Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
PP

Casado llama “desequilibrado” a Torra por defender la ‘vía eslovena’

El candidato del PP a la alcaldía de Barcelona, Josep Bou, se presenta para que la ciudad "no caiga en manos del separatismo"

Pablo Casado, felicitado por militantes del PP este domingo en Barcelona.

El presidente del Partido Popular, Pablo Casado, ha afirmado este domingo en Barcelona que el presidente de la Generalitat, Quim Torra, es un "desequilibrado" por defender la vía eslovena hacia la independencia, que llevó a una guerra de diez días y dejó decenas de muertos. Casado ha exigido al Gobierno de Sánchez que, si se reúne el próximo viernes con Torra, sea "para decirle cómo y cuándo se aplicará el artículo 155 y el cese de Torra de forma fulminante". Casado, en la presentación del empresario Josep Bou como candidato del PP a la alcaldía de Barcelona, ha asegurado que Sánchez está dispuesto a "cargarse la soberanía nacional", en referencia a la oferta de sentarse a hablar con los independentistas si estos llevan una propuesta con la que estén de acuerdo dos tercios del Parlament. "Repite el error de Zapatero y Maragall al estar dispuesto a traer un texto del Estatut inconstitucional y pasarlo por el rodillo de la mayoría vergonzante que hay en el Congreso", ha dicho el líder del PP.

Casado ha tachado a Torra de "desequilibrado". "No es un insulto, lo explico. Según el líder del PP,  "hay que ser muy desequilibrado" para proponer una vía como la eslovena, o para escribir artículos como los que Torra firmó antes de ser presidente de la Generalitat. Casado ha definido a su partido como "asidero seguro para los catalanes que se sienten españoles y europeos" y ha calificado la actualidad política de Cataluña como "los tiempos más oscuros desde la instauración de la democracia".

En este sentido, ha defendido una serie de propuestas que cree que Sánchez debería emprender. Entre ellas, tomar el control de los Mossos d'Esquadra, ilegalizar los CDR o cortar la financiación pública de partidos y entidades independentistas "que promuevan la rebelión o la sedición". "No se puede aguantar la kale borroka que hay en Cataluña. Hay que poner orden", ha dicho Casado. También ha reclamado que se supriman transferencias competenciales como la educación o la sanidad a aquellas comunidades autónomas "que no sean leales". El líder popular ha exigido que las competencias sobre los centros penitenciarios sean estatales ("No puede ser que Lledoners sea una catedral independentista", ha dicho"), y que se modifique la ley de indultos para no otorgar esta medida a personas condenadas por rebelión o sedición.

Casado ha defendido estas propuestas para señalar la debilidad del presidente del Gobierno. "El Gobierno es rehén de lo que los independentistas xenófobos van diciendo", ha afirmado a la vez que ha reivindicado acción del Gobierno de Mariano Rajoy. "Sin nosotros, ahora Cataluña podría ser independiente", ha asegurado el líder del PP, quien ha considerado que la posible reunión de Sánchez con Torra "es la constatación de un fracaso".

Barcelona, kilómetro cero

El líder popular ha defendido que la batalla electoral en Barcelona es "el kilómetro cero" de España. Para ello, el partido ha designado como candidato al empresario Josep Bou, quien se ha mostrado como garante para que la ciudad "no caiga en manos del separatismo". "No cabe el diálogo con aquellos que no respetan la ley. Nunca más vamos a confiar en las mentiras del independentismo. En cuanto llegue a la presidencia del Gobierno aprobaré el 155, sin esperar a consensos, porque nos avala la ciudadanía española", ha aseverado Casado.

Bou, hasta ahora presidente de la asociación contraria a la independencia Empresaris de Catalunya, recoge el testigo de Alberto Fernández Díaz, candidato del PP a Barcelona durante 27 años en dos etapas. "Solo soy un empresario, no soy un político. Mi criterio será trabajar para la gran empresa que es el Ayuntamiento de Barcelona", ha dicho. El candidato ha trazado las líneas maestras de su campaña: "Barcelona no puede caer en manos del separatismo. Eso es lo que me ha motivado realmente. Pero luego he visto que se puede hacer una mejor gestión en temas como el empleo o la vivienda".

Bou, quien ha reivindicado su catalanidad al nombrar todos sus apellidos catalanes y relatar las tradiciones catalanas, ha defendido que "no hace falta ser nacionalista para ser buen catalán". El candidato ha asegurado que su campaña se centrará en disputar el espacio político al independentismo, pero también en hablar de los problemas de la ciudad, entre los cuales está el difícil acceso a la vivienda. "Hay 75 solares muertos de risa. Yo propongo colocar 75 grúas y empezar a trabajar. Mi compromiso es entregar esas viviendas en alquiler público con opción a compra", ha explicado. El candidato se ha abierto a pactar un cambio político en el Ayuntamiento con otras formaciones políticas como Ciudadanos o PSC: "Valls, si necesito tus votos espero que me apoyes, porque si tú necesitas los míos, los tendrás", ha dicho.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >