Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

ERC complica el pacto con Colau al fichar a Alamany

La alcaldesa tacha de “tacticismo de bajos vuelos” el fichaje

Alemany y Maragall durante la presentación de la lista
Alemany y Maragall durante la presentación de la lista

“La luna de miel se ha acabado”, resume una fuente de Barcelona en Comú. Se refiere a la buena relación que muchos vieron entre la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y ERC desde que relevó a su candidato a la alcaldía y situó a Ernest Maragall en el primer lugar de la lista. Aquel paso, que permitía vislumbrar un pacto de gobierno tras la municipales de mayo, se complica con la irrupción de Elisenda Alamany como número dos de la lista de los republicanos, confirmada ayer una vez aprobadas las listas de ERC para la municipales de mayo. Estará en medio de Maragall y del economista Miquel Puig.

Los comunes arremeten sin miramientos contra la ya exdiputada, a quien acusan de transfuguismo. Colau lo afirmaba esta semana en el blog de campaña que cuelga en Youtube cuando tachaba de “tacticismo de bajos vuelos” el fichaje y acusó a Alamany de “tener mucha ambición” y de “no conocer la ciudad”. La diputada, abiertamente soberanista, impulsó la formación Nova, junto a Joan Josep Nuet, y a mediados de febrero anunció que abandonaba el grupo parlamentario.

Los comunes creen que el pacto entre Nova y los republicanos “rompe las relaciones de confianza” en las que se sustentaría un futuro acuerdo de gobierno. Otras fuentes consideran que Alamany “boicotea” a quien hasta hace dos meses eran sus compañeros, porque acude a las elecciones para batirse con Colau y pescar votos entre los comunes cuando hasta esta semana mantuvo el escaño que consiguió bajo las siglas de Catalunya en Comú.

Fuertes críticas


Las críticas a Alamany han sido feroces. Xavi Matilla, coordinador de Cataluña en Comú, dijo: “Decepción y repulsa al ver cómo la política se ha convertido para algunos en una carrera de ambición personal desmedida y sin escrúpulos. ERC se equivoca y mucho promocionando estas conductas que ensucian y perjudican a la política honesta”. “No es ni de Barcelona y ni podrá votar aquí”, insisten otras voces.

Las relaciones entre los republicanos y Barcelona en Comú fueron desastrosas en el Ayuntamiento hasta que el líder del grupo, Alfred Bosch, fue sustituido por Ernest Maragall. El nuevo candidato dio un giro en la relación entre comunes y republicanos, e incluso alabó la gestión de la alcaldesa. Cuando se le pregunta sobre pactos poselectorales, Maragall tiende la mano tanto a Colau como a las formaciones independentistas para lo que llama “construir república”. 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información