Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un mando de la Guardia Civil sitúa a Trapero como pieza “imprescindible” en el ‘procés’

El 'número dos' de las investigaciones del 1-O trata de desmontar la versión del jefe de los Mossos

Abogados de la defensa, en la sesión de este lunes del juicio del 'procés'. En vídeo, un comandante de la Guardia Civil pone de relieve el papel de Trapero en el 'procés'.

Las esperanzas de Josep Lluís Trapero de salir bien parado del procés han topado este lunes con un nuevo e inesperado obstáculo. El major de los Mossos d'Esquadra construyó, ante el Tribunal Supremo, una eficaz declaración exculpatoria. Pero esa versión ha chocado con los datos aportados por un mando de la Guardia Civil que le sitúa como “figura imprescindible en la estrategia independentista”. El testigo, número dos del teniente coronel Daniel Baena, ha aportado una visión panorámica de las investigaciones sobre el 1-O y ha apuntado con especial ahínco a dos personas que, curiosamente, no se sientan en el banquillo de los acusados del Supremo: Trapero y Josep Maria Jové, mano derecha del exvicepresidente Oriol Junqueras.

Procesado y –finalmente absuelto– por un delito de torturas, el comandante N29100C ha tratado de resituar a la cúpula de los Mossos en el centro del procés y en perfecta alineación con el Govern de Carles Puigdemont. Para hacerlo se ha apoyado, sobre todo, en el informe sobre una reunión celebrada el 13 de octubre de 2017 en el complejo Egara, sede central de los Mossos. “En una de sus intervenciones, Trapero dice que hay que estar vigilantes porque la Guardia Civil, con la Fiscalía y diez fotos de una mala actuación te montan un delito de sedición”.

La rivalidad entre algunos mandos de la Guardia Civil en Cataluña y Trapero viene de lejos. Y este lunes se ha plasmado una vez más. El comandante ha admitido que, pese a las protestas por la designación del coronel Pérez de los Cobos para el 1-O, los Mossos no se levantaron de la mesa de coordinación. “Pero no asistió al que le dijeron que debía asistir”, ha mencionado en alusión a Trapero, que delegó en su número dos, Ferran López. El testigo ha recordado también que, un día después de la consulta ilegal, el major “dijo a sus mandos que habían hecho un trabajo excelente”. Y ha reprochado a Trapero que diera a conocer a los responsables políticos –incluido el exconsejero de Interior Joaquim Forn– instrucciones de la Fiscalía y planes de actuación.

Los segundas espadas tienen a veces más información que los mandos de primera línea, y así el comandante N29100C ha dado una explicación más fina y detallada sobre los preparativos del procés que la de Baena, salpicado por su presunta participación en el perfil de Twitter Tácito. El mando ha firmado la mayoría de informes policiales vinculados al 1-O. Y uno de los nombres que más se repiten en esos papeles es el de otro número dos, Josep Maria Jové, secretario general de Vicepresidencia durante los meses del procés. A Jové lo ha responsabilizado de casi todo lo que tuvo que ver con el referéndum: de la organización de las papeletas, de la cesión de locales, de la petición de apoyo a los alcaldes para el 1-O.

Jové, que está siendo investigado por el Tribunal Superior de Cataluña de Cataluña (TSJC), es también el autor de Enfocats y de la agenda Moleskine. El primero es un “documento estratégico, de visión”, y el segundo otro “ejecutivo” con “nombres, personas, cometidos y finalidades”. El comandante ha tratado de resucitar y poner en valor esas dos pruebas de la instrucción, que parecían tocadas de muerte en el juicio. La agenda de Jové era profética: lo que el alto cargo anotaba “se plasmaba luego, se materializaba... Por ejemplo, en la elección de Puigdemont como presidente y de los consejeros”.

Talleres de resistencia”

El comandante ha relatado, como otros compañeros, el “hostigamiento” a la Guardia Civil a partir del 20-S, pero con un tono muy comedido. Y ha destacado la creación de “talleres de resistencia” por parte de un grupo llamado En peu de pau (en pie de paz). “Son reuniones en las que se daban consejos sobre cómo actuar en caso de tener que impedir cualquier actuación policial”, ha dicho el testigo, que ha vinculado esos grupos a los llamados Comités de Defensa de la República (CDR) creados tras el 1-O.

La prodigiosa memoria que ha demostrado el comandante a preguntas de la Fiscalía ha flaqueado ante las defensas. El abogado de Junqueras, Andreu Van den Eynde, ha sacado fruto de ello. La estrategia de Van den Eynde pasa, en parte, por constatar que los líderes independentistas han sido objeto de una investigación prospectiva al menos desde 2016. Ha citado una investigación ordenada por la Fiscalía de la Audiencia Nacional sobre la creación de estructuras de Estado. El comandante ha respondido con algunas evasivas. Y cuando le ha preguntado por qué incluyeron alusiones a Junqueras en sus atestados, ha dicho que no sabe “qué cargo tenía”. “No me diga si pertenecía a ninguna consejería, nosotros investigamos personas”, ha dicho.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >