Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ayuntamiento propone un ‘búho’ los fines de semana para enlazar con los intercambiadores

La Comunidad se opone a su creación porque tendría "una demanda muy baja" y ya hay 27 líneas nocturnas

Varios jóvenes suben a un 'búho' de la línea nocturna N23, que cubre el recorrido desde Cibeles hasta Montecarmelo.
Varios jóvenes suben a un 'búho' de la línea nocturna N23, que cubre el recorrido desde Cibeles hasta Montecarmelo.

El Ayuntamiento de Madrid propone la creación de tres búhos (autobuses nocturnos), una de las cuales enlazaría los principales intercambiadores de transporte durante los fines de semana y festivos: Príncipe Pío, Moncloa, Cuatro Caminos, Avenida de América, Conde de Casal y Atocha. Se trata, dicen, de una demanda histórica de consistorios cercanos, de los que salen buses y facilitaría los desplazamientos de ocio sin emplear el coche. El Consorcio de Transportes, dependiente de la Comunidad, desechó en julio la propuesta porque “tendría un coste muy alto y una demanda muy baja”.

Según una portavoz del Área de Medio Ambiente y Movilidad municipal, “la red nocturna es una red radial que necesita ser reforzada. En el pasado se llevó a cabo una iniciativa de replicar la red de metro con autobuses que se llamó metrobúho que no funcionó, pero nuestra propuesta actual es mucho más racional y permite tanto la movilidad nocturna transversal como la conexión con los puntos intermodales de la red nocturna interurbana para que la gente que se mueve por la noche pueda prescindir del vehículo privado”.

POSIBLES LÍNEAS NOCTURNAS COMPLEMENTARIAS

Fuente: Ayuntamiento de Madrid y elaboración propia.

Así, piden crear una línea circular que funcionaría en ambos sentidos para enlazar los intercambiadores de Moncloa, Cuatro Caminos, Príncipe Pío, Atocha, Conde Casal y Avenida de América, con un recorrido de 34 kilómetros (ida y vuelta). La puesta en marcha de este servicio, cuyo intervalo sería de 15 minutos y que funcionaría las noches de viernes y sábados, así como las vísperas de festivos, tendría un coste aproximado de unos 470.000 euros al año.

La segunda propuesta sería una línea transversal en la zona sur que enlazara solo parte de los intercambiadores del primer itinerario: Moncloa, Príncipe Pío, Atocha y Conde de Casal, con un recorrido de casi 17 kilómetros (ida y vuelta), que serviría para conectar la zona de ocio de Moncloa y plaza de España con los intercambiadores de la red nocturna. Los costes asociados a esta iniciativa, , con un coste anual coste estimado de unos 230.000 euros. Por último, el Consistorio madrileño sugiere una tercera línea que enlace Moncloa con el intercambiador de plaza de Castilla, que tendría un coste estimado de 134.000 euros anuales.

Sin embargo, el Ayuntamiento, responsable de la Empresa Municipal de Transportes (que opera los autobuses), necesita la aprobación del Consorcio -dependiente de la Comunidad- para poner en marcha nuevas líneas de autobuses o modificar las existentes. El Consistorio critica que su iniciativa se llevó a la Comisión Delegada del Consorcio el pasado mes de julio, donde se estimó que no se consideraba conveniente la creación de este servicio. El Ayuntamiento critica esta decisión y opina que su propuesta mejoraría mucho la movilidad nocturna, además de recordar que la Comunidad se suele oponer a la creación de nuevas líneas.

Viajeros en el interior de un 'búho'.
Viajeros en el interior de un 'búho'.

Servicio deficitario

Un portavoz de la Consejería de Transportes señala que todas el CRTM estudia todas las propuestas desde el punto de vista técnico y decide si son viables. "Se estimó que no se consideraba conveniente la creación de este servicio", explica el portavoz. En este sentido, recuerda que de 2006 a 2013 funcionó el metrobúho, que replicaba todas las líneas de metro en superficie y solo funcionaba los fines de semana. "Aquel servicio se eliminó porque era brutalmente deficitario, costaba unos seis millones de euros al año, y tenía una demanda muy baja, la mitad de viajeros que el resto de los búhos", añade.

Desde la consejería recuerdan que hay 27 líneas de autobuses nocturnos que se consideran que son suficientes y están trazadas de manera radial, y que las líneas 1 y 5 de los antiguos metrobúhos se incorporaron a esta red, que funciona todas las noches de la semana. Además, se cambió la cabecera de los búhos a Leganés y Fuenlabrada, que antes paraban en Aluche y ahora paran en Atocha. "Nuestra experiencia con los metrobúhos nos dejó claro que crear una red paralela que solamente funciona los fines de semana supone una inversión y unos problemas organizativos demasiado grandes para una demanda tan baja", concluye el portavoz de Transportes.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información