Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Condenado a pagar 1.500 euros el dueño de un bar que echó a cinco clientes por ser negros

Una jueza de Arenys de Mar (Barcelona) considera demostrado que el propietario del local, al que ha inhabilitado, actuó con "manifiesto desprecio" racista

Manifestación antirracista en Barcelona el pasado noviembre.
Manifestación antirracista en Barcelona el pasado noviembre. Getty

Una juez de Arenys de Mar (Barcelona) ha condenado a una inhabilitación de dos años y medio para trabajar en el ámbito docente, deportivo y de tiempo libre al dueño de un bar que en 2016 expulsó de su establecimiento a cinco clientes por ser negros. El condenado deberá indemnizar con 300 euros a cada uno, según dicta la sentencia.

La titular del juzgado ha concluido que el acusado, C. E. F., atentó contra la dignidad de sus cinco clientes y lo condena por cinco delitos contra los derechos fundamentales y las libertades públicas.

Los clientes se sentaron en la terraza del local el 15 de mayo de 2016. El ahora condenado llamó a uno de ellos y le espetó: "No quiero negros aquí", en una actuación que, juzga la sentencia, demuestra "manifiesto desprecio a su raza". 

Cuando el cliente amonestado avisó a sus acompañantes de que el dueño les exigía abandonar el local, algunos de ellos se dirigieron a él, pero insistió en que no quería negros en su bar. 

En la sentencia, la juez resalta la credibilidad de la versión esgrimida por los cinco clientes y subraya que resultan "inverosímiles" los argumentos del acusado, que alegó que se trató de un malentendido lingüístico, porque, según arguyó, él es argentino y los afectados no hablaban bien castellano.

La juez destaca que ha quedado acreditado que el acusado expulsó de su establecimiento a los cinco clientes "por el mero hecho" de ser negros, porque actuó únicamente por un motivo de discriminación racial y atentó contra la dignidad de cada uno de ellos.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información