Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La cúpula de ERC da por hecha la ratificación del pacto con el PSOE

El consejo nacional de la formación independentista decide este jueves si se abstiene en la investidura de Sánchez

El líder de ERC, Oriol Junqueras (izquierda), y el del PSOE, Pedro Sánchez (derecha), el pasado mes de mayo, en el Congreso de los Diputados. En vídeo, cronología de los momentos clave de esta semana para la investidura de Sánchez.

La cúpula de ERC mantiene plena confianza en que el acuerdo con el PSOE para desbloquear la investidura de Pedro Sánchez llegará a buen puerto y será ratificado este jueves por el consejo nacional, el máximo órgano de la formación republicana entre congresos y que está presidido precisamente por uno de los negociadores con los socialistas, Josep Maria Jové. “Habrá fumata blanca”, coinciden varios altos cargos republicanos. Del texto final del acuerdo solo ha trascendido que incluye una “validación democrática”, a través de una consulta, de los acuerdos a los que se llegue en la mesa de negociación de los dos Ejecutivos.

La reunión a la que están convocados los más de 200 miembros del consejo nacional comenzará a las cinco de la tarde en la sede central del partido, en la calle barcelonesa de Calàbria. Los participantes tendrán que decidir si les convence la propuesta del PSOE de una mesa de negociación sobre el conflicto político en Cataluña entre el Gobierno central y la Generalitat. Si lo valoran así y ratifican la posición de la dirección del partido, encabezada por el vicepresident, Pere Aragonès, los 13 diputados de Esquerra en el Congreso se abstendrán en la segunda votación del pleno de investidura, el martes 7.

El compromiso de la dirección de ERC con que el acuerdo salga adelante es tan grande que el contenido lo expondrá el propio Aragonès, explicaron el miércoles fuentes del partido. La explicación recaerá pues tanto en el coordinador nacional de los republicanos —voz cantante del partido ante la ausencia de Oriol Junqueras, en prisión por un delito de sedición— como de los negociadores: el diputado en Madrid Gabriel Rufián, la portavoz Marta Vilalta y Jové, que además preside el consejo nacional.

Los detalles del acuerdo han sido mantenidos en secreto con gran celo, tanto por parte de los republicanos como de los socialistas. ERC exigía que la mesa sea entre Ejecutivos, con un calendario fijo y mecanismos para garantizar que los acuerdos a los que se llegue sean efectivos. Vilalta descartó entrar en detalles sobre este punto el pasado lunes, cuando se cerró el pacto. La posibilidad de una “validación democrática” de esos mismos acuerdos, adelantada por el diario Ara, se entiende como una consulta, pero su redactado es tan amplio que permitiría encajar un abanico de opciones, como un referéndum sobre una reforma del Estatuto catalán. Para ERC supone no renunciar al “derecho a decidir”.

Apoyo a la ‘vía Junqueras’

Aragonès, Vilalta, Jové y Rufián se encontrarán, técnicamente, en un espacio cómodo. Desde que se eligió la nueva cúpula, en septiembre pasado, el vicepresidente nunca ha tropezado con el parecer de las bases, siempre teniendo la autoridad moral de Junqueras y la senda de diálogo por la que apuesta como apoyo.

Los militantes de ERC apoyaron masivamente la lista que encabezaban Junqueras y Marta Rovira, huida de la justicia española en Suiza. Participaron casi el 60% de los militantes y dio su voto favorable a la única candidatura más del 90%. La aprobación de la ponencia política de hace un par de semanas tampoco presentó sobresaltos. En ese texto, precisamente, se fijaba el rumbo de intentar forzar al Gobierno a negociar sobre Cataluña.

El consejo nacional está conformado por más de 200 personas. Un total de 30 fueron elegidas directamente por la militancia, en septiembre. El más votado fue el exdiputado Joan Tardà (3.460 votos), cuya vía posibilista para alcanzar la independencia molesta a los defensores de la vía unilateral. En estos comicios internos se quedó fuera el representante del colectivo 1 de Octubre, integrado por militantes que defienden el no.

El resto de sillas del consejo nacional lo ocupan los cuadros territoriales, altos cargos del partido en diferentes instituciones y los diputados en distintas cámaras. Aunque no se descartan votos discordantes, se trata en general de personas muy cercanas a Junqueras y a sus postulados.

Torra y Aragonès se reúnen para discutir la mesa de diálogo

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, y el vicepresident, Pere Aragonès, se reunirán este jueves en Barcelona para intentar cerrar la enésima crisis entre los socios del Govern. El desencuentro llega esta vez por el hecho de que el pacto entre ERC y el PSOE para la investidura de Pedro Sánchez incluye una mesa de diálogo sobre Cataluña y en la que participarán el Gobierno central y el de la Generalitat.

La diputada de Junts per Catalunya, Laura Borràs, aseguró el martes que esa mesa de negociación era una “cita a ciegas”. “No nos sentimos vinculados a un acuerdo en el que no hemos participado”, dijo Borràs, que no descartó posibles consecuencias en el seno del Govern de coalición entre ERC y JxCat.

Desde el despacho de Torra anunciaron, en la misma tarde del martes, que ambos líderes se reunirián. El president le transmitirá a Aragonès que un acuerdo “de partido” no debe vincular al Govern. Con las horas, sin embargo, la presión entre ambas partes se ha ido rebajando y el encuentro se califica de “informativo”.

Desde el lunes, cuando se conoció la voluntad de acuerdo de ERC, los republicanos han tenido que soportar la presión de los sectores más duros del independentismo, que se cierran en banda a dar algún tipo de aire a la gobernabilidad de España. La presidenta de la Assemblea Nacional Catalana (ANC), Elisenda Paluzie, emplazó “a las bases” a hacer una “reflexión sobre los riesgos enormes” que entraña, según ella, el acuerdo con el PSOE. La plataforma independentista que ha liderado las movilizaciones en la calle en los últimos años junto a Òmnium evita llamar a la protesta para presionar a los republicanos, pero afirmó que la postura de ERC “pone en riesgo la unidad del independentismo”.

“Este acuerdo no nos ayuda fuera”, argumentó Paluzie, quien sostuvo que será difícil mantener una denuncia internacional sobre España a la vez que se negocia para facilitar un Gobierno y se ofrecen señales de que el “conflicto interno está en vías de resolverse”. “Vemos riesgos estructurales muy grandes”, resumió.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información