Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Macba gana la primera batalla y se queda la capilla de la Misericòrdia

La oposición tumba la cesión del espacio al CAP del barrio del Raval de Barcelona

La torre del Macba en primer plano, y a la derecha, el ábside de la antigua Capella de la Misericòrdía.
La torre del Macba en primer plano, y a la derecha, el ábside de la antigua Capella de la Misericòrdía.

El gobierno de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, se llevó este martes dos reveses serios. Por la mañana, todos los partidos de la oposición salvo la CUP votaron a favor de la reprobación al gobierno municipal por la gestión de uno de sus proyectos estrella, el Plan de Barrios. Por la tarde, en la Comisión de Economía, de nuevo la oposición tumbó la propuesta de revertir la cesión de la capilla de la Misericòrdia para ampliar el Macba y destinar el espacio a construir el CAP del barrio del Raval.

La votación en la comisión supone, de hecho, que el Macba gana la primera batalla y retiene un espacio que el departamento de Salud asegura que es el único apto para trasladar el CAP del Raval, cuyas condiciones son lamentables. Porque tiene que ser una votación de plenario quien revierta la cesión. Y tras la mayoría de ‘noes’ de este martes, el ejecutivo municipal no llevará la votación al pleno de la semana que viene. A no ser que hubiera acuerdo, lo cual es poco probable. Hace un mes que una comisión técnica trabaja analizando las propuestas que hay sobre la mesa, pero la madeja no se desenreda. Y políticamente, que las elecciones municipales estén a la vuelta de la esquina no ayuda. La última oportunidad será el pleno de finales de abril.

Ayer los vecinos y profesionales sanitarios del Raval —que amagan con movilizarse si no se asigna un espacio al CAP antes de las elecciones— volvieron a asistir a las intervenciones de los grupos políticos: todos empatizan con la urgencia de construir un nuevo CAP; y todos votan en contra de ceder la capilla al centro sanitario. ERC, que a última hora ha propuesto ubicar el ambulatorio en un solar de la UB, optó por no votar.

La reprobación matutina de Colau por la gestión del Plan de Barrios fue la sexta del mandato y la quinta que impulsa el PSC después de romper el pacto de gobierno que mantuvieron durante un año. Los socialistas contaron con el apoyo de PDeCAT, Ciutadans, ERC y el PP, mientras que la CUP y los dos concejales no adscritos se abstuvieron.

Fueron apenas 40 minutos de todos contra Colau, incluso la CUP en sus intervenciones, aunque luego se acabara absteniendo. Sucesivamente, los grupos tacharon a la alcaldesa de ser incapaz de gestionar (PDeCAT); de actuar con "prepotencia y chulería" y "malgastar dinero" (Ciutadans); "de hacer marketing" (ERC), y de olvidarse de los barrios (PP).

El PSC repitió que el gobierno solo ha finalizado el 6% de las obras del plan, mientras la teniente de alcalde de Urbanismo, Janet Sanz, aseguró que la ejecución es del 67%. Jaume Collboni acusó al gobierno de aplazar inversiones —“Programar para 2020 es ‘ya te veré, María José’”, dijo— y Sanz le replicó a él y al resto que lo que hicieron fue “electoralismo cutre”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información