Quim Torra

Torra oculta la identidad y la cifra de efectivos de su nueva guardia presidencial

La Generalitat alega motivos de seguridad para no publicar la lista con los números profesionales de los admitidos en el cuerpo paralelo de seguridad del presidente. Fuentes policiales calculan que tendrá unos 140 agentes

Quim Torra sale del Parlament y pasa revista a los Mossos d'Escuadra.
Quim Torra sale del Parlament y pasa revista a los Mossos d'Escuadra.Albert Garcia

La nueva unidad de escoltas que el presidente de la Generalitat, Quim Torra, creó de un plumazo a través de un decreto, modificando la estructura de Mossos y sacándola del control de los mandos operativos, sigue generando malestar en el cuerpo. El Govern oculta cuántos agentes la integran y el listado con el número profesional de los admitidos ahora que ya ha finalizado el concurso de libre designación. Fuentes policiales calculan que tendrá unos 140 agentes. Está previsto que la nueva unidad opere a partir del 17 de junio.

La noticia de que finalmente el listado de los mossos admitidos —identificados con el número profesional— no se publicará en la intranet del cuerpo, como se suele hacer, la recibieron este martes los sindicatos en una reunión técnica con la Subdirección General de Recursos Humanos de la policía catalana. “Es una vergüenza”, lamenta Josep Miquel Milagros, el portavoz de Uspac, uno de los sindicatos asistentes. En su opinión, la única explicación de no hacer público ese listado es ocultar que “no se han seguido criterios objetivos” para elegir a los candidatos. Otras fuentes lo atribuyen a la improvisación que rige el proyecto, que todavía no ha logrado a todos los aspirantes que necesita.

El Departamento de Interior alega que en otros concursos de libre designación tampoco se ha publicitado el listado de admitidos. “Es por una cuestión de seguridad, tampoco se suelen publicar los listados de mossos que van a los servicios de información [lucha antiterrorista]”, indica una portavoz del cuerpo. Los integrantes de la nueva unidad deben proteger a Torra, los expresidentes, sus domicilios, el Palau de la Generalitat y el Palau de Pedralbes, donde tendrán su sede.

Más información

Fuentes policiales aseguran que unos 80 mossos de la nueva guardia de Torra provienen de la unidad tradicional de escoltas: 48 son los que protegen a los expresidentes Artur Mas, Jordi Pujol, Pasqual Maragall y José Montilla, que o se presentaban o se quedaban fuera; otros 19 son personas sin plaza fija en el área de escoltas que veían peligrar sus puestos, y otros 14 son, según estas fuentes, mossos que han estado implicados en la seguridad de Puigdemont en Bélgica. También han sido admitido agentes de otras unidades del cuerpo, como el GEI (similar al GEO de la Policía Nacional), los antidisturbios (Brimo) o la canina.

Algunos de los mandos ya se han incorporado a sus puestos de trabajo. Y los agentes de base serán contactados telefónicamente para comunicarles que han sido admitidos en la nueva unidad, bautizada como Área de Seguridad Institucional (ASI). Mantienen el nivel 3 de especialización de escoltas, lo que supone un plus mensual en su sueldo.

En la reunión con los sindicatos, el Departamento de Interior explicó que por ahora se activará únicamente la protección del presidente y los expresidentes. Para la seguridad de los edificios se hará un nuevo ofrecimiento de plazas, según fuentes sindicales. El departamento reubicará a las personas del área de vigilancia de estos inmuebles.

Diversas fuentes policiales critican la opacidad con la que se ha creado la nueva unidad de escoltas, que rendirá cuentas a los políticos y no a los policías. “No lo había visto nunca antes”, indican estas fuentes sobre la forma cómo se ha creado. La cúpula de Mossos, formada por tres comisarios, se enteró el día antes de que la portavoz del Gobierno, entonces Elsa Artadi, anunciase su creación en rueda de prensa. No participaron en un debate que supone reestructurar el cuerpo de Mossos a través de un decreto.

“No hay nada, van haciendo sobre la marcha”, critican mandos del cuerpo sobre la nueva unidad. El decreto de creación del área es prácticamente calcado del que rige a los escoltas de la Presidencia del Gobierno español. El concurso de libre designación para escoger a los integrantes, basado en una entrevista personal, era escueto: podrían presentarse todos los mossos, y se tendrían en cuenta “conocimientos organizativos” y de “la estructura” del cuerpo, “experiencia en las especialidades de protección especial, intervención especial y orden público” y la “formación en la protección de personas”.

Diversas fuentes policiales mantienen que el objetivo principal de esa nueva unidad es escapar del control de la cúpula policial. Los agentes responden ante el director de la policía catalana, un político, y sus funciones las define el Departamento de Presidencia. De esa forma, aseguran, pueden prescindir del criterio de los comisarios para asuntos como la protección del expresidente Carles Puigdemont en Bélgica. La jefatura policial de Mossos se ha negado a enviar a agentes para la seguridad de Puigdemont. Y tampoco ven con buenos ojos que mossos aprovechen sus días libres o vacaciones para desplazarse a Bélgica. Con la nueva unidad, indican fuentes policiales, ya no será necesario contar con el criterio de la cúpula policial. El Departamento mantiene que los escoltas no protegerán a Puigdemont hasta que no tengan permiso del Ministerio del Interior.

Los escoltas que proporcionan seguridad a consellers y diputados siguen funcionalmente como estaban antes del decretazo del Gobierno de Quim Torra. Son una unidad —hasta ahora formada por unos 180 agentes— que pertenece a la Comisaría Regional de Recursos Operativos. Esta a su vez pende de la Comisaría Superior de Coordinación Central, que dirige el comisario Rafael Comas.

Una dura oposición sindical

Los sindicatos de Mossos han levantado la voz para criticar la nueva área de escoltas creada por el Gobierno de Quim Torra. "No nos gusta la manera en que se está haciendo, por la falta de transparencia y por la rapidez", criticó el portavoz del sindicato Sap-Fepol, Toni Castejón. "¿Por qué necesitan esta unidad al margen de los excelentes profesionales que tenemos en la escolta de Mossos?", se preguntaba hace unas semanas el secretario general del sindicato SPC, David José Mañas. Uspac se está planteando ir más allá. "Estamos estudiando la normativa para iniciar las acciones legales correspondientes", asegura su portavoz Josep Miquel Milagros. Reprocha que los sindicatos policiales se enterasen por la prensa de la creación de la nueva área y que desde entonces han recibido información a cuenta gotas.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50