Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ayuntamiento de Madrid deniega la autorización a las tres empresas de patinetes eléctricos

La causa es que ninguna había fijado adecuadamente en su aplicación de teléfono las zonas donde sus clientes pueden empezar y acabar los viajes

Un usuario de patinete eléctrico en Madrid.

El Ayuntamiento de Madrid ha denegado hoy las solicitudes de autorización de operación de patinetes eléctricos de Voi, Wind y Lime. Las tres empresas deberán retirar todos sus patinetes en la ciudad en un plazo máximo de 72 horas. Si no, lo hará el Ayuntamiento con sus recursos.

La causa fundamental de la retirada es que las compañías no determinan en sus aplicaciones que el inicio y el final de los viajes debe estar en lugares donde sea legal circular en patinete, esto es, en las calles con velocidad de 30 kilómetros por hora y donde haya carril bici. La corporación local tiene que controlar por dónde circulan, ha afirmado Inés Sabanés, delegada del Área de Movilidad

El Ayuntamiento ha exigido que se excluyan aquellas zonas donde, conforme a la Ordenanza de Movilidad Sostenible, no es posible usar patinete eléctrico, como espacios peatonales o grandes glorietas donde confluyen vías de múltiples carriles y con velocidad máxima de 50 kilómetros por hora.

En un comunicado, la empresa Voi ha asegurado que está trabajando con el Consistorio para restablecer el servicio "muy pronto".

Las tres compañías podrán pedir una nueva autorización en cualquier momento conforme a lo previsto en la Ordenanza de Movilidad Sostenible. Sabanés ha asegurado ante los medios de comunicación que evaluarán las solicitudes de autorización de las empresas a la mayor brevedad posible. Ahora, "las condiciones no se cumplen, por lo tanto, procede la retirada", ha afirmado la delegada del área.

Reunión con las empresas

Las empresas no han reaccionado por ahora a la noticia. Esta tarde prevén sostener una reunión con responsables del Ayuntamiento para abordar el asunto.

Los patinetes son una nueva opción de movilidad urbana que llegó este verano a las calles de Madrid al igual que en otras ciudades españolas. Su ajuste dentro de un creciente número de opciones de desplazamiento está aún por determinar. La semana pasada se conoció la primera muerte en España de una persona a causa de un patinete.

En Madrid hay 18 empresas interesadas, que tienen que formular su solicitud de autorización formal en las próximas fechas. El Ayuntamiento estudiará las peticiones para asegurar un reparto equilibrado por la ciudad y evitar la saturación de zonas, así como para garantizar las condiciones de seguridad vial y peatonal.

Entre otros requisitos, las empresas han de tener seguro, adecuar sus apps a las zonas transitables en patinete eléctrico (calles a 30 kilómetros por hora, carriles bici y pistas bici) y garantizar la interoperabilidad de sus sistemas informáticos de localización de los patinetes con los del Ayuntamiento para que se pueda comprobar el número y la ubicación de sus patinetes conforme a la autorización que se les pudiera otorgar. Fuentes municipales informan que Lime no ha entregado la documentación electrónica en el plazo requerido que garantice esta interoperabilidad de los sistemas informáticos.

El Ayuntamiento informa que dará autorizaciones atendiendo a un reparto equilibrado en la ciudad, en función de los kilómetros patinables, y exigirá que se redistribuyan correctamente en función de las autorizaciones concedidas.

En la nueva Ordenanza de Movilidad Sostenible, en vigor desde el 24 de octubre, los patinetes eléctricos tienen prohibido ir por la acera. Pueden circular por carriles bici y por calles a 30 kilómetros por hora, aproximadamente un 85% de las calles de Madrid. Fundamentalmente, son aquellas de un carril por sentido o un solo carril.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información