trabajar en recreaciones digitales. El caso del hotel Don Pepe fue uno de los primeros que puso a prueba su eficacia.

Cuando el equipo se presentó en el hotel, este había sido reformado. Entre otras cosas, habían elevado el nivel de la barandilla, una pieza clave en esta investigación. Solo contaban con el testimonio del marido, que sostenía que habían discutido y ella se había caído por la ventana. Poco a poco y a través de evidencia científica consiguieron plasmar en una recreación de apenas unos segundos aquella noche fatídica. Gracias a los cálculos matemáticos y a las lesiones en el cuerpo de la víctima, constataron que el relato del marido era inverosímil. El tiempo que la mujer habría tardado en atravesar toda la habitación y el salto necesario para acabar cayendo por el balcón eran propios de un atleta de élite. Acabó siendo condenado por homicidio imprudente.

“Yo siempre hablo de las piezas de un puzle, nosotros las unimos y lo presentamos completo. Decimos que es una autopsia virtual, siempre con rigor forense”, detalla Carlos O. otro de los especialistas que inauguró esta técnica en España. “Tuvimos que buscar una manera de formarnos y el único medio que había eran academias de videojuegos o para películas 3D”, apunta. Entre sus profesores se encontraba uno que acabó ganando varios Goya: el director de Tadeo Jones, Enrique Gato. Solo que ellos no iban a contar aventuras de un héroe animado, sino a mostrar en tres dimensiones asesinatos, disparos y robos con violencia.

La primera investigación en la que pusieron en práctica lo aprendido en un aula fue la muerte de un hombre en la valla de Melilla. No estaba claro de qué parte había provenido la bala: la española o la marroquí. “Lo primero que nos dijeron es: ‘Aquí tenéis vuestra prueba de fuego, si lo que hacéis sirve para algo tira para adelante infografía y si no, se acabó”, recuerda Carlos O. Dos miembros del equipo se desplazaron con expertos de balística al lugar en el que aquel inmigrante había perdido la vida. “Hicimos una infografía que ahora la ves y parece muy burda pero logramos determinar que el disparo venía de la parte marroquí”, apunta Fernando P. En 15 años han participado en casi un centenar de investigaciones.

El metro y los cálculos humanos han ido dejando paso a la tecnología. Fueron los receptores del primer escáner en España que permite reproducir un escenario al milímetro. Un pesado armatoste que, tres lustros después, ha dado lugar a otro más moderno y manejable. También se han especializado en impresiones 3D.

Para las recreaciones más complicadas utilizan un traje que registra todos los movimientos. “Es como el que se usa para reproducir los movimientos de los futbolistas para el videojuego de la FIFA”, señala Fernando P. Uno de los últimos crímenes para los que lo han usado es el triple asesinato y los dos intentos de homicidio de Igor el Ruso en diciembre de 2017 en Teruel. “Ha sido uno de los más complicados, nos ha llevado meses”, reconocen. Esta prueba será una de las claves en el juicio contra el criminal serbio que se celebrará previsiblemente después de verano con jurado popular. “Un informe judicial que puede ser muy técnico y laborioso, a un jurado le puede costar más trabajo que si nosotros se lo representamos en una infografía de un minuto”, puntualiza Natalia G. la última incorporación a este departamento.

A veces, su intervención es más simple. Por ejemplo, solicitaron su colaboración para establecer la altura de uno de los implicados en el atentado de ETA de la T4 a través de las imágenes en vídeo y poder descartar sospechosos. “Y también para el robo en casa de José Luis Moreno, había tanta gente que tuvimos que hacer una recreación en la que cada uno llevaba una capucha de un color para establecer claramente el recorrido de cada uno. Ahí Lina Morgan, que iba a ir a esa casa aquel día, se salvó de milagro....”, cuenta Fernando P.

Aunque la Guardia Civil fue la primera en aplicar estas técnicas en España, la policía también las incorporó a mediados de los 2000. El cuerpo contó con el asesoramiento del catedrático de la Universidad de Salamanca Diego González Aguilera. “En 2005 yo presenté mi tesis sobre reconstrucción 3D a partir de una sola imagen y uno de los casos de los que hablaba era el forense”, explica al teléfono. González Aguilera vive y trabaja en Ávila, donde se ubica la Escuela Nacional de Policía y a raíz de su tesis comenzó a impartir formación allí. Al acabar una de las clases, le propusieron comenzar a colaborar con el cuerpo para incorporar las reconstrucciones a las investigaciones. “La escena del crimen es algo tan efímero que no se puede volver a ella”, apunta Aguilera.

Una imagen cedida por González Aguilera de un escenario de un crimen ficticio para ensayar la reconstrucción en 3D.
Una imagen cedida por González Aguilera de un escenario de un crimen ficticio para ensayar la reconstrucción en 3D.

El equipo de Aguilera les ayudó a radiografiar con un “protocolo muy sencillo” para volver siempre que sea necesario al lugar del suceso. “El agente realiza lo que llamamos un anillo, toma imágenes de la habitación desde cada pared apuntando a la zona central con su móvil o cámara réflex”, explica. Después sube las imágenes a un servidor. “Con un lote de 300 imágenes, el programa se pega toda la noche calculando”, puntualiza. Con esto se crea el modelo tridimensional. El cuerpo premió al experto hace seis años por esta colaboración.

¿Qué veremos en el futuro? Aguilera lo describe así: “El siguiente paso es usar la inteligencia artificial para poder identificar los elementos de la habitación: la sangre, el arma...”.

Puedes seguir a Materia en Facebook, Twitter, Instagram o suscribirte aquí a nuestra newsletter

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Patricia Peiró

Redactora de la sección de Madrid, con el foco en los sucesos y los tribunales. Colabora en La Ventana de la Cadena Ser en una sección sobre crónica negra. Realizó el podcast ‘Igor el ruso: la huida de un asesino’ con Podium Podcast.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS