Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La patronal catalana pide un plan de choque de 10.000 millones para acabar “infraestructuras estratégicas”

Foment cifra el déficit inversor en los últimos 10 años en inversiones catalanas en 28.000 millones de euros

Obras sin acabar en la B40.
Obras sin acabar en la B40.

La patronal Foment del Treball ha reclamado este lunes un esfuerzo a todas las administraciones para terminar las infraestructuras más estratégicas para Cataluña que todavía están encalladas. Foment ha pedido un plan de choque de 10.000 millones de euros para el periodo 2019-2023, es decir, 2.000 millones anuales, para acabar infraestructuras como el corredor mediterráneo, Rodalies de Catalunya, el llamado cuarto cinturón (carretera B-40) entre Abrera y Terrassa, y la finalización de la línea 9 de metro. La patronal que preside Josep Sánchez Llibre ha cifrado en 28.000 millones de euros el déficit inversor en infraestructuras en Cataluña en los últimos diez años.

Foment ha presentado en rueda de prensa el registro CAT-100, el catálogo de las 100 infraestructuras básicas pendientes de ejecutar en Cataluña. La patronal ha considerado que el balance de los últimos cuatro años en este ámbito ha sido "decepcionante", y ha alertado del riesgo de que la economía catalana pierda competitividad. "Es urgente e imprescindible una inversión anual de 2.000 millones de euros para el periodo 2019-2023, para corregir el retraso de obras fundamentales y evitar la pérdida del dinamismo y la competitividad de la economía catalana y española", señala la patronal en un comunicado.

Para empezar a revertir el déficit, Foment recomienda que se destine el 2,2% del PIB catalán a licitación de obras, que se traduce en unos 5.000 millones de euros anuales para el conjunto de las administraciones. Foment destaca que la licitación de obras apenas ha mostrado signos de recuperación desde la crisis. En 2008, las administraciones (central, autonómica y local) licitaron obras por valor de más de 8.000 millones de euros. Diez años después, no llega a los 1.700 millones. 

Las inversiones más importantes, según Foment, competen a las tres administraciones. En el caso del ministerio de Fomento, la patronal pide que se priorice el sistema de Rodalies, incluida la lanzadera al Aeropuerto de El Prat, que todavía está en obras, y la estación de la Sagrera, un proyecto en construcción desde enero de 2018, después de que las obras estuvieran tres años paralizadas. También incluye en la lista el desdoblamiento de líneas. La patronal destaca la baja ejecución presupuestaria en la red de Rodalies. 

El corredor mediterráneo, otra de las grandes obras que se dilatan en el tiempo, es también una prioridad según Foment. Entre las actuaciones que están o paralizadas o en obras figura el acceso ferroviario al puerto de Barcelona, un proyecto que ha tenido que ser replanteado por problemas técnicos. 

Entre las que son competencia de la Generalitat, Foment destaca la prioridad en las inversiones en la red de metro, especialmente la finalización de la línea 9, con las obras paralizadas y pendientes de un crédito del Banco Europeo de Inversiones. También destaca las mejoras pendientes en la C-17, C-58 y C-32. 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >