Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere un peatón arrollado por un patinete eléctrico por primera vez en España

Dos jóvenes que viajaban en el vehículo atropellaron a una anciana cerca de Barcelona

Atropello patinete electrico
Dos personas circulan con un patinete y un 'segway' en la calle donde se produjo el accidente.

Una mujer de unos 90 años murió el pasado agosto tras ser atropellada por un patinete eléctrico en el que se desplazaban dos jóvenes en una calle de Esplugues de Llobregat (Barcelona). Se trata de la primera muerte conocida en España de un peatón como consecuencia del uso de uno de estos aparatos.

El patinete circulaba a unos 30 kilometros por hora, la velocidad máxima de este tipo de vehículos, han precisado las mismas fuentes. El joven que conducía el aparato circulaba por la zona central de la rambla del Carme, que es peatonal. A la altura del número 37 de esa calle, impactó con el cuerpo de la anciana, que caminaba con la ayuda de un andador. La mujer ingresó en estado muy grave en el hospital Moisès Broggi, donde murió a los pocos días como consecuencia de las heridas. Según distintas fuentes, antes del siniestro la mujer se encontraba en buen estado de salud y los vecinos bromeaban con sus constantes paseos por el barrio.

El incidente ocurrió un mediodía del pasado mes de agosto, cuando muchos de los comercios de la rambla del Carme —una amplia avenida con espacio central para peatones y carriles para el tráfico rodado en los laterales— están cerrados. El episodio, sin embargo, no había trascendido hasta ahora, cuando el procedimiento judicial abierto por el accidente mortal empieza a dar sus frutos. Hace unos días, además, Pilar Díaz, alcaldesa de Esplugues de Llobregat —municipio de 45.000 habitantes colindante con Barcelona— abordó el asunto en la junta de seguridad local.

Un juzgado de de Esplugues abrió diligencias de investigación para aclarar lo sucedido. Según fuentes cercanas al caso, al menos uno de los jóvenes —el que conducía el patinete— tiene la condición de investigado por un delito de homicidio imprudente, castigado con penas de un a cuatro años de cárcel. Al tratarse de un patinete eléctrico, sostienen las mismas fuentes, no puede aplicarse ninguno de los delitos contra la seguridad vial, ya que éstos aluden solo a los “vehículos a motor”.

Conflicto y regulación

La proliferación, en las grandes ciudades, de vehículos de movilidad alternativa ha puesto en alerta a las autoridades, que ya han mostrado su intención de regular la materia. Ante el conflicto entre peatones y usuarios, el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ya anunció en octubre su intención de reformar el código de circulación. Los usuarios de patinetes, dijo, son “vulnerables”, pero también “pueden causar daños importantes a terceras personas, dependiendo de cómo circulen”. Hasta ahora, los municipios han impulsado normativas que, en algunos casos, pasan por prohibir la circulación de los patinetes por las aceras. La Dirección General de Tráfico (DGT) pretende, sin embargo, elaborar pautas comunes.

El 23 de octubre, una mujer de 40 años murió también en Sabadell (Barcelona) por el uso de uno de estos vehículos. En ese caso, sin embargo, la mujer estaba utilizando el patinete eléctrico cuando cayó a la vía y fue arrollada por un camión. La mujer fue trasladada con vida, pero en estado muy grave, al hospital Parc Taulí de Sabadell. Murió dos semanas después.

En el atropello de la mujer de Esplugues, el patinete circulaba a la velocidad propia de estos dispositivos, en torno a los 30 kilómetros por hora, según las mismas fuentes. La manipulación de estos vehículos para incrementar su velocidad también preocupa a la fiscalía. Hace dos semanas, un taxista grabó a dos jóvenes que circulaban encima de un mismo patinete a una velocidad cercana a los 80 kilómetros por hora. La Guardia Urbana abrió una investigación para aclarar lo sucedido. El taxista publicó el vídeo en Twitter pidiendo a la alcaldesa, Ada Colau, que regule su uso: “Legislen que esto se nos ha ido de las manos”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >