Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Cámara de Comercio reclama 45.000 millones para infraestructuras en Cataluña

El Estado ha dejado de ejecutar inversiones en infraestructuras catalanas por valor de 8.000 millones de euros desde 2001, según un informe del órgano cameral

El presidente de la Cámara, Joan Canadell, y el presidente de la Generalitat, Quim Torra.
El presidente de la Cámara, Joan Canadell, y el presidente de la Generalitat, Quim Torra. EUROPA PRESS

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, se ha sumado este viernes a las reclamaciones del empresariado catalán y ha denunciado un "déficit estructural" en las inversiones en infraestructuras catalanas por parte del Estado. Torra ha presidido la presentación de un informe de la Cámara de Comercio de Barcelona que cifra en 8.000 millones de euros la inversión no ejecutada desde el año 2001. El presidente de la Cámara, el empresario independentista Joan Canadell, ha reclamado a políticos, patronales, empresarios y trabajadores un pacto para reivindicar una inversión "justa" en Cataluña. Según el estudio, hasta 2030 las infraestructuras catalanas necesitarán una inversión de 45.000 millones de euros para llegar al peso que tiene Cataluña en el PIB español, un 19%. Este esfuerzo correspondería al Estado, a la Generalitat y a las administraciones locales, aunque el informe no detalla qué debería asumir cada administración.

"Es importante que volvamos a insistir en las cifras: el déficit en inversiones y el déficit fiscal son un lastre insoportable, y este estudio pone cifras al impacto que tiene la desconexión del Estado hacia Cataluña", ha dicho el president Torra en la intervención final del acto. La presentación se ha celebrado en la Llotja de Mar, la sede histórica de la Cámara de Comercio y el lugar donde, como ha recordado Torra, en el siglo XIX el empresariado catalán redactó el primer "memorial de agravios" hacia el Estado. "Las relaciones no han cambiado demasiado, y denunciar los incumplimientos es una cuestión de justicia social", ha dicho Torra. El presidente ha criticado "el Estado radial, donde Madrid es la capital total que lo absorbe todo", y ha argumentado que las reivindicaciones del independentismo no son sobre las competencias, sino sobre la soberanía, para poder decidir también en materia de infraestructuras.

El presidente de la Cámara de Comercio ha ido más allá y ha afirmado que, en las negociaciones que tienen lugar estas semanas sobre la investidura de Pedro Sánchez, hay que poner sobre la mesa el déficit en infraestructuras. "El Estado tiene que reconocer esta deuda que tiene con Cataluña. La investidura no tendría que aceptarse si no hay un reconocimiento de esta deuda", ha dicho Canadell en relación con los partidos políticos, especialmente ERC, que están negociando con el PSOE para investir a Sánchez presidente del Gobierno. También ha reclamado a las patronales catalanas la creación de una mesa conjunta para realizar una propuesta a los gobiernos en este ámbito. Canadell ha recordado que tanto la patronal catalana Foment del Treball, como las patronales de pequeñas y medianas empresas Pimec y Cecot, así como el Círculo de Economía, han coincidido en diagnosticar un déficit de infraestructuras estructural en Cataluña.

"Desde 2001 hasta 2018, el Estado tenía presupuestado invertir 33.500 millones de euros y ha ejecutado solo 26.500. Es como si uno de cada cuatro años hubiese estado en blanco. La pregunta es: ¿qué ha hecho Cataluña para recibir este trato discriminatorio?", ha lamentado Canadell en referencia a las cifras que muestra el estudio. "El déficit de inversiones tiene un impacto en la competitividad, en los puestos de trabajo y en la calidad de la vida", ha añadido.

8.000 millones no ejecutados

El informe de la Cámara, dividido en dos partes, detalla por un lado la falta de inversión en infraestructuras por parte del Estado desde 2001, y por otro lo que deberían invertir las administraciones estatal y catalana y las locales hasta 2030 para compensar el déficit. En el primer capítulo, el estudio destaca, con cifras del Ministerio de Fomento, que solo un año, cuando el AVE llegó a Francia, la inversión en infraestructuras presupuestada en Cataluña alcanzó el 100%. En el acumulado de 2001 a 2018, la ejecución de las inversiones se ha situado en el 73,7%. En el año 2018 la ejecución fue del 54,2%, una de las cifras más bajas de la serie histórica.

El informe detalla la diferencia entre el peso de Cataluña en los diferentes ámbitos y la inversión que ha recibido estos últimos años por parte del Estado. La inversión estatal en carreteras entre 2013 y 2017 fue del 9% en relación al conjunto de España, mientras que por las carreteras catalanas circulan el 15% de los vehículos pesados. En el ámbito aeroportuario, la inversión en el mismo periodo ha sido del 10,4%, pero los aeropuertos catalanes concentran el 20,2% del total. Lo mismo pasa en el ferrocarril, que en 2017 concentró el 23,1% de los pasajeros del Estado, pero entre 2013 y 2017 solo recibió el 13,1% de la inversión total. "¿Cómo puede ser? Es intolerable para un país tan dinámico como el nuestro", ha lamentado Canadell.

En la presentación, Carme Poveda y Cristian Bardají, responsables del estudio, han calculado el impacto que esta falta de inversión de casi 8.000 millones desde 2001 habría tenido si se hubiesen ejecutado. Según el informe, se hubiesen generado casi 20.000 millones de facturación adicional en Cataluña, hubiese contribuido a aumentar el PIB catalán un 3,3%, se hubiesen creado o mantenido 111.500 puestos de trabajo a tiempo completo y hubiesen aumentado las rentas salariales y fiscales.

Obras prioritarias

En la segunda parte del estudio, la Cámara identifica las inversiones en obras e infraestructuras que son prioritarias, y cifra este primer esfuerzo, que tendrían que asumir las tres administraciones, en 15.200 millones de euros. Las más importantes son las inversiones en la red viaria, que se llevarían un 34,4% del total (5.230 millones de euros) y en la red ferroviaria de pasajeros (34,6% del total, 5.270 millones). Las obras en los aeropuertos catalanes y en su conectividad representarían el 12,4% del total, 1.880 millones de euros.

Finalmente, el estudio hace una estimación para la inversión necesaria en el periodo 2019-2030. La Cámara calcula que, para llegar a los niveles del peso que tiene Cataluña en el PIB en España, se necesitará una inversión total de 45.000 millones de euros, a un ritmo de 3.800 millones anuales. Este esfuerzo, indica la Cámara, se tendría que repartir entre las administraciones estatal, catalana y las locales, y también incluye al sector empresarial tanto público como privado. El informe no señala qué parte correspondería a cada administración, y Canadell ha reconocido que no ha hablado con Torra sobre la responsabilidad que tendría la Generalitat, que funciona con los presupuestos prorrogados desde 2017.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >