Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los vecinos de la Sagrada Familia quieren saber si se derribarán edificios

PSC y PP lamentan que el pacto entre el templo y el Ayuntamiento no aborde el futuro de la escalinata de la calle de Mallorca

Sagrada Familia
Colas para entrar a la Sagrada Familia.

Los vecinos de la Sagrada Familia se han mostrado este jueves muy críticos con el acuerdo alcanzado entre el Ayuntamiento de Barcelona y la Junta Constructora del templo. Lamentan que el convenio no aborda la peliaguda cuestión de si se construirá la escalinata de la fachada de la Gloria, en la calle de Mallorca, que comportaría derribar edificios. "El acuerdo se ha cocinado de espaldas a los vecinos y no entra en el fondo del problema", ha manifestado el portavoz de la Asociación de Vecinos de la Sagrada Familia Joan Itxaso.

"No se puede eludir el problema fundamental del templo", ha aseverado en declaraciones a los medios después de que el Ayuntamiento y el patronato hayan anunciado el acuerdo, mediante el que el templo aportará 36 millones de euros en diez años para mejorar la movilidad y el urbanismo de su entorno. Itxaso también ha recordado que el templo tiene este año un presupuesto de 80 millones, mucho más de lo que invertirá en la ciudad para compensar el gasto público que comportan sus 20 millones de visitantes (36 millones en diez años). Según los cálculos de Itxaso, la basílica ingresa 100 millones anuales y ha lamentado que el retorno a la ciudad será de solo el 3,6%.

El representante vecinal también ha subrayado que el acuerdo no aborda la invasión por parte de las obras de parte de la acera de la calle de Mallorca, donde las columnas sobresalen respecto a la fachada. Una cuestión que los vecinos se han planteado llevar a los tribunales: "Si se quiere partir de cero, no tiene que ser ahora, pero se deben derribar las columnas, porque son ilegales", ha zanjado.

Desde la oposición en el Ayuntamiento, el PSC ha acusado a la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, de "posponer una solución para los vecinos afectados" por la construcción del templo de la Sagrada Familia. Los socialistas han celebrado el acuerdo, pero lamentan que Colau no haya solucionado "de una vez por todas las afectaciones de los vecinos y vecinas afectados, y si fuera el caso facilitar el realojamiento", ha señalado el concejal socialista Daniel Mòdol. Mòdol fue el concejal que, estando en el gobierno de Colau, calificó el templo de "mona de pascua gigante". "Nos parece que el acuerdo anunciado aplaza innecesariamente la solución a vecinos afectados de la zona. En este sentido, lo consideramos una oportunidad perdida ", ha afirmado el concejal para quien "puede parecer incluso frívolo que en una operación urbanística de este calado no se tenga en cuenta" la emergencia habitacional que afronta Barcelona.

Por su parte, el líder del PP en el consistorio, Alberto Fernández-Díaz, ve "opacidad" en el acuerdo alcanzado entre el Ayuntamiento y la Junta Constructora de la Sagrada Familia. El concejal denuncia que el Ayuntamiento de Barcelona tiene una propuesta de Modificación del Plan General  Metropolitano que no ha hecho pública en la presentación del acuerdo. El popular subraya que "las afectaciones urbanísticas de los entornos no son un tema menor como para que el gobierno municipal las oculte tras anunciar un acuerdo con la Sagrada Familia, ya que pueden afectar a posibles expropiaciones de dos manzanas que darían visibilidad a la escalinata de la calle Mallorca, que ahora puede quedar en el aire". El PDeCAT consideró también que el acuerdo “se queda corto”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información