_
_
_
_
_

Elisenda Alamany renuncia como portavoz de los comunes en el Parlament

El partido expresa su convencimiento de que la diputada mantendrá la cohesión interna y la disciplina de voto

Elisenda Alamany, diputada de Catalunya en Comú.
Elisenda Alamany, diputada de Catalunya en Comú.M. Minocri

La diputada Elisenda Alamany ha anunciado esta mañana que renunciará a su cargo de portavoz de Catalunya en Comú en el Parlamento catalán al no haber alcanzado un acuerdo con la dirección. La decisión de la parlamentaria, que mantendrá el escaño, refrenda la enésima crisis del partido de Ada Colau, sumido en una pugna cainita a seis meses de las elecciones. La hasta ahora portavoz está encuadrada en el sector más soberanista del partido y considera que la cúpula, que lidera la alcaldesa de Barcelona, es demasiado tibia con la cuestión territorial. También le critican que la confluencia de los comunes no se esté consolidando porque los partidos que la conforman la están tutelando en exceso. Por todo esto, Alamany y miembros de la formación impulsaron la semana pasada la corriente Sobiranistes, que apela a recuperar lo que ellos consideran valores originales del partido de la alcaldesa que, a su juicio, se han quedado por el camino.

Más información
Los ‘comunes’ se sumen en una agria crisis a medio año de las municipales
Soberanistas de Catalunya en Comú acusan a Iniciativa de lastrar el partido

La plataforma acusa a la cúpula de continuar con la dinámica de la vieja política, de estar sometida a la dinámica de los partidos y de haber ladeado el soberanismo. Joan Mena, portavoz de Catalunya en Comú, ha expresado su convencimiento de que la diputada mantendrá la cohesión interna y no romperá la disciplina de voto.

Justo un día antes de que se presentara esa corriente, que lidera también el diputado Joan Josep Nuet, de Esquerra Unida i Alternativa, el grupo parlamentario destituyó de forma fulminante a Marc Grau, próximo a Alamany, como coordinador del grupo. Pero para proceder a su despido era necesario que el líder del grupo y la propia Alamany firmaran los documentos. Ella se negó y corría el riesgo de ser destituida para formalizar la rescisión. Por ello, hoy ha dado un paso adelante y ha preferido renunciar al cargo. En un mensaje a través de las redes sociales, Alamany, que mantendrá el escaño, ha afirmado que se trata de un "paso nada fácil, pero necesario  para seguir adelante". El grupo parlamentario decidirá este martes quién será su sustituto. Entre las quinielas figura la ecosocialista Marta Rivas, portavoz adjunta, o Susana Segovia, de Barcelona en Comú, próxima a Ada Colau.

La renuncia de la diputada confirma la crisis de los comunes, que desde las elecciones del 21-D han perdido a su líder (Xavier Domènech) y ahora a Alamany (portavoz). "La nueva política que tenemos que construir no pasa por confirmarse ni por resignarse. La discrepancia no pasa por la comodidad ni por cualquier cosa por mantenerse en el cargo. Es por eso que renuncio a él. Estoy convencida de que hace falta construir una política que nos aleje de determinadas malas prácticas", afirma en el texto.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Alamany presentó el pasado día 23 la corriente Sobiranistes de Catalunya con el objetivo de reconducir el rumbo de la formación que dirige Colau. En su opinión, esta se ha desviado de los principios fundacionales de su asamblea constituyente de hace dos años al no acotar la influencia de los partidos y haberse distanciado del soberanismo. Justo un día antes, Marc Grau fue destituido como coordinador del grupo parlamentario. Alamany lo atribuyó directamente a represalias e invitó a quienes lo forzaron a explicar “sus miserias”.

La corriente Sobiranistes cuenta con el apoyo de exmiembros del equipo de Domènech, de Nuet, y  de varios cargos y excargos de ese partido y de miembros del sector Desbordem, los anticapitalistas de Podem. La diputada fue criticada con acritud por personas próximas a Ada Colau que la acusaron de "trepismo" y de "ego". Unos 40 cargos de EUiA, del sector crítico, firmaron un manifiesto reprobando a Nuet, quien les pidió "lealtad" y les recriminó haberse promocionado dentro de los comunes después de participar en el "cambio de rumbo" del partido.

Catalunya en Comú ha restado importancia oficialmente a su enésima crisis. Joan Mena, portavoz del partido, ha expresado su convencimiento de que la diputada mantendrá la cohesión interna dentro del grupo parlamentario y que, por tanto, no teme que vaya a romper la disciplina de voto. El también diputado en el Congreso ha recordado que no hubo discrepancias ideológicas en el grupo durante el debate de Política General en el Parlament ni el pleno de la convivencia promovido por Ciudadanos. "Es un grupo profundamente cohesionado", ha dicho Mena que ha intentado desdramatizar la dimisión asegurando que la ejecutiva de los comunes ratificó hace días su confianza en ella. El portavoz ha intentado desligar esta crisis con la del grupo parlamentario del anterior mandato —"Aquello era una coalición y esto es un partido", ha dicho— y de la renuncia de Domènech: "Ya hicimos autocrítica. Asumió muchísimas responsabilidades. Y ella seguirá ahora como diputada".

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_