Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La huelga general colapsa la cultura en Barcelona

Museos, atracciones turísticas y decenas de teatros cancelaron sus actividades por las manifestaciones

Dos jóvenes observan el cierre del acceso principal de la Sagrada Familia en Barcelona.
Dos jóvenes observan el cierre del acceso principal de la Sagrada Familia en Barcelona.

La actividad cultural se vió gravemente afectada ayer por la jornada de huelga general en Cataluña. Miles de manifestantes bloquearon los accesos de la Sagrada Familia y el templo cerró sus instalaciones pocos minutos después. Distintos equipamientos barceloneses, como el Liceo y el Palau de la Música, anunciaron desde el jueves su cierre, mientras que otros centros como el Macba o el Lliure, cancelaron sus actividades durante el caos del día.

Los turistas se encontraron ayer con un panorama confuso en las inmediaciones de la Sagrada Familia. Unas 4.000 personas, según la Guardia Urbana, bloquearon los accesos del templo por unos minutos. En un ambiente tranquilo, decenas de familias coreaban consignas independentistas, mientras algunos niños jugaban a cartas en el suelo de la calle de la Marina. Los manifestantes, que fueron convocados por Pícnic x República, se concentraron en el lugar sobre las 11.30 de la mañana. Cientos de turistas se quedaron atrapados, por alrededor de una hora, y el personal, tras evacuar a los asistentes, cerró las puertas del monumento. Las banderas de Cataluña se mezclaron con los paloselfis de los visitantes, quienes abandonaron resignados el sitio con sus entradas compradas.

La Sagrada Familia no fue la única atracción turística que se vió obligada a cerrar durante la caótica jornada. En la Pedrera se bloquearon los accesos al edificio de Antoni Gaudí a las 17 horas “para garantizar la seguridad de los asistentes”. Mientras que el mercado de la Boqueria, ubicado en el corazón de La Rambla, en el centro, amaneció con más de la mitad de sus paradas con las persianas bajadas.

Los museos de la capital catalana tampoco se salvaron. El Macba canceló esta semana la inauguración de la exposición Charlotte Posenenske. Work in Progress y colgó ayer un anuncio, en su cuenta de Twitter, en el que explicó que “no podía garantizar el servicio habitual a los visitantes” por la huelga. El Museu d'Arqueologia de Catalunya (MAC), por su parte, se limitó a informar sobre la suspensión de sus actividades en su sitio web. Mientras que la Virreina no abrió sus salas de exposiciones, y el Museo del Disseny cerró en el transcurso de la agitada jornada.

Muchas anulaciones fuera de la capital catalana

La cantante Ana Belén canceló su actuación en el CasinoPeralda (Girona) programado para ayer ante la previsión de cortes en las carreteras. El concierto se aplazó al viernes 29 de noviembre en el nuevo pabellón del Castell de Peralada.

En el terreno cinéfilo, Badalona Comunicació informó de la suspensión de la sesión inaugural del festival internacional de cortometrajes Filmets Badalona Film Festival, prevista para ayer por la noche en el Teatro Zorrilla.

El teatro fue la discplina artística más afectada. El festival Temporada Alta rechazó “firmemente” la sentencia el lunes y ya informó de que se sumaría a la huelga general, cancelando las funciones en su programación para ayer. Además, el Teatre Auditori de Granollers también aplazó por la huelga dos sesiones del concierto de Carles Marigó, que se realizarán el próximo 8 de mayo, y el espectáculo Solitudes de Kulunka Teatre, pospuesto para el 31 de octubre.

Fueron pocos los equipamientos culturales de la ciudad que informaron de forma clara y con tiempo sobre el cierre de sus puertas. El Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona (CCCB), en un comunicado, aclaró que su exposición principal ¡Feminismos! permanecería cerrada. Otro de los centros fue el Museu Egipci que comunicó en Twitter, desde el jueves, el cese de sus actividades con un mensaje “lamentando las molestias ocasionadas”.

Para poner en marcha una representación operística son necesarias centenares de personas a fin de que todo funcione como un reloj. Por ello, y ante la incertidumbre provocada por la convocatoria de huelga, en el Liceo no se representó la ópera Turandot. “La función quedó cancelada por motivos de fuerza mayor”, explicaron en un comunicado en sus redes sociales.

Muchos teatros tuvieron que seguir la misma decisión. El Lliure suspendió finalmente sus actividades, en concreto la función de Abans que es faci fosc. La sala había informado que la representación dependería de si contaban o no con los efectivos necesarios. Lo mismo ocurrió con el Teatre Nacional de Catalunya (TNC), que esperó hasta las seis de la tarde para informar sobre la cancelación de la obra La Rambla de las Floristas, tan solo dos horas antes de la función. Otras salas que suspendieron sus actividades fueron Tívoli, Victòria, Coliseum, Borràs, Capitol y Beckett.

Los conciertos y el cine

El Palau de la Música anuló también por “fuerza mayor” el concierto previsto con Magdalena Koená y Sir Simon Rattle; lo mismo que el espectáculo del ciclo Palau 100. La finalista de Operación Triunfo Aitana Ocaña también canceló su presentación en el Palau Sant Jordi, que quedó aplazada para el próximo 3 de noviembre. Mientras que la banda catalana La Casa Azul se sumó a los anuncios que los artistas realizaron durante la semana con la suspensión de su concierto en Razzmatazz “dadas las movilizaciones de esta semana y la convocatoria de huelga”. También, el concierto de Javier Riubal en el marco del ciclo Curtcircuit, en el Soda Acustic, quedó anulado, informaron los organizadores en Twitter.

El Grupo Balañá canceló todas las proyecciones en sus cines Arenas, Aribau, Balmes, Bosque, Glòries, Gran Sarrià y Palau Balañá. El cine Comedia de la cadena Yelmo también bajó la persiana de su negocio en el Paseo de Gràcia, lugar donde por la noche sobrevolaba un helicóptero y miles de manifestantes caminaban en el caos de la noche.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información