Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La sanidad madrileña pierde 800 camas hospitalarias en cuatro años pese al aumento de la población

El Observatorio Madrileño de la Salud constata que solo un 47% de los pacientes recibe cita en atención primaria en menos de 48 horas

Desde la izquierda, Marciano Sánchez Bayle (FADSP), Óscar Díaz (UGT Madrid) y Rosa Cuadrado (CCOO Madrid).
Desde la izquierda, Marciano Sánchez Bayle (FADSP), Óscar Díaz (UGT Madrid) y Rosa Cuadrado (CCOO Madrid).

El presupuesto sanitario de la Comunidad de Madrid “es crónicamente insuficiente” y está por debajo de la media de gasto por paciente de las comunidades autónomas en un 8,46% (1.254 euros frente a 1.370, con datos de 2017). Esto tiene traducción en aspecto como que la sanidad pública madrileña haya perdido 800 camas hospitalarias en cuatro años (de 2014 a 2017) pese al aumento de la población de la región o que solo un 47% de los pacientes reciba cita en los centros de salud de atención primaria en menos de 48 horas; casi un 15% debe esperar más de seis días. Estos son algunos de los datos del Observatorio Madrileño de la Salud, un informe que elaboran más de 40 entidades sociales y que se ha presentado este lunes.

“Lo más llamativo de los presupuestos de Madrid es que están por debajo del promedio de las comunidades autónomas. La Comunidad es la tercera en habitantes del país, pero si hablamos de renta per cápita en Sanidad, siempre está de las últimas, con 200 euros de renta per cápita menos que la media, y 600 euros menos que País Vasco, que es la que más invierte”, ha explicado Marciano Sánchez Bayle, presidente de la Federación de Asociaciones en Defensa de la Sanidad Pública (FADSP). La población de la región es de 6,5 millones de personas en 2018, 163.000 personas más que en 2015.

Así, el informe, que repasa la situación sanitaria en la última legislatura, constata también que “el peso presupuestario de la atención primaria [los centros de salud] es el menor de todo el país y está en continua disminución”, mientras aumenta el gasto farmacéutico en una época en la que se han instaurado los copagos. Por eso, 169.000 personas no pueden acceder a medicamentos recetados por problemas económicos.

El documento, en cuya presentación estuvieron presentes representantes de los sindicatos UGT y CCOO, alerta de que la situación en la atención primaria es también difícil para los profesionales: si cada médico de familia atiende a unos 1.357 pacientes en la media nacional, en Madrid son 1.557 pacientes. El resultado es que la demora en las citas no deja de aumentar, y mucha de esa gente opta por acudir a las urgencias, con la consiguiente saturación de este servicio. “Los experimentos instaurados por la Consejería de Sanidad” como los recortes horarios en los ambulatorios “no han mejorado esta situación y han aumentado las demoras”, señala el informe.

Aumento de consultas del sector privado

Esta radiografía de la sanidad pública apunta también que las camas hospitalarias han bajado en 793 de 2014 a 2017 (últimos datos disponibles), pero con una característica: mientras las camas en hospitales de gestión pública han descendido en 1.007, las de centros de gestión privada han aumentado en 116, mientras que aquellas en hospitales de gestión privada han subido en 98 en ese periodo. “La política sanitaria de la Comunidad de Madrid ha respondido a un plan de priorizar lo privado frente a lo público, reduciendo todas las partidas sanitarias destinadas a lo público”, ha apuntado Rosa Cuadrado, secretaria general de Sanidad de CCOO Madrid.

La sindicalista ha destacado que hay casi 600.000 pacientes en listas de espera y 8.000 empleos menos en el sector, que se perdieron con el aumento de la jornada semanal de 35 horas a 37 horas y media. En cualquier caso, los datos dejan claro que la ciudadanía sigue apostando por la sanidad pública, como lo demuestra la alta valoración que obtienen los profesionales sanitarios y la atención recibida en las encuestas a los pacientes. Eso sí, el deterioro “intencionado” de la sanidad pública ha conllevado un aumento de las consultas del sector privado.

El informe recomienda al Gobierno que salga elegido el próximo 26 de mayo que consigne un presupuesto suficiente para la sanidad pública (9.500 millones frente a los 8.100 presupuestados este año), garantizar un 20% de las partidas para la atención primaria, controlar el gasto farmacéutico y eliminar los copagos, así como a comprometerse a que las citas para atención primaria se realicen en 48 horas en la mayoría de los casos. Pide, además, acabar con las privatizaciones y revertir lo privatizado a la sanidad pública.

Según la memoria de 2016 del Servicio Madrileño de Salud (SERMAS), la red sanitaria madrileña cuenta con 430 centros de salud en siete áreas asistenciales, de los cuales 265 son centros de salud de atención primaria y 163 son consultorios locales, además de otros dos centros, la Casa de Socorro de Alcalá de Henares y el Centro de enfermedades sexuales de Sandoval. El SERMAS cuenta además con 34 hospitales, la gran mayoría de los cuales son de gestión pública, pero también hay uno privado (la Fundación Jiménez Díaz), cuatro concesiones administrativas de gestión privada (hospitales de Torrejón, Collado-Villalba, Móstoles y Valdemoro), seis de gestión mixta con los servicios no sanitarios privatizados (Arganda, Vallecas, Coslada, Aranjuez, San Sebastián de los Reyes y Majadahonda).

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información