Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Declaradas BIC las estatuas de la catedral de Santiago en manos de los Franco

Un juzgado determinó en febrero que los titulares de las esculturas eran los herederos del dictador, decisión recurrida por el Ayuntamiento de Santiago

Isaac y Abraham, en primer término, junto a otras de las estatuas de Mateo expuestas en Xelmírez.
Isaac y Abraham, en primer término, junto a otras de las estatuas de Mateo expuestas en Xelmírez.

El Gobierno gallego ha aprobado este viernes la declaración de bien de interés cultural (BIC) a nueve esculturas del Pórtico de la Gloria atribuidas al taller del Mestre Mateo, entre las que se encuentran las estatuas de los profetas Abraham e Isaac -o Jeremías y Ezequiel, ya que se conocen con las dos denominaciones-, propiedad de los herederos del dictador Francisco Franco. El expediente para la declaración BIC ya se había abierto hacía muchos meses y, desde ese momento, la protección ahora confirmada pesaba sobre las figuras.

En rueda de prensa, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha explicado que si bien esta distinción "no afecta a la titularidad" de este patrimonio, los propietarios deberán habilitar un régimen de visitas de "como mínimo cuatro días al mes", algo que la familia Franco decidió hacer desde la apertura del expediente instalando las dos esculturas en un lateral de la capilla del Pazo de Meirás, que es BIC y también tiene la obligación de abrir cuatro días al mes al público, dentro de unas visitas guiadas que gestiona la Fundación Francisco Franco.

En este sentido, y tras la experiencia de lo ocurrido con el Pazo de Meirás cuando también fue declarado BIC, ha advertido que la Administración gallega "actuará en consecuencia" si no se cumple la "obligación" de abrir las estatuas al público. "A partir de hoy -este viernes- nace la obligación" firme, ha señalado, si bien después ha apelado a ser "respetuosos con todos" para dar cumplimiento a este deber.

No obstante, la distinción de BIC no influirá en el proceso judicial que abrió el Ayuntamiento de Santiago en noviembre de 2018 contra la hija del dictador, Carmen Franco, por la titularidad de las esculturas. Tras la muerte de la descendiente directa de Franco en diciembre, la demanda se dirigió contra sus hijos. Así, en febrero de este mismo año el Juzgado de Primera Instancia Número 41 de Madrid, bajo su titular Adelaida Medrano, falló que la familia del dictador era la legítima propietaria de las esculturas, decisión que el Consistorio compostelano decidió recurrir.

Feijóo ha insistido en que, ante la judicialización de esta circunstancia, lo que corresponde ahora es "esperar a la sentencia". En cualquier caso, lo aprobado este viernes por la Xunta dota de "protección máxima desde el punto de vista cultural" a ambas estatuas.

Más allá de la demanda contra los Franco, hay otras siete esculturas que están o en manos de particulares o forman parte del patrimonio de instituciones públicas como el Museo de la Catedral de Santiago o el Museo de Pontevedra. Todas ellas tienen una cronología comprendida entre los años 1188 y 1211.

La inscripción de estas obras del Mestre Mateo en el registro de BICs de Galicia se realizará, tal y como ha señalado en presidente gallego, "individualmente" y no como colección "dada su diversidad de origen".

Además, Feijóo ha informado de que la tramitación del expediente no recibió alegaciones en el período de información pública y que contó con informes favorables de la Real Academia de Belas Artes Nosa Señora do Rosario, del Consello da Cultura Galega y del Instituto de Estudos Galegos Padre Sarmiento.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >