Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bolsos y ropa, lo más comprado en el ‘top manta’

Un estudio refleja que uno de cada cuatro madrileños ha comprado alguna vez en los puestos ambulantes ilegales

Material de 'top manta' en Gran Vía.
Material de 'top manta' en Gran Vía.

Más de la mitad de los empresarios del comercio minorista de la capital aseguran haber percibido en los últimos dos años el impacto en sus negocios de la venta ambulante ilegal, según un estudio presentado ayer por la Confederación Empresarial de Madrid-CEOE (CEIM) y elaborado en noviembre por la encuestadora Sigma Dos. El informe cifra las pérdidas del comercio minorista madrileño en 157 millones de euros y 1.406 empleos anuales.

La muestra abarca a comerciantes y ciudadanos. Los productos más vendidos son los bolsos (30,4% del total), seguido de la ropa (24,5%), música (24,1%) y películas (21,8%) y la mayoría de los compradores “son conscientes” de que se trata de falsificaciones. “Es una competencia desleal. Está haciendo un enorme daño a los comercios y a la imagen de la ciudad”, aseguró Miguel Garrido, secretario general de CEIM.

Uno de cada cuatro madrileños consultados ha comprado alguna vez en el top manta, con un gasto medio de entre 8 y 25 euros por compra. El 90% de los encuestados asegura que los adquiere por impulso y el “precio económico” es el factor más decisivo.

“Hay que concienciar al consumidor que comprar en el sitio equivocado pone en peligro sus derechos y la continuidad del pequeño comercio”, afirmó Concepción Díaz, directora general de Comercio y Emprendimiento del Ayuntamiento de Madrid. El Consistorio va a poner en marcha campañas publicitarias en varias publicaciones de moda.

Sanciones

El sector más afectado por el comercio no declarado es el de la ropa, seguido por el calzado deportivo y los accesorios, según datos de la Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea.

Para Eduardo Zamácola, presidente de la asociación Empresarial del Comercio Textil, Complemento y Piel, consideró que la labor de sensibilización debería ir acompañada de sanciones económicas. Incidir, por primera vez, en la demanda en vez de en la oferta. “Nadie está acostumbrado a que te multen por algo nuevo, pero es algo que ocurre. Con la ley del tabaco hubo multas. Si nos dan en el bolsillo es cuando realmente nos duele”, ha explicado. El empresario ha incidido en la idea de que las grandes ciudades tienen que cumplir el reglamento y actuar en consecuencia. “El comercio textil asume promociones todo el año en sus productos para contrarrestar el efecto del top manta”, ha añadido.

La inmensa mayoría de los comerciantes encuestados se muestra a favor de facilitar opciones laborales para que los manteros logren abandonar este tipo de actividades ilícitas. Regularizar su situación y ofrecerles formación, son dos de las palancas para favorecer el cambio. “El top manta es el segundo problema que aducen los comerciantes, solo por detrás de los impuestos. Más de 25 millones de euros recaudados en IVA y dos millones y medio generados por el IRPF desaparecen de las arcas por esta causa. Un dinero que podría destinarse a generar políticas de ayuda a todas estas personas”, señaló José Antonio Álvarez, presidente de la Comisión de Asuntos Económicos de CEIM. Y añadió que "la caída de las ventas genera entre 25 y 27 millones de euros en pérdidas de ingreso por IVA y 2,5 millones en pérdidas de IRPF".

La tarjeta de vecindad, clave para la inserción laboral

El Ayuntamiento comenzó a entregar en julio del año pasado las primeras tarjetas de vecindad a personas que se encuentran en una situación administrativa irregular. El proyecto, iniciado en el distrito de Centro, ha servido para que una docena de solicitantes (todos ellos manteros) accedan a un curso de formación de cocina básica, impartido por el Consistorio. "Se hizo una selección de los demandantes. Algunos de ellos han estudiado derecho o economía en sus países. La formación es de 400 horas y comenzó en septiembre", ha explicado Susana Arribas, jefa de Servicio de Formación Ocupacional de Agencia para el Empleo del Ayuntamiento de Madrid.

Los alumnos reciben una beca de 400 euros mensuales "para su sustento". "Nos dicen que les ha cambiado la vida y que, si de ellos dependiera, prefieren trabajar dentro de los comercios que fuera. Esperamos que la mitad de ellos pueda encontrar trabajo como ayudante de cocina justo después de terminar su formación", ha afirmado Arribas.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información