Sindicatos de Mossos critican la unidad de escoltas de Torra y reprochan a la cúpula no haberla frenado

ERC se desmarca del proyecto del presidente de la Generalitat, hecho a espaldas de la cúpula policial

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, y el vicepresidente, Pere Aragonès, en el Parlament.
El presidente de la Generalitat, Quim Torra, y el vicepresidente, Pere Aragonès, en el Parlament.Quique García / EFE

La nueva área de escoltas de Mossos creada por el presidente Quim Torra está generando malestar en los Mossos d'Esquadra. Después de dos meses de que se anunciase su creación, los sindicatos policiales critican las formas y las intenciones con las que nace el nuevo grupo policial. "No nos gusta la manera en que se está haciendo, por la falta de transparencia y por la rapidez", critica el portavoz del sindicato mayoritario, Sap-Fepol, Toni Castejón. 

Hasta ahora, los escoltas de Mossos formaban parte de la Comisaría General de Recursos Operativos, dentro del organigrama policial. A través de un decreto, y a espaldas de la jefatura operativa de la policía catalana, el president ha dividido el área de escoltas: la protección del presidente y expresidentes dependerá de la recién creada Área de Seguridad Institucional (ASI), sujeta funcionalmente a presidencia, y orgánicamente, a la dirección general de la policía. Los jefes de Mossos dejan de mandar y controlar a esos escoltas. 

"Nos hemos enterado por la prensa", sigue Castejón, que asegura que la inquietud se ha trasladado a los propios escoltas de Mossos, que ven como su área "se divide en dos" y que "ni siquiera saben si tienen garantizada su plaza". Además, añade, "no es el mejor momento para hacerlo", con los Mossos en el punto de mira en el juicio del procés. 

Más información

USPAC va más allá y critica que nadie haya parado los pies a los políticos. "No entendemos como la Jefatura lo ha permitido", lamenta su portavoz, Josep Miquel Milagros. "Solo vemos oscuridad en este proceso. Se trata de policías, no de políticos", insiste, sobre la forma en la que se está reclutando a los integrantes de la nueva área. Entre el grupo de aspirantes al concurso hay agentes de diversas unidades, como los antidisturbios (Brimo y Arro), de la canina, o del cuerpo de élite (GEI). "Algún día alguien debería dar alguna explicación", se ha sumado el secretario general del sindicato SPC, David José, en declaraciones a la Cadena COPE. "¿Por qué necesitan esta unidad al margen de los excelentes profesionales que tenemos en la escolta de Mossos?", se pregunta. 

Desde los departamentos de Presidencia e Interior se ha defendido siempre que se trata de calcar el modelo que tienen los presidentes de países como Francia, o el propio presidente español, Pedro Sánchez. Y niegan tajantemente que los nuevos escoltas vayan a proteger a Carles Puigdemont en Bruselas porque no tienen permiso del Ministerio del Interior. 

La nueva área ha cread un profundo malestar en la cúpula policial de Mossos, que se han encontrado la reestructuración hecha y sin margen para poder objetar nada. El director de la policía catalana, Andreu Joan Martínez, informó de la nueva unidad a todos los mandos del cuerpo. Ninguno de ellos objetó o reprochó nada a Martínez en la breve reunión que mantuvo con ellos.

En el Gobierno de Torra también ha habido divergencias por el nuevo proyecto. El vicepresidente, Pere Aragonés, se ha desmarcado hoy de la unidad, que ha atribuido exclusivamente a la voluntad de Presidencia. Su escolta, que podría pasar a la nueva área, seguirá como hasta ahora, dentro de la estructura de Departamento de Interior, según ha dicho en una entrevista en La Sexta. 

Ciudadanos ha pedido la comparecencia en el Parlament del presidente de la Generalitat, Quim Torra, y de los consejeros de Interior, Miquel Buch, y de Presidencia, Meritxell Budó. El PSC se ha sumado también a la petición de comparecencia de estos dos últimos. Torra había conseguido hasta ahora que la creación de la polémica área pasase con discreción, sin que la oposición presionase demasiado para conocer los entresijos de una unidad de la que ni siquiera se sabe el número de integrantes que tendrá. El Periódico ha desvelado hoy que hay 148 aspirantes. 

El concurso para formar parte es de libre designación y la plaza se consigue a través de entrevistas personales, la misma manera en la que se escogían a los integrantes del área tradicional de escoltas. El Departamento de Interior insiste en que la unidad estará formada casi en su totalidad por los agentes que ya están haciendo ese trabajo en la actualidad y niega cualquier voluntad política en la elección de sus integrantes.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50