Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Borrar la realidad virtual en tiempo de posverdad

Blueproject pone al descubierto en una exposición cómo las multinacionales manipulan a través de las redes sociales

Una de las obras de la expo de Franco y Eva Mattes en Blueproject Foundation.
Una de las obras de la expo de Franco y Eva Mattes en Blueproject Foundation.

“Contrariamente a lo que se piensa la retirada de las redes sociales de material considerado inapropiado no es llevada a cabo por sofisticados algoritmos. En el mundo hay decena de miles de personas que se dedican a escudriñar las redes, borrando sistemáticamente los contenidos que les indican”. Lo afirman Eva y Franco Mattes, la pareja de artistas italianos que se dieron a conocer bajo el impronunciable seudónimo de 0100101110101101.ORG, como pioneros del net.art, proyectos inmateriales pensados especialmente para la red.

Desde finales de los años noventa a través de sus provocaciones artísticas han puesto al descubierto las estrategias ocultas de la sociedad de la información, sus obsesiones y manipulaciones en la construcción de la que se ha bautizado posverdad. En los últimos años las redes sociales, como principal escenario del narcisismo contemporáneo, se han convertido en el territorio privilegiado para sus investigaciones. De ahí surgen sus trabajos más recientes que se estrenan en la Blueproject Foundation en su primera muestra individual en España, Happens or it didn’t pic, abierta hasta el 13 de enero. “El título da la vuelta a la célebre frase Pics or it didn’t happen; si no hay foto no ha pasado. Nosotros en cambio hacemos referencia a las imágenes que se borran de la red y por tanto que se eliminan del relato colectivo”, explican los artistas denunciando esta forma de censura encubierta.

En la muestra presentan tres vídeos que recogen mezclas de las entrevistas realizadas a centenares de estas personas, denominadas moderadores de contenidos, que cuentan sus historias y reflexiones a partir de lo que se les ordena borrar. “En mayoría se trata de mujeres que trabajan en el tiempo libre de las tareas domésticas. Todos trabajan desde su casa y no saben para quién ya que son contratados por empresas pantalla. Un día borran en Facebook y otro en Vimeo y las razones por las que un contenido se considera inapropiado son diversas, no sólo de orden moral, sino también económico y político”, indican los artistas que proyectan sus obras en una instalación de muebles de oficina en posiciones inusuales, que provocan un cambio en la aproximación física a las piezas.

Heredar perfiles

Justo ahora que el Congreso estudia impulsar una ley para que se puedan heredar los perfiles de las redes sociales, de modo que todo el material personal y sensible no quede colgado, nunca mejor dicho, en las redes sociales tras el fallecimiento de su propietario, los Mattes revelan la debilidad de estos entornos y llaman la atención sobre la cantidad de datos que entregamos voluntariamente. Una información que es utilizada a menudo para trazar perfiles de usuarios dirigidos a optimizar las campañas publicitarias y los sistemas de captación de clientes para todo tipo de empresa. Así en una pantalla formada por un conjunto de escritorios se desarrolla la vida virtual de los artistas el día 12 de enero de 2018, mientras que en una torre de cajones se visualizan de diferentes maneras los datos producidos por la pareja en los últimos diez años. Completa la selección de obras la escultura de un gato negro disecado colocado sobre un microondas con un disco duro borrado en su interior. La pieza, que toma su nombre de un axioma de las redes What has been seen, cannot be unseen (Lo que se ha visto, no puede ser olvidado), alude a la dificultad de eliminar definitivamente algo que está en Internet y a la imposibilidad de borrar de nuestra mente algo aunque lo haya sido de la red. “Cuando has descubierto una verdad ya no puedes ignorarla”, concluyen.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >