Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Palabras que reemplazan obras

La exposición ‘Sin imagen’, del artista catalán Ignasi Aballí, reflexiona sobre la imagen y algunos términos del lenguaje en la Blueproject Foundation, en Barcelona

Un visitante en la exposición 'Sin imagen' del artista catalán de Ignasi Aballí.
Un visitante en la exposición 'Sin imagen' del artista catalán de Ignasi Aballí.

La entrada de la sala Il Salotto no dice mucho a los visitantes. “Sin imagen de Ignasi Aballí”, reza un cartel didáctico negro, en la entrada de la exposición, que se limita a explicar en un plano cómo visitar el espacio. El acceso lo completa una pared blanca, que no permite observar el resto del proyecto, y en la que está pintada un término en inglés: Invisible. La muestra del artista Aballí (Barcelona, 1958) exhibe eso: palabras pintadas sobre muros en lugar de obras, como una alternativa a la ausencia de algo que contemplar. La propuesta fue inaugurada ayer y podrá verse hasta el 12 de abril de 2020 en la Blueproject Foundation, en Barcelona.

El proyecto del creador se compone de dos elementos diferenciados, pero a la vez relacionados. Por un lado, ofrece una intervención arquitectónica realizada en la sala, que altera la percepción del espacio “sin dejar de estar completamente integrada en la misma”, según el artista. Por el otro, invita a un recorrido de palabras, situadas a la altura de los ojos de los visitantes, que aclara sobre la ausencia de imágenes a través de una instalación conceptual y experimental.

Aballí, ante sus obras, enfatizó que trabajó en la dimensión espacial en su propuesta. En ella, encasilla a los visitantes en una sensación laberíntica sin salida. “Es distinto verlo en persona que en foto”, detalló el artista, que explicó que el lugar fue adaptado a la obra y no al revés, como en muchos casos. “Cada muro puede ser un espacio dispuesto a acoger una imagen. Él lo cambia por un concepto que evidencia la relación entre lo visible e invisible”, se lee en la guía de la muestra.

El gestor de arte de la Blueproject Foundation en Barcelona, Pedro Torres, destacó por su parte que Sin imagen representa una “nueva dimensión en la trayectoria artística” de Aballí, quien tuvo el encargo específico de modificar el entorno de Il Salotto, al interior del edificio. Las paredes construidas no están dispuestas de manera perpendicular a los muros que delimitan la sala, sino sobre las columnas originales del inmueble, en una nueva configuración arquitectónica. Sobre las términos exhibidos, en cambio, Torres señaló: “Es algo que siempre había formado parte de él, la dimensión de las palabras y la relación que mantienen con la imagen”.

Los términos elegidos

Absent, ephemeral, hidden, secret y unknown son algunas de las 18 palabras pintadas en las paredes grises, y en las blancas superpuestas. Todas están en inglés ya que, según Aballí, “es un idioma que no tiene género” y que le ayudó a sintetizar su trabajo porque algunos conceptos se resumen en un solo vocablo en esta lengua. “Invisible es mi favorita”, afirmó el artista, quien dijo que el término está vinculado para él directamente con la no-imagen y con la sensación de ausencia.

“En un contexto tan saturado mi punto de vista es intentar no añadir más imágenes e ir contra la tendencia”, comentó el artista, que reflexiona sobre el sentido de aportar nuevas representaciones en una sociedad donde existe un bombardeo audiovisual constante. Él catalán no quiere que estos conceptos “se entiendan como una obra, sino como una confrontación para los espectadores”.

El uso de las palabras, como texto e imagen, es algo frecuente en la obra del creador, según se detalla en su semblanza. Estas le han servido como un soporte que ha explorado en lienzos pintados, listados de palabras recortadas de diarios o en su manera de descifrar lo que le rodea “cuestionando la estructura lingüística del conocimiento”. “Adentrarse en la exposición es recorrer los meandros de la memoria, buscar el rastro de contenidos difusos o que no existen, en lo que podríamos considerar como una escenografía de la ausencia”, concluye el texto.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información