Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los bajos servicios mínimos marcan una huelga que amenaza la movilidad

Seat decide paralizar su producción este viernes ante el temor de quedar afectada

Huelga 18 octubre 2019
Un corte de calle en Barcelona durante la huelga general del pasado 21 de febrero.

Seat anunció ayer un paro técnico en su factoría de Martorell obligada por las protestas independentistas que confluirán hoy en el área metropolitana de Barcelona. La compañía evita riesgos ante la amenaza que supone para su logística la confluencia de las marchas por la libertad —como las ha llamado la Asamblea Nacional Catalana, la convocante— y la huelga general convocada por IAC-CATAC e Intersindical-CSC. Los servicios mínimos dictados en el transporte son similares a otros paros anteriores, incluso los de 2010 y 2012, pero no tienen en cuenta los cortes de carreteras previstos por el resto de las protestas independentistas.

El Departamento de Trabajo decretó el miércoles que la circulación de los trenes de Rodalies no baje del 33% del servicio ordinario, mientras que en el caso de metro, autobuses, tranvía y Ferrocarrils de la Generalitat, fijó un mínimo del 50% del servicio en las horas punta (de 6.30 a 9.30 y de 17.00 a 20.00) y del 25% el resto del día. El autobús al aeropuerto circulará durante todo el día al 50% de su capacidad. Esos servicios mínimos fueron dictados días después de que la ANC convocara sus cinco marchas (el 5 de octubre), con la previsión de que alcanzasen el área metropolitana hoy.

Fuentes de Trabajo aseguraron ayer que el establecimiento de los umbrales mínimos de servicio se han decidido en base a los acuerdos en frío establecidos por patronales y sindicatos hace años. Estos definen una especie de servicios mínimos estándar y se plantearon ante la dificultad de que los agentes sociales se pusieran de acuerdo en un momento de conflicto, como tendría que suceder. Esos acuerdos en frío figuran —también desde hace años— entre las prioridades de cambio en el plan de trabajo del Consejo de Relaciones Laborales.

“El Govern debería tener en cuenta la coincidencia de factores para dictar los servicios mínimos, porque en definitiva estás marcando el derecho de las personas tanto para hacer huelga como para ir a trabajar”, explicaba ayer un exconsejero de Trabajo de la Generalitat. “Es cierto que los acuerdos son antiguos y que se tienen que modificar”, admitió ayer Cristina Torre, responsable de Acción Sindical de CCOO, que evitó calificarlos como altos o bajos. Desde UGT declinaron valorar el contexto de una huelga convocada por sindicatos ajenos. Ambas centrales rechazaron que los servicios mínimos se tuvieran que establecer en función de la representatividad de los convocantes. En este caso, IAC e Intersindical-CSC suman el 2,25% de la representatividad en Cataluña.

Las dificultades para movilizar a trabajadores y las piezas necesarias hasta su planta de Martorell (Baix Llobregat) ante el previsible caos circulatorio que va a sufrir el área metropolitana de Barcelona es el motivo por el que Seat acordó con su comité de empresa el “paro técnico” para hoy viernes, que ya empezó ayer por la tarde. La compañía automovilística argumentó la decisión por cuestiones preventivas. Nunca antes lo había hecho ante una huelga general, aunque sí que en ocasiones sus líneas de producción se habían visto obligadas a paralizar su actividad. Cada día salen de la factoría de Martorell en torno a 3.500 vehículos.

El paro de Seat previsiblemente afectará también a sus parques de proveedores. Por su parte, la cadena de supermercados y gasolineras Bon Preu anunció ayer que se sumaba al paro y que mantendría cerrados sus establecimientos, otorgando permisos retribuidos a los empleados.

Intersindical-CSC y IAC-CATAC, de corte independentista, tienen una representación muy minoritaria, pero su imagen y capacidad de movilización en las calles ha sido impulsada en los últimos años por el secesionismo institucional, que ha apoyado a los sindicatos en las últimas huelgas generales motivadas por protestas secesionistas. Más allá de la decisión de Seat, los grandes sindicatos prevén que la huelga no tenga una incidencia importante en la industria, aunque sí prevén que se notará en la movilidad, la educación y en la función pública. En las últimas huelgas generales también ha habido una significativa afectación en el ámbito del comercio, que ha denunciado los últimos días el impacto de las protestas.

En el ámbito de la educación, las aulas de enseñanza infantil y primaria (de 3 a 12 años) tienen que garantizar un docente por cada seis aulas; en la educación especial será un docente por cada cuatro aulas, y un tercio del personal para el comedor y actividades complementarias, así como para las guarderías. En la sanidad, Trabajo fija un mínimo del 25% del servicio en los CAP, mientras que las urgencias trabajarán con normalidad.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >