Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El amianto afecta a un séptimo trabajador de Metro

Los representantes laborales temen que los afectados sigan aumentando y llaman a movilizarse ante el juicio contra el suburbano por exponerles al mortífero material

Talleres de Metro en Canillejas, sede en la que se realizan las labores de desamiantado.
Talleres de Metro en Canillejas, sede en la que se realizan las labores de desamiantado.

Un conductor, ya jubilado, de Metro de Madrid ha sido diagnosticado de mesotelioma —cáncer asociado únicamente a la exposición al amianto—, según confirma el Sindicato de Maquinistas. Se trata del segundo maquinista de la empresa pública, gestionada por la Comunidad, con problemas derivados del tóxico material —el otro falleció la semana pasada y que por el momento ha envenenado a siete trabajadores. Cuatro de ellos han muerto; uno tiene la enfermedad laboral reconocida; y otros dos presentan dolencias asociadas, pero aún no tienen acreditada la dolencia por la Seguridad Social.

El goteo de trabajadores de Metro enfermos por la exposición al amianto no cesa. En los últimos meses, han aparecido tres nuevos casos: un maquinista de 66 años jubilado y diagnosticado de mesotelioma; un trabajador de una subcontrata de limpieza con la dolencia reconocida; y otro operario que aunque falleció el año pasado se le ha acreditado ahora la asbestosis.

Por el momento hay siete afectados; la semana pasada falleció uno de ellos. “Y estamos a la espera de la contestación del Ministerio de Trabajo, con respecto de otros dos compañeros jubilados a los que probablemente también les sea reconocida la enfermedad profesional”, explica en un comunicado CC OO.

“Esto es solo la punta del iceberg”, lamenta Francisco Javier del Llano, del Sindicato de Maquinistas y presidente del comité de empresa. Los representantes de los trabajadores creen que “tristemente, los afectados a consecuencia del amianto seguirán aumentando en los próximos años” por lo que reclaman que se les informe de los riesgos “desde el minuto cero en el que comienzan a trabajar”.

Algo que Metro no siempre ha hecho. La empresa pública es consciente de la presencia de asbesto en su red, al menos desde 1992. A pesar de ello, esperó más de tres décadas, hasta 2017, para comunicárselo a sus trabajadores. Lo hizo poco después del primer caso de asbestosis en la empresa. La Unión Europea prohibió absolutamente el uso del amianto en 2015, pero varias décadas antes, en 1984, un reglamento ya recogía los riesgos asociados al material y obligaba a las empresas a avisar y proteger a los trabajadores expuestos.

De hecho, hay siete responsables de Salud y Prevención de Riesgos de Metro acusados por la Fiscalía por delitos contra los derechos de los trabajadores, homicidio imprudente y lesiones por imprudencia. El próximo 6 de febrero, cuando están citados afectados por la enfermedad así como los familiares de algunos de los fallecidos, los trabajadores han convocado una concentración a las puertas del juzgado de Plaza Castilla. Por otro lado, en 2011 Metro obvió la prohibición de comercializar con materiales que contuviesen amianto pues ese año vendió varios trenes con amianto a Buenos Aires. El suburbano bonaerense también ha demandado a Metro y exige 15 millones por esa venta. 

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información