Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Jordi Turull ingresa en la enfermería de Lledoners tras 14 días en huelga de hambre

El doctor Jaume Padrós, médico de los reclusos y presidente de Colegio de Médicos de Barcelona, ha aconsejado la medida

Jordi Turull, tercero por la izquierda, en la fotografía que se hizo con el resto de presos.

El estado de salud de los cuatro políticos catalanes que mantienen la huelga de hambre desde prisión empieza a deteriorarse. El exconsejero de Presidencia de la Generalitat, Jordi Turull, fue trasladado ayer a la enfermería del centro penitenciario de Lledoners (Barcelona). La prolongación de la protesta preocupa a los familiares de los presos, pero también a las autoridades penitenciarias y al Tribunal Supremo, que no descarta precipitar el traslado a Madrid si se confirma que la huelga está afectando seriamente a la salud de los reclusos.

Fuentes penitenciarias confirmaron por la tarde el traslado de Turull a la enfermería de Lledoners “por indicación facultativa”. La decisión se adoptó después de comprobar cierto deterioro en el estado de salud del exconsejero tras dos semanas en huelga de hambre, el mismo tiempo que lleva sin comer alimentos sólidos Jordi Sànchez, diputado de Junts per Catalunya y expresidente de la Asamblea Nacional Catalana (ANC).

A Turull y Sànchez se unieron, días más tarde, el exconsejero de Territorio, Josep Rull, y el de Interior, Joaquim Forn, todos ellos de Junts per Catalunya. Los políticos de Esquerra encarcelados —Oriol Junqueras, Raül Romeva, Carme Forcadell, Dolors Bassa y el líder de Òmnium, Jordi Cuixart— no se han sumado a la huelga de hambre. El diputado de ERC en el Congreso Joan Tardà tachó esa medida de “innecesaria”.

Jaume Padrós, presidente del Colegio Oficial de Médicos de Cataluña y uno de los profesionales que atiende a los políticos, dio la alarma a través de Twitter: “Esta noche hará dos semanas que [Sànchez y Turull] iniciaron la huelga de hambre. Pese a mantenerse estables, el tiempo transcurrido y la situación individual hacen aconsejable que Jordi Turull sea trasladado a la enfermería del centro penitenciario”. Más tarde, el propio Padrós escribió un nuevo mensaje en el que matizaba que “no hay signos de alarma” y que el traslado a enfermería “forma parte del protocolo médico”.

Una portavoz de los políticos en huelga explicó que Turull y Sànchez se sometieron a dos analíticas cuyos resultaron aparecieron “un poco alterados”. De manera más notoria, en el caso de Turull. Los servicios médicos de la prisión optaron por dejarle en enfermería para tenerle bajo control. La portavoz asegura que los cuatro políticos se encuentran razonablemente bien, siguen trabajando para preparar sus defensas e incluso continúan atendiendo a las visitas que reciben.

Un eurodiputado del PP dice que los gustaría que los presos estuvieran en la calle antes de juicio

El eurodiputado del Partido Popular Santiago Fisas afirmó ayer que le “gustaría” que los políticos catalanes presos “estuvieran en la calle antes del juicio”. El político popular se declaró “amigo de Junqueras –el presidente de ERC fue eurodiputado- y afirmó que le gustaría que los políticos encarcelados “estuvieran en la calle antes del juicio". “En muchas ocasiones tampoco ha sido voluntad del Gobierno (que estuvieran en prisión), algo que demuestra la independencia de los fiscales", ha afirmado. Con esas declaraciones, Fisas es uno de los primeros políticos de PP – sino el primero- que se muestra en contra de que los líderes independentistas estén en prisión.

“Ha sido un error por parte de los constitucionalistas dejar demasiado las cosas en manos de la justicia, mientras que por parte de los independentistas dejarlas demasiado en manos de la calle", ha agregado el político que ha admitido que hubo un momento crítico tras el 1-O pero que las "las divisiones de los independentistas les han hecho mucho daño". En este sentido, ha dicho que la figura del expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont es vista por muchos en Europa "como un personaje marginal" y que la vía eslovena esgrimida por Quim Torra “no gustó mucho en Europa”.

El estado de salud de los dirigentes independentistas preocupa en el Tribunal Supremo, que no descarta que la situación de Turull precipite el traslado a Madrid de los presos. En el alto tribunal causó ayer malestar el hecho de haberse enterado por Twitter del ingreso del exconsejero en la enfermería. Las fuentes del alto tribunal consultadas advierten de que el Supremo es el órgano jurisdiccional responsable de la salud de los nueve líderes independentistas presos por lo que debe estar informado de lo que ocurre. Sin embargo, la sensación es de estar “actuando por control remoto”, señalan estas fuentes.

La prisión de Lledoners notificó hace unos días al Supremo el inicio de una huelga de Turull, Rull, Sànchez y Forn. Pero, desde entonces, no ha vuelto a comunicar ninguna información sobre ellos. El tribunal confía en que la cárcel informe sobre la salud de Turull a principios de la próxima semana. De lo contrario, el Supremo estudiará tomar medidas. Entre las opciones que se plantean, las fuentes consultadas señalan la posibilidad de enviar a la prisión a un forense del Instituto de Medicina Legal adscrito a la Audiencia Nacional y al alto tribunal. Tampoco se descarta dirigirse al Ministerio del Interior para pedirle que adopte las medidas necesarias para garantizar la salud de los huelguistas.

En el caso de precipitar el traslado de los presos en huelga, el Supremo no descarta que la medida afecte también al resto de reclusos independentistas para evitar tener que repetir el dispositivo del traslado antes del juicio.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >