Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ERC

La defensa de un referéndum unilateral agita el congreso de Esquerra Republicana

La dirección de los republicanos omite la referencia explícita a la declaración de independencia y un sector crítico no quiere descartar ese escenario

ERC
El vicepresidente catalán, Pere Aragonès (derecha), con el 'conseller' de Exteriores, Alfred Bosch.

Esquerra Republicana afronta este sábado su 28º congreso, que definirá su estrategia política de los próximos años en medio de las negociaciones con el PSOE para la investidura de Pedro Sánchez. Mientras la dirección de los republicanos omite en la ponencia la referencia explícita a la declaración de independencia y relega el referéndum unilateral, un sector de la militancia no quiere descartar ese escenario ante la “falta de respuesta negociada del Estado”. El contraste de puntos de vista ha agitado los debates de las enmiendas ya presentadas.

La militancia ha presentado cerca de un millar de enmiendas, 460 a la ponencia política y 500 al texto de los nuevos estatutos. Muchas de ellas ya han sido incorporadas, otras rechazadas y otras se están tramitando. De esas casi mil enmiendas, solo han llegado vivas al congreso (es decir, llegan al plenario porque no se han podido pactar con la dirección) tres, según fuentes de la dirección, que afectan fundamentalmente a la parte más política de la ponencia que se describe en los últimos folios y que define la estrategia futura del partido, donde no se hace referencia alguna a una declaración unilateral de independencia (DUI). Sí que hacía mención de ella la conferencia política de julio de 2018, cuando la dirección de ERC tuvo que incluir esa posibilidad ante la presión de un grupo de militantes críticos.

En el congreso, que se celebrará en el Centro de Convenciones del Fòrum en Barcelona y al que asistirán 1.700 afiliados que se han inscrito previamente, intervendrán por videoconferencia Oriol Junqueras, en prisión en Lledoners, y Marta Rovira, huida en Suiza, además del vicepresidente Pere Aragonès y la portavoz del partido Marta Vilalta. Todos ellos forman parte de la dirección, que fue elegida en una convención el pasado mes de septiembre. Es decir, ha sido un congreso dividido en dos partes. El sábado se debatirá la estrategia política y la ponencia de estatutos. Bajo el título Enfortim-nos per guanyar —Fortalezcámonos para ganar— la ponencia política tiene su punto más polémico al final del documento cuando aborda el desenlace del conflicto soberanista. El apartado se titula Amnistía, referéndum y República Catalana y deja claro que el objetivo para el que trabaja Esquerra es construir la república catalana. El documento defiende el derecho a la autodeterminación como vía democrática para hacerlo: “Creemos que el mejor instrumento es el referéndum [para ejercerlo]”, según sostiene el redactado del borrador.

Con ese horizonte, prevén tres opciones. La primera, lograr esa consulta por la vía pactada y negociada con el Estado, algo que la propia ponencia ve poco probable: “Somos conscientes de que este escenario es hoy por hoy imposible”. La segunda opción es “la vía de forzar la convocatoria del referéndum” con una movilización constante y acciones de desobediencia civil y de “lucha no violenta” para conseguir “que el Estado español no tenga otra alternativa que avenirse a pactar una solución democrática basada en la autodeterminación”. Por último, el texto apunta: “Pese a que nuestra prioridad es la vía acordada, no podemos descartar nunca la vía de volverlo a hacer, si puede ser acompañados de complicidades internacionales, pero independientemente de la existencia del acuerdo con el Estado”.

La militancia ha debatido en las asambleas territoriales. Algunas de sus enmiendas se han incorporado a la ponencia y otras se han transaccionado. Las relativas a la unilateralidad han decaído. El Col·lectiu 1 de Octubre, que defiende el mandato del referéndum ilegal, presentó 65 enmiendas, una veintena de las cuales pretendían corregir la ponencia política. De esas, la mitad fueron rechazadas. De las otras 10, ocho fueron aceptadas y una transaccionada. La pactada refuerza la defensa de la autodeterminación y la de “aceptar una solución democrática al conflicto”. Xavier Martínez, portavoz del colectivo, defenderá en el pleno una definición más explícita del ejercicio unilateral del derecho a la autodeterminación y por tanto “ejercer y exigir el cumplimiento del mandato del 1 de octubre”. El grupo defiende, sin embargo, que el referéndum unilateral —cuando alude a “lo volveremos hacer”— ya está, de facto, contemplado en la ponencia.

Investidura

“Parece que la voluntad es vaciar el mandato del 1 de octubre y trabajamos para que el texto final preserve la vía unilateral ante la falta de respuesta negociada del Estado”, afirma el grupo en un comunicado. El colectivo es partidario de que la militancia se vuelva a pronunciar sobre la oferta por escrito que presente el PSOE si se produce un acuerdo con ERC para la investidura de Pedro Sánchez. La militancia ya aprobó, el pasado mes de noviembre, con un 97% de síes, la posición de la cúpula de facilitar la investidura del socialista si accedía a formar una mesa de negociación. La ejecutiva ya ha rechazado la segunda votación por lo que la decisión final la tomará el Consell Nacional.

El cónclave de ERC se celebrará justo después de que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea se haya pronunciado —está previsto que lo haga este jueves— sobre la demanda de inmunidad de Oriol Junqueras. Pese a la coyuntura en que se celebra el congreso, fuentes de la dirección consideran que no será un debate tenso y que no habrá un enfrentamiento entre las diferentes familias republicanas.

 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >